Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Hasta HBO Quiere Cortar el Cable!

Samir Estefan

La televisión está atascada en el Siglo XX. Piénselo:

  1. Usted no puede ver lo que quiere cuando quiere sino cuando lo presentan (a menos que lo grabe). 
  2. Usted no puede ver lo que le interesa en el dispositivo que más le convenga según el momento. Tiene que usar el televisor
  3. Usted no puede suscribirse sólo a los canales – o programas – que de verdad le interesan. El paquete básico de cualquier operador incluye una cantidad de “basura” impresionante

Mientras que los libros y la música han sufrido una disrupción que ha puesto de cabeza su modelo económico y que ha llevado a nuevos modelos de distribución, en el tema de la televisión apenas estamos viendo los primeros pinitos, y algunos de ellos han muerto en la batalla. Netflix ha demostrado que el video por demanda es rentable. Hulu ha demostrado que la gente está dispuesta a ver comerciales o pagar para ver lo que le gusta cuando quiere, en el dispositivo que quiere. Aero quiso demostrar que hay otra manera de llevar la televisión a la gente, pero fue aplastada por la maquinaria de las compañías de televisión por suscripción de Estados Unidos. 

Todos estos factores han llevado a un movimiento que se conoce como los Cortadores de Cable (Cord-Cutters). Personajes que no tienen servicios de televisión por suscripción (o televisión por cable, como se también se le conoce) porque (a) nunca, desde que se independizaron de sus padres, lo han tomado, o (b) porque han decidido cancelar su servicio y reemplazarlo con una mejor conexión a internet por medio de la cual consume los contenidos en línea. Personajes que consumen sus contenidos en Hulu, Netflix, Amazon Prime, Twitch y YouTube. 

Sin embargo, mucho del contenido premium no está disponible en estas plataformas. Hasta ahora. O mejor dicho, hasta el próximo año. El día de ayer HBO, uno de los canales premium más importante del mercado y la razón por la que muchas personas aún pagan por su televisión por suscripción, le lanzó un baldado a los operadores de cable en Estados Unidos. Richard Plepler, el CEO de la compañía, informó que a partir del 2015 HBO ofrecerá un servicio de suscripción sólo en línea sin pre-requisitos de compra de paquetes de TV por suscripción. 

Es un anuncio arriesgado, especialmente si se tiene en cuenta que la compañía generó cerca de US$ 5 Mil Millones sólo en Estados Unidos y que su relación con los operadores de cable es una de las más estrechas del mercado. 

Sin embargo, es un anuncio que no está pensando en el presente sino el futuro. Un futuro en el que somos (y seremos) más y más móviles, un futuro en el que queremos ver sólo lo que nos interesa, cuando nos interese. Un futuro en el que el binge-watching es mucho más satisfactorio que el tener que estar todos los martes pegado a la misma hora durante 20 semanas. Un futuro en el que a los operadores de televisión por suscripción les pasará lo mismo que a las disqueras: nadie quiere comprar todo 1 CD para oir una canción. Nadie quiere 140 canales para ver 2 programas. 

El nombre del nuevo no es variedad; es Personalización. No es un tema de cantidad, sino de calidad y relevancia. El anuncio de HBO puede abrir una puerta interesantísima para los set-top boxes como el Amazon Fire TV, el recién anunciado Nexus Player o el Apple TV del cual habló Andrés esta mañana.  Es importante para los consumidores, es una amenaza para Netflix (cuya acción se desplomó ayer 20% por fallar en las metas de crecimiento de usuarios), y puede ser gigante para los anunciantes, quienes podrán tener información real y verdadera de quienes son los espectadores de sus anuncios.

Y mientras llega a mercados diferentes a Estados Unidos, será un hit para los prestadores de servicios de VPN.  

Ahora bien, todo dependerá de qué contenido esté disponible y cuál sea su costo. La compañía no dio más detalles sobre el servicio, pero es claro que va por el camino correcto.

Esta mañana CBS, una de las cadenas de TV más importantes de Estados Unidos, se unió al movimiento y anunció que los residentes de las 14 ciudades donde la compañía tiene una estación de TV tradicional propia (incluidos Nueva York, Los Angeles y Chicago) podrán comprar su servicio CBS All Access por USD 6 mensuales y podrán ver todo su contenido – actual y pasado – desde el dispositivo que quieran.