Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

5 Comments

Estoy convencido de que Claro me bloquea las videoconferencias

AWaldraff

Una de las peores decisiones tecnológicas de mi vida fué la de cambiar de proveedor de internet fijo en mi casa. Durante años usé los servicios de DSL de la ETB sin tener mayores problemas. A finales del 2012 me mudé, y estuve desconectado por 3 semanas, pues no lograba que los técnicos de la ETB vinieran a hacer la instalación. En medio de mi desesperación cancelé el servicio de internet de ETB (otro parto completo) y tomé el servicio de Claro. Me arrepiento completamente de mi decisión.

La satisfacción del cliente depende de 2 variables, calidad del producto y atención al cliente. Claro Hogar no cumple con ninguna

Cuando hablo de calidad del producto, me refiero a tener un servicio de internet fijo en las condiciones en que se contrató. Si contraté 10mb de bajada, espero tener 10mb de bajada. Si contraté servicio las 24 horas, espero tener servicio las 24 horas del día. Y si contraté un servicio sin limitaciones, espero tener un servicio sin limitaciones. Ninguno de los anteriores se cumple con Claro Hogar como proveedor de internet.

Respecto a la atención del cliente, debo decir que no tengo mayores quejas de Claro. Los técnicos de Claro me han atendido correctamente, han tenido la disponibilidad y la disposición de atenderme. Vienen, revisan, optimizan, llaman. Podría ser el único que ha tenido esa experiencia.

Mi problema, sin embargo, sigue vigente, la conectividad se cae constantemente. Me sucede especialmente cuando estoy usando servicios de videconferencia, que es algo muy común, pues trabajo desde mi casa. Si tengo que elegir entre calidad de producto y atención al cliente, creo que me voy por la primera. Reitero, me han atendido muy bien, responden a mis llamados, cumplen las citas, pero el problema sigue sucediendo y mi experiencia como usuario es una sola frustración.

La culpa siempre es del usuario…

Claro hace un esfuerzo por mantener el control centralizado de su servicio. Dicen que lo hacen para garantizar la calidad del servicio. Hasta ahora lo único garantizado es que la señal se cae apenas entro a una videoconferencia. La experiencia, según ellos es transparente para el usuario. Yo la llamo sospechosa. Lo digo porque estoy convencido de que Claro ”optimiza” la velocidad del servicio bloqueando o limitando algunos servicios que, por sus características, consumen un ancho de banda mayor al promedio.

Desde luego Claro jamás aceptará oficialmente esta práctica. Buscarán cualquier disculpa, mi sistema operativo, mi hardware, mi selección de servicio, etc.. para negar cualquier posibilidad de que las fallas sean su responsabilidad. Pero mis sospechas se confirman, cuando en medio de mi frustración, me conecto a través de la red 4G de UNE y mágicamente todo funciona.  

¿Dónde está el ente regulador?

En la cuenta de Claro, nunca he encontrado un crédito a mi favor por las fallas del servicio. Me cobran por un servicio que no recibí. Además la cuenta de Claro hay que pagarla anticipada. Es decir que con la cuenta de este mes, yo pago el servicio del próximo. He notado que cada nueva factura, se adelanta unos días. A este punto la diferencia es de un par de semanas respecto a la fecha de pago de la primera factura que recibí de Claro. A este paso terminaré pagando con anticipación, el anticipo. Obviamente si me atraso un día me cortan el servicio de inmediato, aunque ya lo haya pagado por anticipado.

Los abusos de Claro con sus usuarios son rampantes. Y no me refiero únicamente con su servicio. Hay también violaciones a la Ley de Habeas Data, pues aunque en reiteradas ocasiones he solicitado que se me elimine de las campañas de mercadeo que realiza la empresa,  me siguen llamando a ofrecerme servicio de televisión que, afortunadamente, no contraté ni quiero contratar.

Los reguladores, el Ministerio de las TIC y la Superintendencia de Industria y Comercio, deberían estar, pero no están, del lado del consumidor. Los procedimientos para quejarse son largos y tediosos, diseñados especialmente para que el usuario desista en su propósito. A los usuarios no nos queda mas que apelar a las redes sociales para quejarnos y solicitar respeto.

Perdónenme por lanzar este rana que seguramente se ha repetido una y otra vez. Es mi respuesta a la desesperación por no recibir el servicio que estoy pagando. Si ud. también sufre con los servicios de su proveedor. ¡Déje un comentario y desahoguese  conmigo!