Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

El software se está comiendo todo, hasta las redes de conexión 

El software se está comiendo todo, hasta las redes de conexión 
Samir Estefan

Ayer fui invitado a un desayuno en el Centro de Innovación para Empresas de Claro (que, btw, está super cool!).

El motivo de la reunión era la “presentación en sociedad” del nuevo servicio de SD-WAN que la compañía ha lanzado en el país (y del cual ya tiene algunos clientes). 

Las redes de SD-WAN (Software-Defined Wide Area Network) son la evolución de las redes de área ampliada -o redes privadas de amplio alcance- que tienen/usan las compañías para conectar sus diferentes oficinas, locales e instalaciones de manera privada y segura. Redes diferentes a las de internet sobre las que tiene control y sobre las que sólo pasa el tráfico de la empresa.

Redes que, hasta ahora, implicaban desde el tendido de cables específicos hasta la instalación de diferentes elementos físicos para controlar y proteger la información que por ellas se transmite. Redes cuya actualización involucra un sinnúmero de cambios de infraestructura, lentos y costos.

Mientras veía al equipo directivo de Claro, encabezado por su Presidente Carlos Zenteno, hablar sobre los beneficios de las SD-WAN -en materia de seguridad, de costos y de optimización de recursos- gracias a los beneficios de administrarla casi que en su totalidad a partir de protocolos de software y no a punta de hardware, sólo podía pensar en esa famosa frase de Marc Andreessen (el fundador de Netscape y, hoy por hoy, uno de los inversionistas más exitosos en compañías de internet de la historia):

 

Software is eating the World
– Marc Andreessen

 

El software se está comiendo el mundo. El software ha llegado a tal punto que puede reemplazar objetos físicos, dinamizarlos y volverlos miles de veces más útiles y poderosos creando una disrupción que no parece tener límite.

Es el primero de los efectos de la Disrupción Digital: la Desmaterialización de los objetos físicos del cual ya les hemos hablado. El teléfono, la cámara, los mapas, la libreta de contactos han dejado de existir físicamente y se han convertido en piezas de software que funcionan como un App dentro de nuestros computadores (de escritorio, portátiles o de bolsillo).

Pero… ¿las redes privadas de datos?

¿Puede un pedazo de software reemplazar el tendido de un cable de fibra óptica? Si.

La tecnología de SD-WAN anunciada por Claro (y que implicó una inversión de cerca de USD 12 millones) desmaterializa las redes privadas de datos y gran parte de los componentes de hardware que hasta ahora han hecho parte -tal vez la más costosa- de las WAN que permiten a las empresas trabajar seamlessly a pesar de que su operación está distribuida en diferentes ubicaciones geográficas y las reemplaza por componente de software cientos de veces más ágiles y poderosos.

Componentes que permiten hacer cambios en tiempo real, con menos costos y demoras.

Piense en este ejemplo de un banco: antes, para poder abrir un nuevo cajero eléctronico, era necesario esperar a que se realizara la obra civil, tender la fibra óptica, instalar los firewalls, routers y demás en la nueva ubicación. Ahora, con una conexión tan sencilla como la de un modem 4G y un router preprogramado con los perfiles de la red corporativa, el cajero puede entrar en operación. Sin demoras. Sin costos adicionales.

No solo eso. Las redes SD-WAN son redes inteligentes sobre las que se pueden implementar cambios sobre la marcha o instalar nuevas características de servicio sin tener que ir hasta todos los sitios, cambiar físicamente los componentes de la red o “bajar el servicio”.

Cualquier conexión existente puede convertirse en una red privada, segura y escalable con la tecnología SD-WAN. Y al eliminar capas y digitalizarlas se mejoran -radicalmente- los tiempos de conexión, latencia y respuesta especialmente de ambientes Cloud.

El software se está comiendo el mundo, incluso las redes de datos.

Una cosa más que me llamó la atención del anuncio de ayer: la inversión hecha por Claro en Colombia no es sólo para poder ofrecer los servicios de SD-WAN localmente sino para construir en el país el Hub que atenderá Centro y Sur América y con la que espera ser un jugador clave en un mercado que, según IDC, crecerá 40% cada año por los próximos 5 años.