Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Así es como Google recoge información de usted y sus hábitos (incluso offline)

Cámara de Google
Samir Estefan

Para nadie es un secreto que el negocio de Google está basado en saber todo lo que pueda de sus usuarios y ofrecerle así publicidad que esté acorde a sus intereses.

Gmail lee sus correos, YouTube valida qué videos le interesan, Google.com sabe lo que busca y Contacts tiene los datos de todos sus amigos, familiares y conocidos. Pero, ¿se ha puesto a pensar qué tanto sabe Google de sus actividades offline y cómo hace para conseguir esa información?

La respuesta a la primera pregunta es: más de lo que usted cree. Y la respuesta a la segunda es tan creepy que seguro lo pondrá a pensar en ese balance entre conveniencia y privacidad que tanto ha dado de qué hablar desde el año pasado.

Google utiliza un mezcla de mecanismos y métodos de recolección para identificar sus actividades, incluso aquellas que realiza en el mundo físico. Tal vez el mejor ejemplo es usar el caso de un usuario de Android que se va de viaje. Llamemosle Daniel.

Daniel se va de viaje!!

Antes de comprar el tiquete de avión, o paquete turístico, Daniel usa Google.com para buscar información acerca de los destinos, el clima, planes imperdibles en la zona y hasta las tarifas de vuelos y hoteles.

Google almacena esto y es por ello que de ahí en adelante cualquier sitio web que Daniel visita en los días siguientes le muestra publicidad asociada a dichas búsquedas.  Avisos de hoteles, planes para hacer, vuelos, etc., etc., lo perseguirán por todo internet sin descanso ni tregua.

Digamos que Daniel decide no comprar el tiquete en línea (algo que Google sabría automáticamente por medio del historial de Chrome) sino que va físicamente a una agencia de viajes en donde completa la compra.

Como lleva su teléfono en el bolsillo, Google sabe que ha estado en dicho establecimiento porque Android guarda y envía la ubicación exacta del dispositivo cada tanto a los servidores de Google y al ser Google el dueño de uno de los sistemas de Mapas comerciales más completo del planeta puede hacer una referencia rápida de ubicación física, información del establecimiento e información del usuario.

Al final de la transacción la agencia le envía a Daniel, vía correo electrónico a su correo de Gmail, la confirmación de los vuelos y del hotel. Como por arte de magia, ambos aparecen en el calendario de Daniel, algo que es súper cómodo y útil para no tener que digital la información pero que inevitablemente le permite a Google saber sobre las intenciones de Daniel de viajar, las fechas entre las que estará de viaje, los sitios que visitará, el valor de la inversión (o gasto, como lo quiera ver) y hasta con quién estará acompañado durante el paseo (si hay más personas en la reserva).

Daniel entra al nuevo sitio de viajes de Google, Google Travel, para terminar de cuadrar su viaje. Es la primera vez que entra y, sin embargo, Daniel queda sorprendido al ver que toda la información de su próximo viaje ya está ahí, tiquetes, destinos, hoteles, fechas, etc., etc. Y no solo del próximo viaje sino de todos sus viajes anteriores!!!

Aprovechando que va a estar unos días en el mismo hotel Daniel pide unos cuantos productos a una tienda línea, quien envía confirmación de cada envío al correo de Daniel.

Un día antes del vuelo, Daniel hace check in por medio de la aplicación de la aerolínea y guarda el pasabordo en Google Pay o en Android Passes. Esta información no sólo reposa en su dispositivo para poder acceder rápidamente al avión sino en los servidores de Google.

El día del viaje el teléfono le Daniel le notifica que es hora de salir para el aeropuerto un poco antes de lo esperado. ¿Por qué? Porque Waze (qué paso, ¿no sabía que Waze es de Google?) o Google Maps ha detectado un accidente en la ruta que hay entre la casa de Daniel (que conoce, nuevamente, porque Daniel tiene el celular en el bolsillo y porque la tiene incluida en la tarjeta de su contacto creada en Google Contacts), y el aeropuerto, que es la próxima cita en su calendario.

Al llegar al aeropuerto, el teléfono le muestra el pase de abordar de manera automática (nuevamente porque Android sabe dónde está físicamente) para facilitarle el proceso de cruzar los controles y subirse al avión.

Mientras Daniel viaja en el avión y está desconectado de la red, Google sabe más o menos donde está Daniel y si está demorado, gracias a la integración que tiene con los sistemas aeroportuarios y al hecho de que sabe en qué vuelo viaja Daniel. Si quiere googlee cualquier numero de vuelo y verá lo que le muestra el sistema. Algo así (con el detalle de las demoras y todo):

Vuelvo de Avianca entre Madrid y Bogotá

Daniel llega a su destino pero decide no utilizar los servicios de roaming ni adquirir una SIM del país que está visitando. En cambio, utilizará el Wifi del Hotel, de los cafés y restaurantes cercanos y la opción de mapas offline de Google para movilizarse sin problema.

Con cada conexión, el sistema validará la dirección IP desde la que se conecta Daniel y sabrá, casi al centímetro, dónde se encuentra y hacia donde se dirige. Si por alguna razón Daniel usa su celular, el sistema triangulará su ubicación a partir de las torres de acceso celular cercanas a las que acceda el celular.

Cada vez que Daniel compra, y para evitar tanto papel, Daniel pide que el recibo se lo manden al correo (el de Gmail). A pesar de no haber hecho la compra en línea, Google puede deducir lo que Daniel compró en las tiendas físicas gracias al correo y sabe, además, cuánta plata se gastó en ello.

Ah! y como Daniel había comprado en línea otros productos para que llegaran a su hotel Google puede adicionar dichas compras a su perfil.

Dentro de esos productos, Daniel se compró un reloj inteligente que corre Android Wear y que mide sus pasos, las calorías que gasta haciendo ejercicio, la cantidad de ejercicio que hace y las rutas que utiliza para hacerlo. Adivinen que…. si; Google ahora puede saber el estado de salud de Daniel.

Y cómo no aprovechar la oferta de un parlante Google Home que había en la tienda! Ahora Google también podrá escuchar lo que pasa en la casa de Daniel.

Google sabe más de usted de lo que usted cree

Google sabe más de usted de lo que usted cree. Y no sólo de sus hábitos digitales. De toda su vida. Incluso de las actividades físicas, de los sitios que frecuenta y de las compras que hace en el mundo real.

Para entender el alcance de la información que usted le ha compartido a Google lo invito a que haga lo siguiente:

  1. Ingrese a https://myaccount.google.com/u/0/data-and-personalization
  2. Valide el Tab de Actividad y Linea de Tiempo
    Interfaz de Google My Account
  3. Revise Mi Actividad para saber qué ha buscado, qué ha leído y qué ha visto en línea.
  4. Revise el TimeLine (creo que en Español es Línea de Tiempo) para ver los sitios físicos que ha visitado en el tiempo. Es chévere, puede filtrar por mes, por día, por lugar en un mapa. Y es creepy.
  5. Ahora cambie de página y vaya a la sección de Pagos y Suscripciones
  6. Ahí puede ver todas las compras que haya hecho -en línea o en físico- y que le hayan enviado un correo con la información de factura o envío.
  7. Y puede además ver sus reservas de tiquetes de avión, hotel y restaurantes, incluso de años anteriores. Doblemente creepy.

Tal vez lo más importante es saber que usted puede tomar las riendas de qué información comparte con Google y sus servicios. En el primer tab, el de Data y Personalización, usted puede administrar cada uno de los items de los que hemos hablado.

Interfaz para habilitar o deshabilitar controles de actividad