Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

El Botón de Inicio Está De Vuelta! (y porque eso es malo para el mundo)

Samir Estefan

Si usted es de aquellos que ha llorado, gritado, pataleado, voficerado y demás por la falta del tradicional botón de Inicio en el nuevo Windows 8, Microsoft le tiene una sorpresa: El Botón de Inicio está Devuelta!! O por lo menos estará en la versión 8.1 que se podrá descargar desde el 26 de Junio. Así lo ha hecho saber la compañía a través del su blog oficial, en el cual ha detallado algunos de los principales cambios que vienen en la denominada versión “Windows Blue”.

Otro de los cambios grandes sería la posibilidad de bootear el sistema directamente en modo “Desktop”, la versión que es más parecida al Windows clásico y no en “Metro” la versión nueva del Windows 8. Hoy por hoy los usuarios pueden a modo desktop luego de encender la máquina y muchos usuarios lo hacen (a) para estar en un ambiente que dominan más o (b) para usar las clásicas aplicaciones de Office.

Buenas noticias para usted, amigo del pasado. Buenas noticias para aquellos que no quieren recibir el futuro (o por lo menos no en sus computadores pero sí en sus tablets, smartphones y consolas de videojuegos). Buenas noticias para aquellos que no aman la convergencia!! Pero mala noticias para la evolución de las Interfaces de Usuario. 
 
Soy un fan de Apple y de Mac OS. Me fui de Windows hace años aburrido de lo “corporativo” que era (con todo lo que corporativo pueda conllevar). Hace un año, cuando vi por primera vez Windows 8 me re-enamoré y pensé “estos locos de Microsoft volvieron a innovar! Van a dinamizar de nuevo el mercado”.
 
Lo vi asociado a los nuevos equipos, ultrabooks y all-in-ones con pantallas táctiles (mi favorito: el Sony Tap 20). Lo vi corriendo sobre los nuevos procesadores Intel. Lo vi de la mano con usar Windows Phone y el Menú del XBox y vi la convergencia de una plataforma que daba un paso importante para sacarnos de la era del mouse y el teclado, que cumple más de 30 años. Llegábamos por fin a una era 100% táctil, y por qué no, basada en el movimiento y la voz (como lo mostró Microsoft con el XBox One).
 
Los OEMs, al igual que yo, vieron en Windows 8 la salvación de la plataforma y se montaron rápidamente en ella sacando equipos y creando híbridos que al final siguen en las estanterías de las tiendas. Las ventas de PC no sólo no despegaron sino que cayeron y todos le echaron la culpa a Microsoft
 
Lo que en un principio fue el activo más grande Windows 8 – su nueva interface – se convirtió en su talón de Aquiles. El cambio era demasiado, el nuevo ambiente era totalmente desconocido para el usuario común, la curva de aprendizaje era demasiado inclinada. 
 
Muchos botaron la toalla rápidamente y ahora han obligado a Microsoft a dar un paso atrás. Un paso pequeño pero importante. Un paso que trae de nuevo a la vida el botón de inicio de Windows y el desktop tradicional y que nos devuelve a los años ochentas.
 
Es un paso que demuestra que la compañía pone atención, que escucha a sus usuarios, que los respeta. Bravo por Microsoft!
 
Pero es un mal paso para la industria pues en vez de llevarnos a todos hacia el futuro, nos devuelve al pasado. Un pasado en el que reina el ingeniero de sistemas que nunca se actualizó. Un pasado en el que manda el padre de familia que no tiene idea qué hace su hijo en el computador, en el smartphone, en la tablet y en la consola de juegos. Un pasado en el que ratón era la sensación.
 
Bien decía Steve Jobs que la gente no sabe lo que quiere. Por lo menos no hasta que se lo muestran. Prueba de ello es el iPhone y la revolución que creo. Prueba de ello es el iPad y la revolución que creó. Ojalá que con el cambio la nueva plataforma de Windows coja vuelo y podamos prontamente volver a mirar al futuro.
 
Algunas Imágenes de Windows 8.1