Hoy hace 10 años Apple presentó al mundo el App Store, posiblemente sin entender el impacto que este – y las miles de millones de apps que se desarrollarían desde entonces – tendría en la empresa, en la economía, en el mundo y en nuestras vidas. 

Gracias al App Store el iPhone triunfó

Sin el App Store el iPhone posiblemente no hubiera sido tan exitoso como lo es. Y se lo puedo demostrar con números:

En los primeros 12 meses desde su lanzamiento, se vendieron 5.41 Millones de iPhone en todo el mundo. En los 12 meses siguientes al lanzamiento del App Store? Ese número se triplicó.

Claro, en 3Q08 se lanzó el iPhone 3G y el dispositivo llegó a otros mercados pero el real éxito del iPhone no es que fuera un teléfono que también se conectaba a internet (eso ya lo hacían los “smartphones” de la época). El verdadero éxito del iPhone es que volvió el teléfono una App más y con la llegada del App Store el iPhone se convirtió en lo que cada usuario quizo que se convirtiera generando una bola de nieve que llevó no sólo al éxito del iPhone de todos los smartphones.

El impacto del “App Economy” 

Uno de los grandes números que Apple mostró en su WWDC de este año fue cuánto le ha pagado a los desarrolladores de Apps / Juegos para iOS en estos años:

USD 100,000,000,000

Piénselo. Cien. Mil. Millones. De dólares. Y esto es sólo el 70% que le corresponde a los desarrolladores de apps del ecosistema Apple. 

Según cifras de App Annie, para el 2021 el app economy será un negocio de USD 6.3 Trillones anuales (el año pasado fue de USD 1.3 Trillones).  

Y es que dado el modelo de madurez del mercado estamos viendo un crecimiento exponencial en los ingresos que genera el sector, mucho mayor al crecimiento en Apps que estamos viendo, con China, India y Brasil liderando dicho crecimiento. 

Esta es la razón por la que los eventos de desarrolladores se han convertido en los tickets más codiciados del mundo tecnológico y el por qué estos eventos como el WWDC han desplazado a las grandes ferias como el CES, como los eventos a los que todo el mundo quiere asistir.

De la “Appificación” de nuestras vidas 

Ahora bien, más allá de la plata y de los empleos que genera la economía de las tiendas de aplicaciones, pare por un momento y piense en lo mucho que ha cambiado su vida gracias a la “appificación”.

Este video me encanta, a pesar de un poco viejito:

Atrás quedaron los calendarios físicos, los Rolodex y los blocs de notas. 

Son cada vez menos las fotos que uno manda a imprimir (revelar, se decía en mi época) y, por lo menos en casa, no tenemos cámaras diferentes a las apps que traen nuestros iPhones.

Mi papá ya no usa “niveles” para saber si un cuadro está derecho o torcido. Usa una app de su teléfono que a su vez usa los giroscopios que este tiene por dentro para medir el grado de inclinación. Y ahora, gracias a la realidad aumentada, el futuro de los metros y las reglas será el mismo que el de esos niveles. 

Hace años no recibo el periódico en físico y aunque mantengo algunas suscripciones de revistas, lo hago en formato digital. El grueso de mi lectura la hago en Flipboard y en el App del Kindle en el cual puedo cargar todos los libros que quiera sin romperme la espalda (como esa vez que Nabih se leyó todos los libros del Señor de los Anillos en vacaciones y quedé con espasmos de cargar el “librito”).

Linterna? Antes tenía una Maglite campeona. Ahora uso la del celular. Reloj Despertador? El App del despertador de mi teléfono no sólo me despierta con una tonada que va subiendo de volumen de manera gradual de tal manera que no me da un infarto sino que me avisa por la noche la hora en que debo acostarme para lograr las 7.5 horas de sueño que requiero para ser funcional al otro día. 

Escaner? Sé que hay gente que aun los usa. Yo uso la funcionalidad de escanear del App de Notas de mi iPhone. Y no se si los scouts de hoy aún usen brújula física pero en mi caso, las veces que he requerido ubicar el norte he usado el app que tengo en mi smartphone.

En mi casa no hay donde (a) poner radio o (b) tocar un CD / DVD / Blu Ray. Y sin embargo todas las mañanas oigo radio, desde el App que tiene la emisora para Android y iOS y veo series y películas en cualquiera de mis dispositivos, incluso empezando en uno y terminando en otro. 

Tampoco tenemos un teléfono fijo, aunque no he podido cancelar la suscripción por aquello del Triple-Play. Solo usamos el App del teléfono que tenemos en el móvil e incluso, cuando debo coordinar algo con la empleada lo hago vía WhatsApp.

Cuando viajábamos alquilábamos un GPS y comprábamos mapas. Hoy, Waze, Apple Maps y Google Maps nos llevan a donde queremos. 

Para subirnos al avión teníamos que mostrar un pedazo de papel con la información del vuelo. Ahora usamos pasabordos digitales y cada vez más sitios aceptan el pago vía móvil o App de billetera que todos los bancos han desarrollado así que son cada vez más los días en que dejo las tarjetas de crédito en la casa. 

La primera vez que fui a Europa llevé un listado con las palabras claves en los idiomas de los países que iba a visitar, por si acaso. Mi esposa y mis hijos, que andan en Asia por estos días sólo usan Google Translate comunicarse con la gente y para leer aquellos letreros o documentos que no encuentran en inglés fácilmente. 

El correo electronico, el iMessage y el WhatsApp reemplazaron las cartas y, de paso, le metieron el acelerador a nuestras vidas. Antes el ritmo de vida y de los negocios era más lento. Uno enviaba una carta, esperaba que llegara, que la leyeran, que respondieran, que la mandaran y que llegara. Ahora ya no somos capaces de esperar más de 1 hora antes de exigir una respuesta y la gente se ofende cuando uno la “deja en visto”.

Todo se ha Appificado: la pedida de un carro para ir a algún sitio, la pedida del almuerzo del domingo y hasta el proceso de buscar pareja (1 de cada 3 matrimonios del año pasado en Estados Unidos se conoció vía un app, en línea), todo lo hacemos por medio de una app. 

Y ahora, con la llegada de watchOS 5, volveré a tener uno de mis juguetes favoritos de cuando era pequeño – un Walkie Talkie – pero ahora como un App de mi Apple Watch.

Feliz Cumpleaños App Store…. Nos has cambiado la vida!!!

¿Se me quedó algo? ¿Qué de su vida se ha “appificado”? Cúentenos!

Danos tu opinión

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Samir Estefan

About Samir Estefan

He sido geek desde cuando no era tan "cool" serlo. He vivido rodeado y fascinado por la tecnología toda mi vida y estoy convencido que esta es un mecanismo de democratización, participación, inclusión y desarrollo. Me apasiona el efecto que la tecnología tiene sobre la gente, la educación, la productividad y la sociedad. Trabajo en el mundo de la tecnología como Director de Softimiza, una firma de Software Asset Management, escribo de tecnología aquí en TECHcetera y colaboro en un par de sitios más y doy charlas sobre tecnología cada vez que puedo pues creo que compartir mi conocimiento con otros es la mejor manera de ayudar a crear un mejor país. No soy periodista. Soy un usuario más, tal vez un poco más avanzado que otros, que ve en la tecnología la posibilidad de compartir con su familia, amigos y conocidos su vida y sus intereses.

Category

Relevante

Tags

, , ,