Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

¡Bravo Samsung! Me has hecho voltear a mirar.

Staff TECHcetera
La expectativa, que en los últimos años no había alcanzado niveles considerables, estaba ligeramente elevada luego de las últimas filtraciones y el video de Lewis Hilsenteger del famosísimo canal Unbox Therapy. A pesar de que no pude sintonizar el livestream en vivo, apenas tuve la oportunidad, lo descargué y me senté con un vaso de jugo a mirar detalladamente el evento que sabía de antemano, iría acorde al nuevo enfoque que ha tenido el gigante coreano en sus más recientes keynotes.

Hablando del aspecto logístico del evento, todo fue tal y como JK Shin nos tiene acostumbrados: Un evento sencillo, conciso, con intervenciones cortas, pantallas enormes, grandes animaciones y su particular inglés. Eso se detectó desde el comienzo e inmediatamente pasó a la irrelevancia para mí cuando se anunciaron los nuevos equipos que correspondían tal y como las filtraciones y el video de Lewis sugerían. Metal y vidrio y nada más. Después de tres años de diseños aburridos y que no se sentían premium, Samsung finalmente había decidido mostrar de lo que verdaderamente es capaz.

Por supuesto, como nada es perfecto, el evento y el nuevo flagship tienen sus puntos negativos, que abordaré de una vez para luego concentrarme en lo relevante. Dentro de los lunares del evento se encuentra que no se dio mucha información acerca de Samsung Pay (al igual que Apple cuando anunció ApplePay) entendiendo que aún no está el todo listo y que no se compartirían todos los detalles que la competencia pudiera aprovechar; tampoco se proporcionó mayor detalle acerca de las novedades que trae KNOX ni sabemos si éste trabajará con Android for Work, por ejemplo, teniendo en cuenta dicho anuncio y todo el mercado del BYOD. Pasando a los equipos, Samsung tiene unos pocos problemas: El diseño es viejo (sí, ya se había visto tanto en productos Apple como en el LG Nexus 4) y, ni siquiera en 2015 con Gorilla Glass 4, un celular con vidrio en cada cara es un dispositivo que brinde confianza para llevar; Samsung no se percató que el Galaxy S6 (sí, el normalito) ha quedado a la sombra de su más carismático hermano, el Galaxy S6 Edge, sin argumentos a favor que hagan que el consumidor prefiera a aquél; aparte de algunos detalles como el genial modo de alarma, la mayoría de funciones que tiene la pantalla extra en el Galaxy S6 Edge, son más adornos que elementos que se usen en el día a día.

Ahora bien, dejando a un lado mis críticas, debo decir que Samsung me ha sorprendido y me ha hecho volver a enfocar mi atención en sus dispositivos. Y las razones para ello son básicas. En primer lugar, JK Shin y su equipo fueron directos y mostraron los aspectos relevantes a tener en cuenta del nuevo teléfono de la compañía; un cambio que realizaron desde el año pasado con el Unpacked en el que se reveló el nuevo Galaxy Note. En segundo lugar, Samsung mantuvo las mejores características de la línea Galaxy S y pulió los aspectos que fueron objeto de crítica; así, podemos ver que la cámara sigue siendo la mejor de un teléfono con Android, no se incrementó el tamaño de la pantalla, se redujo la carga de cosas insignificantes en TouchWiz, el escáner de huella digitales funciona mucho mejor, el diseño tiene una evolución que lo hace sentir premium entre otros detalles.

Y esos cambios reflejan un Samsung que por fin decide abrir los ojos y destapar sus oídos a las críticas y las exigencias de los consumidores. El Samsung que vi en ese keynote fue uno que tiene una cara más amigable (que no se expresa en actitud chill); que se ha concienciado de que la industria y el mercado son muy competitivos por lo que lo incremental no siempre es lo mejor (sí, te hablo a tí HTC). Incluso hace sacrificios -como decirle adiós a la batería removible y la memoria adicional a través de microSD- porque comprende que el enfoque a futuro ya no está allí (a pesar de que los usuarios sigamos gritando que sí queremos eso) y en cambio sí lo está en adoptar tecnologías como wireless charging haciendo algo que nadie más hace: soportar los dos estándares más populares.

Probablemente desde el lanzamiento del Galaxy S3 no había estado tan pendiente del lanzamiento de un producto Samsung excluyendo, tal vez, el Samsung Gear S. Con la nueva perspectiva, los cambios realizados y un ligero cambio de actitud que se siente por parte de JK Shin y cía., Samsung ha llamado mi atención de nuevo. Espero poder tener la oportunidad de poder sentir el Samsung Galaxy S6 en mis manos cuando el lanzamiento se realice aquí y confirmar si la emoción que siento ahora valió la pena o si todo esto simplemente es un “cambio para que todo siga igual”.