Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Algunos Funcionarios Públicos Sí Entienden el “Sharing Economy”

Samir Estefan

Mientras que en Colombia y en varios países de la región (y del mundo) el grueso de los funcionarios públicos siguen viendo a las compañías miembros del llamado “sharing economy” – como Uber y Airbnb – como una amenaza para el status quo y demuestran su analfabetismo digital (hola Naty; si, estoy hablando de tí) por medio de amenazas, multas, cierres y quedándose quietos ante las agresiones físicas de quienes prestan el servicio bajo la modalidad 1.0, hay funcionarios e instituciones que han entendido el valor que la nueva economía puede traer a una ciudad o a un país.

Lo invito a que lea: “Ministro; y después de Uber, quién sigue?” 

Es el ejemplo de Río de Janeiro, la ciudad anfitriona de los Juegos Olímpicos de Verano 2016 y que se ha encontrado en una situación compleja pues como diría Celia Cruz “no hay cama pa´ tanta gente“, hablando de la cantidad de atletas, medios y espectadores que visiten la ciudad para el certamen deportivo. 

La administración distrital, quien abrió una licitación en días pasados para conseguir acomodación para los visitantes, ha escogido la propuesta de Airbnb como ganadora de la convocatoria, de acuerdo a información publicada el día de hoy por Reuters.  

airbnb_logo_detail

Airbnb y sus socios locales – personas que como usted o como yo pueden listar sus cuartos, apartamentos y casas y alquilarlas directamente a través de la plataforma – proveerán cerca de 20Mil habitaciones para los turistas que asistan a la ciudad en el marco de la celebración de los olímpicos. 

La propuesta de Airbnb fue escogida por encima de las de Hotel Urbano y Alugue Temporada y algunas cadenas tradicionales de hotelería y se espera que le genere a la ciudad – Y A SUS HABITANTES – beneficios millonarios. 

Imagínese. Es como si en Bogotá le hubieran dado el contrato de transporte del aeropuerto El Dorado a Uber y no a Uldarico! 

Es, creería que por primera vez en la historia, un ejemplo en el que una administración pública acude al público en general para resolver un tema puntual y pasajero de sobredemanda. Es, la primera vez, que un funcionario público pone los intereses de la ciudad, de sus visitantes y de sus habitantes (quienes recibirán dinero por alquilar sus propiedades) por encima de las mafias locales. 

Es, posiblemente, el mejor ejemplo que podría existir para que los gobiernos locales, municipales y nacionales entiendan el poder del sharing economy y empiecen a fomentar el desarrollo del “uber de esto” y del “uber de lo otro” localmente. 

Y creo que esta frase, que vi ayer en LinkedIn y no sé de quién es, resumen el poder del sharing economy:

En el 2015, la compañía más grande de taxis del mundo no tiene un sólo vehículo, el sitio web más popular del planeta no produce contenido, el retailer más grande del mundo no tiene inventario y el proveedor más importante del planeta no es dueña de un sólo inmueble“.
Habla de Uber, Facebook, Alibaba y Airbnb