Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

AirPods Pro: Primeras Impresiones

AirPods Pro: Primeras Impresiones
Samir Estefan

Este no pretende ser un review completo de los nuevos AirPods Pro pues llevo con ellos menos de 24 horas y hay muchas cosas que aún no he probado. 

Estas son sólo mis primeras impresiones sobre los nuevos auriculares inalámbricos de Apple en un caso de uso que puede ser perfecto para probar 2 de las nuevas características de los dispositivos: el nuevo diseño con almohadillas de silicona y el sistema de cancelación activa de ruido. 

Un poco de contexto…

Antes de comenzar déjeme le doy un poco de contexto: a diferencia de toda mi familia -usuarios felices de los Airpods- a mí no me sirven los Airpods (ni los EarPods). 

El derecho se me cae con cualquier movimiento y el izquierdo, aunque se mantiene en su posición por más tiempo, me produce dolor relativamente rápido.

Y no me gustan los audífonos grandes. Me producen calor. La verdad es que desde que tuve mi primer Walkman por allá en el 84 (eso es 1984, por si está dudando), no he usado audífonos que cubren las orejas. 

Desde hace un par de años utilizo unos Beats X (que adoro) y desde Mayo los alterno con unos Powerbeats Pro, que incluyen el mismo chip H1 de los AirPods pero que sí tienen almohadillas de silicona y unos “aros” que los mantienen en su posición la mayoría del tiempo.

El escenario de prueba

Recibí mis AirPods Pro minutos antes de embarcarme en un vuelo de 3 horas en el que, además, fui sentado delante de un par “angelitos” sobre quienes cuya madre parece no tener nada de control o autoridad. 

Lo que en cualquier otro día hubiera sido una causa de molestia fue el escenario perfecto para probar los AirPods Pro y ver si el Noise Cancelling es tan bueno como lo publicita la gente de Apple. 

Primeras Impresiones

La caja no es mucho más grande que la de los AirPods; es más ancha (6.06cm vs 4,43cm) pero menos alta (4.52cm vs 5.35) y comparada con la caja de los PowerBeats Pro, que es la que cargo cuando salgo de viaje, es mucho más pequeña y cómoda de llevar.

Mientras que la caja de los Powerbeats es imposible de llevar en el bolsillo, la de los AirPods Pro cabe sin ningún problema.

Los audífonos son un poco más “cabezones” que los AirPods pero son extrañamente cortos en comparación con estos.

El proceso de emparejamiento con el iPhone es idiot-proof, igual que el de los AirPods y el de los PowerBeats Pro, gracias al Chip H1. Abre la caja, la pone cerca de su iPhone y voilá.

Al emparejarlos iOS 13 le mostrará un pequeño tutoríal con algunos de los nuevos controles que incluyen los AirPods Pro y le permitirá hacer un test para determinar el mejor tamaño de las siliconas para cada una de sus orejas (no es mi caso pero hay gente que utiliza diferentes tamaños en su AirPod Pro izquierdo y en el derecho).

Sí, un test para saber si las siliconas que vienen con el dispositivo son las apropiadas o si necesita cambiar alguna por uno de los 2 tamaños adicionales que vienen en la caja. No me diga que no son esas pequeñas cosas que solo hace Apple las que hacen la diferencia.

Una vez conectados, el botón de volumen en Control Center le mostrará un ícono sobre el slider. Así sabrá qué dispositivo está controlando.

Y si aplica Force Touch sobre el mismo podrá escoger entre las opciones de Cancelación Activa de Ruido, Normal y Sonido Ambiente (algo que también puede hacer directamente sobre los auriculares con un pequeño squeeze de los mismos).

Wow, me quedan bien” y “Mmmmm…. son mucho más cómodos que los PowerBeats” fueron mis 2 primeros pensamientos al ponérmelos.

Uno de los niños le haló el pelo al otro, lo que hizo que este gritara y llorara tan duro que creo que el sensor de ruido excesivo de mi Apple Watch se disparó. Así que presioné de manera sostenida mi AirPod Pro derecho y WUF(!!) quedé como encapsulado. El sistema de Cancelación Activa de Ruido se activó, los audífonos comenzaron a analizar 200 veces por segundo el sonido externo y a emitir una señal antirruido eliminando el llanto de la criatura casi que por completo.

Me embobé oyendo un álbum de Dave Matthews que me encanta cuando de pronto vi que la pantalla del avión decía Anuncio en Progreso así que me iba a quitar el auricular izquierdo (como hago con mis Beats) para oir lo que decían cuando me acordé que los AirPods Pro incluyen un modo llamado Sonido Ambiente. Presioné de manera sostenida la parte inferior del AirPod Pro y BOOM(!!!). De la nada podía oír lo que la azafata estaba diciendo (el niño ya no lloraba) de forma clara y casi que aumentada.

Cambié entre los 2 modos unas 3 veces durante el vuelo y todas las veces me sorprendí con su funcionamiento. Y me quedé dormido como media hora con el Noise Cancelling encendido.

Cuando aterricé noté que no me dolían las orejas, algo que pasa si me recuesto con los PowerBeats Pro y miré el nivel de la batería y aún me quedaba como hora y media en cada uno (el estuche puede recargar los AirPods Pro 8 veces y con sólo 5 minutos de carga los auriculares ofrecen 1 hora de reproducción de audio).

No hice llamadas con ellos (gracias Movistar tu roaming es una porquería) pero sí los usé por la noche en la grabación de nuestro episodio de DGtalPodcast, emparejados a mi computador y ni Felipe ni Alvaro dijeron nada, por lo que supongo funcionaron bien.

Cuando llegué al hotel salté un rato en el cuarto a ver si se caían y no; no se cayeron.

Los AirPods Pro no tienen los bajos tan marcados, como sí lo tienen los audífonos de Beats (que son de Apple, por si no sabía), algo que me gusta. Y el sonido me parece que es justo con la música aunque en este respecto esperará oir la opinión de los expertos.

Puntaje del primer día 9.9 / 10

  • El sistema de cancelación activa de ruido es IM-PRE-SIO-NAN-TE y el modo ambiente es A-LU-CI-NAN-TE.
  • Son súper cómodos, por lo menos en mi caso (he oido de 2 amigos -Iván y Mónica- a quienes les pasa con los Pro lo que me pasa a mí con los AirPods tradicionales: les duelen las orejas cuando los usan. Así que habrá que probar).
  • Y la batería es igual que la de los Beats X o los AirPods tradicionales. Esperemos a ver cómo se mantiene en el tiempo, que es la queja de muchos usuarios, sobretodo de la primera generación.

Si le interesa, los AirPods Pro ya están disponibles en Colombia en Mac Center, iShop y Falabella por $1.099.000.

La otra semana, cuando haya podido probarlos aún más, les contaré sobre el resto de las funcionalidades.