fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

¡A toda marcha! Project Cars 3

¡A toda marcha! Project Cars 3
Andrés Felipe Sánchez

Hace tiempo, hablando con la gente de un reconocido estudio de videojuegos, ellos me  comentaban que contrario a lo que pueda creerse, los juegos más demandantes, más costosos y, también, los que más exigen de una casa desarrolladora son los de simulación.

 

Cuando uno desarrolla un juego en el que crea todo desde cero, las reglas son las que uno quiere poner, el mundo se verá y se comportará como uno quiera. Esto no pasa en los juegos de simulación. Si bien, claramente, hay ciertas libertades que se puede tomar, los aviones en el caso de Flight Simulator o los vehículos en el caso de un juego como Project Cars, deben verse y sentirse reales y eso es algo que ningún estudio puede alterar.

 

 

Además, los vehículos, los circuitos, patrocinios, partes, mejoras, kits de carrocería, reglas de competición, licencias, expresiones, paisajes, todo debe estar integrado y funcionar en perfecta concordancia para darle al jugador lo mejor del mundo real, en su pantalla. No es una tarea pequeña.

 

Por eso es interesante ver como Bandai Namco una casa que uno poco asocia a este mundo,  lo hace con Project Cars que, de hecho, hace poco sacó su  tercera versión, Project Cars 3.

 

Una experiencia de conducción, muy real.

 

Simulado el mundo de las carreras en Project Cars 3!

 

Entonces ¿en qué se diferencia de Project Cars 3 de otras ofertas del mercado?Digamos que, de la misma manera que un buen piloto, sabe dónde frenar y dónde acelerar.

 

Lo primero es que, no hay ni licencias, ni certificaciones previas (gracias por eso), es frustrante para muchos jugadores que quieren entrar en modo simulación que deban gastarse una gran cantidad de tiempo y recursos nada más sacando una licencia para poder clasificar a un determinando tipo de eventos. ¿Cómo va uno aprendiendo? Pues corriendo y eso es lo que pasa acá.

 

Las opciones de personalización de piloto, por ejemplo,  no son tantas y eso está bien en un juego de conducción ¿Cuántas veces se queda uno mirando al conductor?

 

La configuración del piloto es sencilla y sobria.

 

Lo que sí se abre con todas las opciones, son los vehículos y las mejoras dentro de ellos. Acá es dónde el simulador aparece y las marcas, resultados sobre el performance de los carros y alternativas de personalización exigen toda la atención del usuario. Una de las mejores cosas que tiene el juego es que la estrategia también forma parte de la experiencia.

 

No se trata tan sólo de poner mejoras y ya, porque el hecho de que estén disponibles, no implica en ningún caso que sean las que uno necesita para correr una determinada carrera, de hecho, en varias ocasiones de “acelerado” me puse a mejorar el carro y bloqueé las carreras a las que necesitaba entrar para ganar créditos y seguir creciendo. Un juego con consecuencias, buena esa.

 

 

¿ Es el juego de simulación perfecto? No pero casi! Sinceramente, las gráficas podrían ser mejores, ahora, hay que entender que aún no aparece en la lista de “optimizados” de Xbox, es decir, seguramente en las nuevas consolas las gráficas mejoraran, quizás sea un asunto de equilibrios, toda vez que hay juegos con gráficas muy buenas pero, pocas pistas, vehículos u opciones de personalización y ese no es el caso de Project Cars 3.

 

 

La banda sonora está muy bien pero, no he podido encontrar las opciones de mejora de sonido que me permitan escuchar mejor la música o ponerla a través de los audífonos. Tienen tremenda música deberían explotarla mejor, una lista de reproducción se agradecería.

 

La Experiencia en Project Cars 3!

 

Que los gráficos tengan oportunidad de mejora es una cosa pero, lo que de verdad permite hablar de un verdadero simulador de juego son las dinámicas de conducción y, en este caso, Project Cars 3 se luce.

 

Es, de hecho, un gran simulador de conducción.

 

No sólo se trata de acelerar como loco o tocar la pared de la pista sin consecuencias, si hay que frenar debe hacerse bien, si hay que saber tomar las curvas debe hacerse de la manera apropiada, claro que no es el único juego que hace eso pero, este lo combina de una manera tan equilibrada y sobria que da gusto jugarlo.

 

Las opciones de personalización y mejora son muchas.

 

Una última cosa, como buen simulador tiene muy presente no sólo las prestaciones de los vehículos; sino las de los demás vehículos en pista. No por ser el carro del jugador ya tiene todo ganado o va a acelerar o frenar mejor, uno de verdad debe tener claro con qué se compite y contra quién se compite.

 

 

Un verdadero simulador, pero más que eso, horas y horas de diversión, para el purista automotriz y el aficionado.

 

Hablemos en Twitter

Andrés Felipe Sánchez

@andresfesac