Imagine esto, usted paga cada mes por el consumo del agua, pero todos sabemos que no toda el agua la usamos de la misma manera, alguna se usa para lavar ropa, otra para lavar platos, seguramente se destina una parte para ducharse y otro tanto para cocinar o consumir, el punto es que gota a gota, cada centímetro cúbico de agua cuesta exactamente lo mismo sin importar el uso que le demos, es lo normal y lo justo.

Ahora imagine que su siguiente factura llega discriminada, un valor por el agua que usó para ducharse, otro por el agua usada para cocinar y otro por el agua usada para lavar platos. Les aseguro que al otro día miles de personas estarían en la calle protestando.

La misma regla aplica al Internet, sin importar lo que una persona navegue cada bit debe ser cobrado y más importante aún tratado de la misma manera sin importar de qué se trate. A esta norma que viene siendo protegida desde hace más de 20 años se le conoce como “Neutralidad de la Red” o “Net Neutrality”.

Desde hace tiempo los proveedores de servicios de internet de Estados Unidos están desesperadas intentado cambiar esto, pues no es negocio para ellas. Si una persona consume más Netflix o YouTube que cualquier otro servicio, ellos quieren su tajada, pues actualmente ninguna de esta le paga nada a dichos proveedores de acceso a internet a pesar de que ocupan gran parte de su ancho de banda y servidores.

Hoy el gobierno de Donald Trump acabó con la neutralidad en la red, ¿la excusa?, que esta frenaba la inversión en las expansión y crecimiento de las redes y sistemas de conexión ya que al cobrar “lo mismo para todos” las empresas no tenían un incentivo real para gastar en innovación (siiiiiii como nooooooo…..). La decisión no termina ahí, ya que las proveedoras de internet pasaron de estar reguladas por la FCC (Comisión Federal de Comunicaciones), a la FTC (Comisión Federal de Comercio), esto quiere decir que para Estados Unidos, la internet no es un servicio de comunicación, sino un canal de información, lo que en paisa quiere decir que, de ahora en adelante, los servicios de internet se comportarán más como servicios de TV por cable, en los que pagas por un paquete básico, pero debes pagar más por los canales de películas, los HD, los de adultos, los de deportes y los de PPV.

En síntesis, te venderán un plan base y si eres un usuario fuerte de series y maratones, juegos en línea o de servicios de streaming de música, se te cobrará, además de la suscripción que ya pagas por esos servicios, un cargo adicional por poderlos usar a toda velocidad. Sino siéntese a esperar a que carguen, bienvenidos todos a 1998.

Y no sólo se trata de los servicios de entretenimiento. Esta nefasta decisión pone en peligro la democratización de la red y la información. Perjudicando a los países y clases sociales menos favorecidas que ahora vivirán en un mundo de “Internet Normal” e “Internet Premium”

Si quiere entender un poco más de las implicaciones de este tema los invito a ver este genial video de John Oliver.

¿Qué opina?- Hablemos en Twitter (mientras no nos lo cobran más caro)

Andrés Felipe Sánchez Cano
@innovandres

Danos tu opinión

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Andrés Felipe Sánchez

About Andrés Felipe Sánchez

Máster en Creatividad e Innovación, fotógrafo consumado, todo en este mundo surgió de una buena idea. Fanático de la astronomía y la buena ciencia ficción, guitarrista frustrado, aún juego con legos y colecciono hotwheels. Soy un firme creyente de que la tecnología, si se entiende y usa bien, acerca a las personas de maneras interesantes y creativas. Actualmente soy director estratégico digital para una marca de bebidas.

Category

EDITORIAL

Tags

, , , , , , , , , ,