fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Una beca le cambió la vida: Jorge Rodriguez y la historia de Continuum

Catalina Valenzuela

Una beca le cambió la vida a Jorge Rodríguez. Este es un ejemplo increíble de como el acceso a una maestría le dió un vuelco a las perspectivas de Jorge. Sé que no es la única historia fuera de serie, también sé porque vivo en Miami que los cubanos como Jorge son un ejemplo de emprendimiento y tezón. La historia de Jorge como la de muchos emprendedores y la de muchísimo inmigrantes es una historia que vale la pena contar.

Jorge se define como un geek, si uno de esos que programa, habla en código, echa código, crea código y enfin “un geek bien geek” como bien me dijo mientras conversábamos. Jorge salió de Cuba con una beca para estudiar en Permambuco, Brasil un master en ciencias informáticas.

Su llegada a Brasil le cambió la vida. Hasta ahpi todo igual a lo que nos ha pasado a la mayoría que salimos de nuestros países a estudiar en lugares lejanos con un idioma nuevo. Una huelga de profesores universitarios le cambió la vida. Empezó a trabajar como programador sin visa. Es decir le pagaban poco, por hacer un trabajo sofisticado.

Decide, entonces, irse para Chile donde después de trabajar cuatro años para otros decide montar Continuum que es una empresa que básicamente desarrolla software a la medida. Y es una empresa “bien geek” los viernes por la tarde toman cerveza y hacen “hacktones” internas para resolver algún asunto (de código) por supuesto entre todos.  La compañía cuenta con un espacio para reuniones pero en general cada uno trabaja donde quiere y a la hora que conviene.

Jorge es más que el CEO geek de una empresa desarrolladora de software. Jorge se ha lanzado a otros emprendimientos como una bolsa de empleo para programadores que por ahora funciona en Chile, Argentina y Perú pero que por supuesto quiere llegar más lejos, ya casi empieza a funcionar en Miami. Además en el 2011, Jorge y sus colegas organizaron la primera conferencia sobre emprendimientos de base tecnológica en Chile. Jorge insiste en la necesidad de crear un ecosistema de emprendimiento, donde se comparta, se colabore y se aprenda:

También ha tenido fracasos, su compañía casi quiebra dos veces y algunos emprendimientos no han sido tan exitosos como él y sus socios quisieran. Y me parece que esas son las lecciones interesantes del caso de Jorge: No dejarse vencer.

Jorge insiste en hacer retrospectiva cuando algún asunto no funciona para aprender de los errores. El dice en su español salpicado de modismo chilenos y otro que otro anglicismo (como buen geek que es): ” No existe el overnight success. En los procesos de emprendimiento no hay líneas rectas.”

Esa es la primera lección que nos deja Jorge. No es una lección original pero es una corroboración adicional de la premisa que para tener éxito hay que fallar. El corolario es además que hay que reflexionar sobre las fallas para mejorar. Además Jorge quisiera ver un ambiente de emprendimiento más colaborador en América Latina. Insiste que uno de las claves del éxito de los clusters de emprendimiento es precisamente: la colaboración entre todos los actores, que las ideas fluyan y se compartan.