fbpx
subir

Tesla invirtió USD $1500 Millones en Bitcoin. Pero, ¿por qué?

Ayer conocimos la noticia de que Tesla, la compañía de energía renovable y vehículos eléctricos líder del planeta, había invertido $1500 millones de dólares en Bitcoin y automáticamente el mercado y los medios de comunicación se enloquecieron y, como siempre, se quedaron cortos en el por qué.

La mayoría de los titulares asociados con la noticia mencionan la compra de la criptomoneda y agregan “y pronto será posible comprar un Tesla con Bitcoin” o algo similar.

Y aunque el hecho de que Tesla esté pensando en aceptar criptomonedas como mecanismo de pago de sus vehículos y servicios es importante, esa no es la razón por la cual el equipo de Elon Musk ha hecho la inversión.

Si le da una mirada al Formato 10-K de la SEC con el que se confirma la compra, verá que Tesla indica abiertamente que la inversion se hace, en parte, para “incrementar la diversificación y aumentar el retorno” de los fondos que mantiene en Caja.

In January 2021, we updated our investment policy to provide us with more flexibility to further diversify and maximize returns on our cash that is not required to maintain adequate operating liquidity. As part of the policy, which was duly approved by the Audit Committee of our Board of Directors, we may invest a portion of such cash in certain alternative reserve assets including digital assets, gold bullion, gold exchange-traded funds and other assets as specified in the future. Thereafter, we invested an aggregate $1.50 billion in bitcoin under this policy and may acquire and hold digital assets from time to time or long- term. Moreover, we expect to begin accepting bitcoin as a form of payment for our products in the near future, subject to applicable laws and initially on a limited basis, which we may or may not liquidate upon receipt.

Y aunque para nadie es un secreto que el precio del Bitcoin sigue siendo super volátil, por lo menos, por ahora, la compañía ya visto un incremento en el retorno de sus inversiones de 18%. 18% que corresponde al aumento en el precio de la criptomoneda en la horas siguientes a conocerse la inversión hecha por Tesla y que equivale a una “ganancia” de cerca de $278,000,000 de dólares.

Los $1500 millones de dólares invertidos por la compañía en Bitcoin representan tan sólo el 7% del total de Activos de corto plazo en “Caja y Equivalentes” al cierre del ejercicio financiero de 2020. Y dado el nivel actual de dinero que tiene la compañía y las proyecciones de flujo de caja que ha hecho, no es plata que vaya a requerir en el corto plazo.

Sí, es riesgoso (más que invertirlo en cualquier otro activo) pero esta no es una compañía que ha llegado a donde está haciendo las cosas de forma tradicional. Musk y su equipo se han caracterizado por apostarle a nuevas tecnologías y a nuevas formas. Apuestas que han llevado a que el mercado automotriz haya acelerado su paso de los motores de combustión al de energías renovables generando compromisos como el hecho por GM la semana pasada.

Esos $1500 millones equivalen, además, casi dólar contra dólar con los ingresos por la venta de créditos regulatorios de energías limpias que Tesla hizo durante el año a otros fabricantes de vehículos que no alcanzan a cumplir con las cuotas impuestas por diferentes gobiernos del mundo y que a Tesla, al producir solo vehículos eléctricos, le sobran. Pero es un ingreso que tenderá a desaparecer en la medida que las empresas automotrices se muevan en la electrificación de su flota y requieran obtengan más créditos directamente. Así que la compañía está usando un ingreso que tiende a desaparecer en una inversión que a todas luces parece seguirá creciendo (40%+ en los últimos 12 meses).

Un escenario futurista

Pero, además, déjeme le planteo un escenario algo futurista pero totalmente plausible partiendo de las intenciones de Tesla de lanzar al mercado su propio robo-taxi y su propio servicio de suscripción automotriz en el que, en vez de vender vehículos, los ofrece por demanda (como Waymo pero a mayor escala).

El año es el 2030 (o antes) y usted se levanta, se arregla y sale de su casa. En la puerta lo está esperando un Tesla que lo lleva a su destino de manera autónoma. Usted se baja y el vehículo se dirige a recoger a su siguiente pasajero. En una de las horas valle el vehículo va al concesionario a un arreglo de las llantas o de la suspensión o de pronto va a un lavadero para que lo laven. El carro paga de forma autónoma con el “producido” de las últimas semanas. Producido que no es de su dueño, ni de su compañía, sino del propio vehículo y que se hace no en efectivo ni con transacciones bancarias sino a través de un pago con Bitcoin. Pagos automáticos hechos entre dispositivos autónomos por servicios tranzados sin interacción humana.

Tesla no es el primero

Es importante aclara que Tesla no es la primera compañía en hacer inversiones en criptomonedas. Compañías como Square lo han hecho antes y, por ahora, Microstrategy sigue siendo el líder en alocar fondos corporativos en criptomonedas con más de USD 3,100 millones invertidos en Bitcoin.

 

Samir Estefan

Economista de la Universidad de los Andes, MBA de Thunderbird School de Global Management. Consultor Empresarial en temas de Transformación Digital y Software Asset Management. Conferencista Internacional especializado en temas asociados con Tecnología, Disrupción Digital, Ciudadanía Digital, Democratización Tecnológica y la 4ta Revolución Industrial. Co-fundador de Softimiza.Co y TECHcetera.Co, Inversionista Angel, Mentor de startups de base tecnológica Más info en: www.SamirEstefan.com