Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

¿El tamaño sí importa? (Evaluación: iPhone 6S Plus)

Samir Estefan

Desde la misma introducción del iPhone Original en el 2007 hemos estado discutiendo si el tamaño de la pantalla importa. Para Steve Jobs, el poder utilizar una pantalla completa – así fuera sólo de 3.5″ – era una ventaja competitiva importante del iPhone versus los equipos tipo Blackberry que existían en su momento.

Apple dio el primer paso pero fueron los gigantes Coreanos quienes explotaron, literalmente, el concepto de “más es mejor” con la introducción de equipos de pantallas de 4″, 5″ y hasta 6″ (con un millón de variaciones e iteraciones entre cada uno de estos tamaños). La llegada de los “phablets” cambió el mercado y nos llevó a repensar el concepto de “productividad” con equipos que, a pesar de parecer demasiado grandes para ser usados con una mano, ofrecían una experiencia más completa que los smartphones tradicionales.

Jamás cedí a la presión. Ni siquiera cuando Apple presentó su iPhone 6 Plus, el cual sorprendió a los usuarios y a la misma compañía por la aceptación que tuvo y las ventas que generó. Digo “jamás”, hasta hace un par de meses cuando me pasé de un iPhone 6S a un 6S Plus. En ese momento me preguntaba si el tamaño importaría o si, como pensaba hasta ese entonces, el Plus (y los demás phablets del mercado) eran demasiado grandes. 

El Veredicto: “El Tamaño SI Importa”

El tamaño SI importa. Luego de un par de meses de usar el 6S Plus como mi equipo principal me he acostumbrado a su pantalla, a su batería y a su cámara (experiencia con la que se podrá sentir identificado cualquier usuario de Sony o Samsung que haga un ejercicio similar entre los Z5 /Z5 Premium o Galaxy S6 Edge / S6 Edge+).

Cuando tomo el iPhone 6S de mi esposa en mis manos me siento incómodo, como amarrado y preocupado de que se me vaya a caer el celular al piso. Cometo errores al momento de escribir en el teclado virtual, posiblemente por el tamaño de mi teclado, al que ya me he acostumbrado.

El tamaño SI importa. Sin embargo no quiere decir que sea mejor. La experiencia del 6S Plus depende no sólo del tamaño del equipo sino del tamaño del usuario. Por ejemplo, para mi esposa y mis hijos la experiencia de cargar el Plus en el bolsillo es una tarea titánica, por su tamaño, y presenta problemas de usabilidad por el tamaño de sus manos. Claro, la pantalla gigante es una delicia para leer o ver videos pero escribir en el teclado – especialmente cuando se tiene de forma horizontal – es todo un reto. 

El iPhone 6S y el 6S Plus son los mejores smartphones del año. Eso ya lo decidimos en nuestro especial de #LoMasTECHdel2015. La razón? Las mismas de los años anteriores:

  • El hecho de diseñar, construir y controlar tanto el hardware como el software le da a Apple una ventaja abismal con respecto a la competencia: lo que Samsung o LG pueden hacer con 4 GB de RAM y procesadores Octa-Core lo puede hacer Apple con 2GB de RAM y un procesador Dual-Core 
  • El Ecosistema de Apple no tiene igual. Siempre que alguien me refuta esto hago 4 ejercicios básicos: a) buscar y descargar una aplicación para un fin específico, b) buscar y alquilar una película para ver de inmediato, c) buscar un libro o revista para comprar y descargar, y d) hablamos de seguridad y privacidad.

Ahora bien, el 6S / 6S Plus traen 2 características que lo separan de la competencia:

  • El lector de huella es súper preciso y rápido (a veces demasiado para mi gusto). De todos los que he probado este año el único que llegaría a competirle sería el del Sony Z5. Los demás, aunque han mejorado desde años anteriores siguen teniendo imperfecciones, demoras, fallas, falta de integración con el sistema o problemas de seguridad asociados al manejo de la imagen de su huella digital.
  • El 3D Touch. Killer Feature. Pone al iPhone 6S / 6S Plus en un plano súper diferente al de los demás smartphones. Al punto en que les garantizo que Samsung, Huawei y al menos otros 2 fabricantes presentarán durante el 2015 tecnologías similares (que sirvan y que no sean un gimmick). Hay que usar el 3D Touch para entender su potencial. Las funcionalidades que hemos visto hasta ahora son hasta ahora primero pinitos de parte de Apple y de los desarrolladores pero al igual que el multitouch cambió radicalmente la manera en que interactuamos con nuestras pantallas, el hecho de añadirle una dimensión adicional a la misma cambiará totalmente la manera – y el alcance – de lo que hacemos hoy con nuestros dedos. 

Hardware, Software, Servicios y Contenido. Un cuarteto que Apple continúa perfeccionando año a año y que mantiene al iPhone lejos de la competencia.

No sería lógico terminar el artículo sin hablar de los 2 lunares que tiene el iPhone 6S / 6S Plus:

El primero es la existencia de una versión con sólo 16GB de almacenamiento. Nada que ver. Peor inversión del planeta. No.Lo.Haga. 32GB mínimo es lo que recomendaríamos y, en el caso del 6S Plus en el que habrá posiblemente más contenido, lo ideal sería 128GB.

El segundo es el precio del iPhone, más ahora que la devaluación generalizada del dólar vs las monedas de nuestra región le pega tan duro al precio en moneda local. El iPhone no es un equipo barato. Su foco no es el mercado entry-level. Pero la verdad es que el precio del iPhone se ha movido muy poco a lo largo del tiempo e incluso podría decirse que ha bajado pues varios componentes – como la memoria interna – han aumentado significativamente sin impactar las bandas de precio del equipo en Estados Unidos. 

La devaluación es un problema para los consumidores latinoamericanos de tecnología. Eso es fácilmente explicable. Lo que no es explicable como – comparando USD contra USD – los precios del iPhone en países como México o Colombia sean tan altos. Es como si todos los involucrados en la cadena de distribución (mayorista, retailer y demás) quisieran ganarse, cada uno, 30%. 

Nota: La calificación de Precio del iPhone 6s / 6S Plus está basada en el precio de los dispositivos en USD en Estados Unidos