Xiaomi nos muestra (y nos tienta) con el primer dispositivo plegable que hace sentido