Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Seis razones por qué la educación superior en línea NO afecta a las universidades tradicionales

Catalina Valenzuela

En mi entrada anterior mencioné seis razones por qué la educación en línea SI afecta la educación universitaria tradicional. En esta entrada voy a discutir las razones por las cuáles no habrán cambios grandes (por ahora)

1. Necesidad de aprendiz motivado y autónomo: El aprendizaje en línea necesita requiere más motivación que el aprendizaje en un ambiente tradicional. Los factores de distracción son grandes y los incentivos pocos. En un ambiente tradicional, los estudiantes también usan los dispositivos para “distraerse” durante las clases. Pero es obvio que en la clase presencial, hay formas de disciplinar las distracciones, reglas que cumplir y una nota que obtener al finalizar el curso para poder pasar al siguiente.

Ese no es el caso en los cursos en línea. Como estudiante en línea la motivación debe venir de muy adentro, las distracciones deben guardarse en un cajón o apagarse y se debe encontrar el tiempo. La falta de obligación, de incentivos, de garrote va disminuyendo la atención y la motivación.

Además de la motivación, el estudiante debe ser una persona que se sienta cómoda con la tecnología, que pueda usarla en un contexto de aprendizaje y que no le miedo usar herramientas nuevas o distintas a las que utiliza habitualmente. Debe ser un ciudadano digital 100%.

2. Inglés, inglés y más inglés: La mayoría de los cursos están en inglés. Muy pocos recursos a nivel universitario están en español. En particular, los cursos de Coursera o de MITx están en inglés. Y si el inglés es posiblemente la gran barrera de los extranjeros para acceder a educación superior de calidad y especialmente a programas de maestría. 

La falta de inglés es uno de los retos del sistema educativo latinoamericano y colombiano en especial. El inglés, se quiera o no, es el idioma de los negocios, de la ciencia y la tecnología y del ocio. Por más hispanos que vivan en los Estados Unidos (, por más que el español sea una de las lenguas más habladas en el mundo. El inglés es la lengua franca del siglo XX y por ahora la del siglo XXI. 

3. El contenido es lo de menos: En educación se discute mucho cuáles son los factores de éxito de un curso.  Algunos que vale traer a colación para esta discusión son: i) la infraestructura, ii) los contenidos, iii) la capacitación de los docentes, iv) el método pedagógico etc etc. Para el caso de la educación en línea se puede argumentar que el contenido, lo que ofrecen los sitios como Coursera o MITx son solo el contenido, que lo valioso de aprender con profesores altamente calificados es interactuar con profesores de ese calibre.

Ese es un buen argumento, sin embargo, a nivel de pregrado e incluso de post- grado uno poco veces puede interactuar con esos profesores genios y famosos. En general ellos y ellas dan clases magistrales y uno interactuan con los que serán genios y famosos (en el futuro) es decir con los asistentes graduados o con profesores menos “senior”. La interacción personalizada con los famosos y famosas se da, si se da, a nivel de doctorado (y eso). 

4.La convalidación de títulos: La convalidación de títulos y de calificaciones profesionales se ve como una gran barrera para el florecimiento de la educación en línea en particular si los cursos se toman en universidades extranjeras. Esta es una una barrera real. En Europa, con todo y Unión Europea, un médico español por ejemplo debe pasar nuevamente sus exámenes de calificación en el Reino Unido si quiere ejercer como médico. Los ingenieros, los abogados y los médicos, por mencionar algunos profesionales deben pasar exámenes antes de ejercer en otros países o estados (como en Estados Unidos). 

En el marco de las reglas y leyes de la Unión Europea se han llevado a los estrados judiciales asuntos relacionados con la convalidación de títulos. Sin éxito: si uno es un médico en Francia solo puede ejercer como médico en Francia. Hay excepciones que parecen simplemente confirmar las reglas.

5.  Networking: Nada más delicioso que hacer “networking” en vivo y en directo. Para eso se inventaron las asociaciones, para conversar, aprender y conocerse. Seguramente nada reemplaza un apretón de mano y un intercambio de ideas mirándose a los ojos.  Además nada reemplazará nunca la vida social de la universidad. Y como hemos argumentado acá esa es una de las razones principales para que la universidad siga siendo un lugar interesante. En las universidades siempre están pasando cosas, siempre hay gente interesante, siempre hay temas y siempre siempre se quiere cambiar el mundo.

6. __________: Me quedé sin argumentos. Tal vez una investigación, más exhaustiva me llevaría a encontrar una lista más larga de argumentos, tal vez no. 

Escribí esta entrada porque quería llamar la atención sobre como la tecnología está rompiendo paradigmas en todo el sistema educativo. El abaratamiento de las conexiones, los cambios que se están dando en la forma como nos comunicamos con nuestros colegas, socios y clientes cada vez es más virtual por razones prácticas como el tráfico y el precio de la gasolina cuando jugamos de locales, o por razones aún más prácticas mi cliente está del otro lado del mundo. El mundo SI es plano y la educación superior debe prepararse para eso. La educación superior debe estar lista para responder al reto de la llegada de la educación superior en línea que puede ser una oportunidad o una amenaza y eso depende de la visión de cada universidad.