Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

9 Comments

Se Fregó el Mercado de Smartphones en Colombia!

Samir Estefan

“Se fregó el mercado de smartphones en Colombia”. Esa parece ser la conclusión de un Estudio realizado por Fenalco luego de la entrada en vigencia de la ley que prohibe la inclusión de cláusulas de permanencia en los contratos de prestación de servicios de telefonía celular y que ha llevado inevitablemente a la terminación de los “subsidios”  otorgados por los operadores para la compra de terminales móviles por parte de sus clientes. 

De acuerdo a las cifras del Estudio la venta de celulares en el país cayó entre 40% y 47%  gracias a la aplicación de la ley.

La razón? Algo que todo el planeta – menos los genios de la CRT – sabe: a mayor precio menor consumo.

Y es que mientras hasta finales del primer semestre en el país se conseguían equipos “a cero pesos” y era posible comprar un equipo de alta gama, como el iPhone 5, por menos de $300,000 (siempre y cuando el usuario se comprometiera a mantener su plan y los pagos correspondientes por un período de 24 meses), ahora un equipo de características similar se acerca a los $2,000,000.

Es decir, el desmonte de los subsidios ha impactado al consumidor final, quien hoy debe pagar entre 4.5 y 7 veces lo que pagaba en Junio, lo que ha terminado por impactar las ventas del sector. Y no es sólo para equipos nuevos. La reposición de equipos – por robo, pérdida o daño – ha caído cerca de 45%.

Es más, según cifras de la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones el impacto para algunos fabricantes – especialmente aquellos que sólo tienen dispositivos de alta gama – puede llegar a ser del 80% en ventas.

Lo impactante del tema no son las cifras de caída en ventas. Lo impactante es que los miembros de la CRC – los genios que diseñaron la ley y que la defienden – no acepten que sus medidas están impactando a la industria y al consumidor final y que en cambio tilden ambos estudios de “sesgados”, digan que no reflejan la realidad y aseguren que las medidas “han sido un éxito”. 

Éxito? La aplicación de la ley es un desastre! Sólo falta mirar las siguientes variables:

1. Las cifras de robo de celulares (que no bajan)
2. Las cifras de venta de celulares (que se desplomaron)
3. Las cifras de contrabando (que se dispararon) 
4. La composición de las pocas ventas que quedan

En cuanto a este último punto, cabe la pena mirar el detalle de la calidad de los equipos que se están vendiendo. Si bien Motorola y Huawei, entre otros, están compitiendo con equipos de características técnicas interesantes a unos precios que parecen imposibles de alcanzar,  la verdad es que la mayoría de la gente está siendo obligada a comprar baratijas; equipos malos, con sistemas operativos viejos y obsoletos que generan riesgos de seguridad, que ofrecen experiencias mediocres y que no pueden actualizarse ni aprovechar los nuevos desarrollos. Pero además están comprando en los “San Andresitos” y demás sitios semi-legales (como para no herir susceptibilidades) que hay en el país en los que no se generan impuestos. Y sabe que hace la gente de clase alta? Compra los equipos afuera del país. Donde son más baratos (incluso sin subsidios), donde son más nuevos, donde los pueden comprar con seguros de reposición, donde se paga impuestos pero a otro país.

Seguro; en el mediano plazo las cosas deberán estabilizarse con la entrada de otros jugadores y el aumento de la oferta. Pero jamás llegaremos a los niveles de precios a los que estábamos acostumbrados. Lo nuevos retailers y los operadores encontrarán maneras e diferir el pago de los $2 Millones que ahora el terminal, pero seguirán siendo $2. Es claro el raciocinio detrás de querer limitar la aplicación de cláusulas de permanencia, especialmente ante las deficiencias en la prestación del servicio de telefonía móvil, pero el impacto de la eliminación de los subsidios es mucho mayor a los beneficios que percibe la ciudadanía. Beneficios que hubieran podido lograr con otro tipo de medidas.

Grandes, Genios! Así son quienes sin mirar el efecto completo de una norma se inventan leyes que terminan perjudicando al país. Ojalá, al igual que Homero Simpson, estén diciendo “Do´h”!