fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Samsung V. 2015

Samir Estefan

Con la llegada del año nuevo siempre hay expectativas y el 2015 no es la excepción. Ya con el CES2015, el cual cubrió Felipe la semana pasada, comenzó oficialmente el año tecnológico.

Sin embargo, la mayoría de los fabricantes han decidido de tiempo atrás alejarse de las ferias para presentar sus nuevos dispositivos y soluciones así que tendremos 12 meses cargados de muchas noticias y anuncios.

Así que mientras llegan esos lanzamientos acá está lo que yo creo que veremos de los fabricantes que, para mí, son los más relevantes.

Samsung

Para nadie es un secreto que el 2014 fue uno de los peores años en la historia reciente de Samsung. A pesar de presentar dispositivos revolucionarios como el Galaxy Note Edge y equipos de la talla del Note 4 la compañía perdió market share, cedió terreno versus su competencia en todos los segmentos móviles y los resultados financieros preliminares no pintan bien. Tan sólo en el último semestre, en el que se esperaba un repunte de las ventas, las mismas cayeron 12% y arrastraron las utilidades casi en un 40% hacia abajo. 

Sin embargo, la compañía parece ser consciente de lo que está ocurriendo – y por qué está sucediendo – y parece estar tomando medidas para que el 2015 borre de la memoria de todos lo ocurrido el año pasado y sea un año exitoso. 

A nivel de dispositivos móviles, es claro que la compañía reducirá sustancialmente la cantidad de dispositivos que presentará durante el año. Podemos ir olvidándonos de todos esos dispositivos de nicho – como el K Zoom – que si bien son muy interesantes generan más costos que los ingresos que producen. El foco estará en las líneas más comerciales y en la estandarización de los componentes, con el fin de bajar los costos tanto de producción como de mercadeo que han sido nombrados como los responsables de la caída en la utilidades. 

El gran reto en el high end será el Galaxy S6, teniendo en cuenta que el S5 no cumplió con las expectativas de ventas. Todo parece indicar que veremos un diseño completamente nuevo, más premium, más metálico, más parecido a la línea Alfa que a sus antecesores. Un equipo que por primera vez en la historia de los Galaxy tendrá un batería no removible, al estilo del iPhone, y – lamentablemente – un equipo con una pantalla más grande. Si este es el camino del S6 veo problemas para la compañía. Crecer la pantalla no es la solución, aunque ha sido la estrategia de la compañía en los últimos años para separar sus productos de los de Apple. Sin embargo, con la llegada del iPhone a las pantallas de más de 4.5″, Samsung no tendría otra opción que pasar de las 5.1″ en su S6 pero eso lo pondría en competencia directa con el Note y podría confundir a los usuarios. 

Hablando de los Note, estoy casi seguro que la pantalla curva del Note Edge se tomará el diseño final del Note 5 y, por qué no, incluirá una curvatura en ambos lados de la pantalla. 

Pero el tema importante no es sólo el hardware. Uno de los grandes retos de Samsung es diferenciar sus productos en un mar de clones y equipos que bajo la sombra de Android ofrecen experiencias similares con menores costos de producción. Y si a eso le sumamos la disputa que hay entre Microsoft y Samsung por el pago de regalías derivadas del uso de Android (sí, Android el de Google), se entiende la importancia de Tizen, un sistema operativo móvil mucho más ligero y eficiente que la suma de Android + TouchWiz, y que la compañía ya ha presentado en dispositivos de gama baja como el Z1, en su nueva línea de smartwatches y en su nueva línea de Smart TVs. 

El gran reto de Tizen (y de Android) es la seguridad y es posible que la salida sea una adquisición de la talla de Blackberry, de la cual surgieron rumores el día de ayer. Tizen + BB 10 + la seguridad de Blackberry podrían ser el camino para que Samsung le diga (o por lo menos le comience a decir) adiós a Android, deje de pagarle a Microsoft y tome su propio camino. 

Creo que hay pocas compañías en el mundo que estén tan bien posicionadas como Samsung para aprovechar el trend del Internet de las Cosas que se viene a pasos agigantados. Al fin y al cabo la compañía produce smartphones, tablets, computadores, TVs, cámaras, neveras, lavadoras, aires acondicionados, parlantes y demás que puede integrar alrededor de la vida de un usuario para ofrecer un mundo realmente conectado. Ya en Octubre vimos el Samsung Smart Home en el IFA y creo que este año veremos una explosión de muchos de esos demos que vimos que se convertirán en soluciones reales y comerciales al alcance de los usuarios. Y claro, el Internet de las Cosas no es sólo un tema dentro del hogar, hay grandes expectativas de lo que se puede hacer a nivel empresarial y gubernamental gracias a la miniaturización de la tecnología y la conexión de nuevos dispositivos.

En TVs el tema serán los Quantum Dots, una tecnología que puede reproducir la calidad de los OLED a un costo de fabricación mucho menor y que ha sido presentada bajo la categoría de SUHD la semana pasada en el CES. Sin embargo el 2015 no será un año espectacular para el segmento. El 2014, con olímpicos de inivierno y el mundial de fútbol generó una oleada importante de reemplazo y compra de TVs por parte de los usuarios y este año no tiene un evento que pueda jalonar un nueva ola. 

El gran interrogante que me queda es a nivel de wearables. Samsung es pionero en la categoría con una gama variada de relojes y pulseras inteligentes. Es, incluso, el único fabricante en tener un smartwatch que tiene conectividad propia y no requiere de un smartphone para su uso. Y sin embargo las ventas de los dispositivos han sido modestas – al igual que las de los demás fabricantes. No sé en realidad que vaya a pasar con los Gear. Es claro que la llegada del Apple Watch moverá mercado pero puede ser que el resultado sea positivo para Samsung. Si los wearables se vuelven más mainstream Samsung podría ver un crecimiento de sus ventas. El tema es qué tanto gusten sus dispositivos. Mi experiencia personal con ellos no es la mejor y creo que hoy hay mejores dispositivos. Sin embargo la compañía tiene un pie adelante y podría aprovechar el boom que traiga Apple a la categoría para sorprender con un dispositivo que cautive a los usuarios de la manera en que la familia Galaxy lo ha hecho. 

El camino no es fácil. La competencia será dura y la inercia del mercado es difícil de detener. Sin embargo, pase lo que pase, creo que el 2015 será un año súper interesante para Samsung y para los millones de usuarios de sus productos en todo el mundo.