fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

MX Master 3: un mouse con esteroides!

MX Master 3: un mouse con esteroides!
Staff TECHcetera

Tal como lo decíamos anteriormente, los usuarios de hoy en día, quieren acceder a sus contenidos desde una gran variedad de dispositivos y, piden a gritos, que en cada uno de ellos, la navegación sea fácil y cómoda. Por lo mismo, los fabricantes han tenido que adaptarse para funcionar entre Windows, macOS, Linux o, mejor aún, en los tres OS, haciendo que la convergencia sea una realidad!

 

Para hablar de convergencia, se deben tener en cuenta diferentes tipos de variables y adaptaciones dinámicas para que, en lo posible, se pueda trabajar de forma fluida con más de una terminal a la vez. No sólo se trata de poder cambiar de un terminal a otro sin tener que estar oprimiendo una serie de botones y emparentando de nuevo el mouse. Se trata de poder realizar acciones habituales como “copiar”, “cortar”, “pegar” y mucho más. En este contexto es donde, precisamente, encaja el concepto del #Flow de Logitech.

 

 

Generalidades acerca del Master MX 3

 

Sabemos que para muchos lectores “Flow” no representa nada nuevo pero, la marca ha querido darle más poder a uno de sus periféricos como lo es el MX Master 3 que, viene recargado y lleno de sorpresas para todos los que necesitan compartir archivos entre varios dispositivos y se rehusan a tener que usar una memoria externa o algún tipo de nube.

 

Las funciones de los botones del Mx Master 3

 

Las cosas no terminan ahí, dado el concepto de convergencia para la cual fue orientado el MX Master 3, donde es necesario tener bastante precisión, opciones para ejecutar acciones tipo scroll y una serie de botones personalizables. Lo anterior es posible por medio del software de “Options” que permite adaptar el periférico al caso de uso particular y, más aún, al ambiente de cada aplicación o terminal.

 

 

Lo WOW del Master MX 3!

 

El MX Master 3 está diseñado de una manera ergonómica para permitir obtener la mayor eficiencia en los ordenadores con los cuales se encuentre vinculado. La idea es poder trabajar, jugar o editar reduciendo la fatiga propia de las largas jornadas.

 

 

Tal como se puede apreciar en el video anterior, el MX Master 3 cuenta con varios botones y ruedas  que cumplen diferentes funciones personalizables y desplazamiento magnético que promete ofrecer una precisión tan grande como para detenerse en un pixel determinado. También, es bastante veloz como para desplazarse a “mil líneas en un segundo”.

 

Todo parece indicar que se acabo el predicamento de tener que usar un “mouse pad” dado que Logitech “Darkfield Tracking” permite el seguimiento casi en cualquier superficie, incluyendo el cristal, debido a la precisión de 4.000 dpi. Más allá del marketing y la publicidad, lo pusimos a prueba y funcionó!

 

Una de las cosas que más nos impresionó del MX Master 3, fue la duración de la batería, dado que la marca promete hasta 70 días con una carga completa y 3 horas de uso continuo con un minuto de carga. Encima de eso, para complementar la oferta, Logitech incluyó carga rápida mediante un cargador USB-C.

 

Los contenidos de la caja del MX Master 3

 

Lo no tan WOW del Master MX 3!

 

Pero, nada es perfecto y el lunar del MX Master 3 es su precio que, en colombia ronda entre los $500.000 y los $600.000 pesos (aproximadamente USD $100). Un monto que puede llegar a ser muy elevado para el usuario promedio que, seguramente, va a contar con un presupuesto reducido para adquirir periféricos.

 

¿Opiniones acerca del Master MX 3?

 

En el poco tiempo de uso que tuvimos el MX Master 3, creamos una especie de vinculo sentimental 😍 ya que, se trata de un mouse más eficiente y muy personalizable, lo cual, seguramente, resultará increíblemente útil para todos aquellos que en el día a día deben realizar tareas operativas y repetitivas donde se debe “copiar”, “cortar” y “pegar” (o acciones similares) muchas veces.

 

via GIPHY

 

Este artículo fue desarrollado entre Daniel Seselovsky y Felipe Lizcano