fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Microsoft Office: De Producto a Servicio

Samir Estefan

Después de 6 meses de habernos dado el primer vistazo de lo que sería la versión 2013 de Office, el día de hoy Microsoft ha liberado la nueva versión de su suite de ofimática. El lanzamiento de hoy ha sido enfocada en el Consumidor Final y a finales de Febrero veremos la versión Corporativa.

La nueva versión de Office ofrece mejoras en la interfaz – sin reemplazar el esquema ya tradicional al que los usuarios se han acostumbrado -,  mejoras en el rendimiento de los productos – especialmente en lo relacionado con el manejo de hojas de cálculo y el manejo de contenido multimedia en línea -, miles de templates para todos los productos de la suite y mejoras de funcionamiento enfocados en un mundo más móvil y dinámico.

La pantalla de bienvenida de los productos de la suite (Word, Excel, Powerpoint y OneNote) es muy parecida al estándar que ha establecido Windows 8. Pero sin embargo, más allá de esa bienvenida, la experiencia (por lo menos desde el punto de vista visual y de interfaz) es más tradicional, casi igual a la que vemos en la versión actual de los aplicativos.

Lo que si se ve es una integración mucho más marcada entre las aplicaciones, permitiendo por ejemplo incluir hojas de cálculo dentro de hojas de texto o presentaciones de una forma nativa e intuitiva al igual que nuevas funcionalidades muy enfocadas en la productividad individual de cada uno de los usuarios. Los efectos de la consumerización son evidentes en la inclusión de funcionalidades como PowerView, un pequeño pero poderoso motor de Inteligencia de Negocio de Autoservicio por medio del cual cualquier usuario puede visualizar sus datos como información que haga sentido (piense en una tabla con información de costos asociada a predios con una ubicación física. En vez de ver la tabla, con PowerView es posible visualizar la información en un mapa real en menos de 5 clicks).

Ahora bien, lo más revolucionario del nuevo Office no tiene nada que ver con su diseño o sus funcionalidades, sino con la manera en que Microsoft ha decidido comercializarlo. De la mano de la estrategia presentada por Steve Ballmer el año pasado – en la que Microsoft quiere convertirse en una compañía de Dispositivos y Servicios – la compañía busca que el nuevo Office deje de ser un Producto y se convierta en un Servicio por el cual los usuarios pagan una Suscripción. Lo leyó bien: Microsoft quiere llevar a los usuarios a tener suscripciones de sus productos y dejar atrás el modelo tradicional de licencias perpetuas que durante décadas lo ha caracterizado. 

Entendiendo que no todo el mundo está listo para dar el salto, la compañía seguirá ofreciendo el modelo de licencia tradicional para Office, en productos que serán catalogados como Office 2013 en sus diferentes ediciones. Sin embargo, el foco será Office 365, el modelo de suscripción y las gavelas que incluye buscan enganchar al mayor número de usuarios.

La suscripción a Office 365 Home & Student Edition cuesta USD 9.95 mensuales (en el caso de Colombia será de $14,999) o USD 99.95 por año (en el caso de Colombia será de $149,900)  e incluye Word, Excel, PowerPoint, OneNote, Outlook, Publisher y Access. Pero eso no es todo: con la suscripción los usuarios obtienen el derecho de instalar y utilizar Office en 5 computadores (bien sea PC a Mac – la versión para Mac aún no ha sido actualizada aún), 20 GB de almacenamiento adicional en SkyDrive, 60 Minutos mensuales de llamadas de Skype y el derecho de uso de Office en la nube (por si quiere acceder desde otro computador diferente). Durante la vigencia de la suscripción, el usuario tendrá derecho a todas las actualizaciones que Microsoft ofrezca, algo en lo que la compañía se ha comprometido para acortar el ciclo tradicional de 3 año entre versión y versión.

Office 365 puede comprar en línea directamente desde el Microsoft Store o físicamente en los retailers tradicionales. Eso sí, si lo compra en un retailer no espere encontrar el DVD de instalación; en su reemplazo encontrará un código para descargar el producto. 

Ahora bien, si usted no quiere la suscripción puede comprar la licencia del producto de la forma tradicional. Le costará US 219 (es decir el equivalente a un poco más de 2 años de suscripción) y su uso está restringido a una sola máquina y no incluye ninguno de los perks adicionales. 

No cabe duda que Microsoft quiere desligar Office de una máquina y amarrarlo al usuario, lo que permitiría una mayor interacción con el producto independiente de en qué dispositivo lo quiera usar, sino que permite aplanar los ingresos derivados del producto vía las suscripciones.

Es una apuesta riesgosa. No sólo porque al abrirle a más de 1,000 Millones de personas que hoy usan Office a nivel mundial el modelo de suscripción están abriendo una caja de Pandora en donde hay otros competidores como Google o Zoho, sino porque pone a pensar a la gente en un costo recurrente que algunos no estén dispuestos a asumir. Hablando de Google, hay una diferencial importante entre Office 365  y Google Apps. Office es una aplicación que está instalada en su(s) máquina(s) y por ende no requiere de una conexión a internet a funcionar, cosa que sí pasa con Google. Así que si usted no tiene conexión a internet permanente y necesita utilizar las herramientas de la Suite, Office podría ser una opción más adecuada. 

Aunque Microsoft aún mencionó la palabra Computadores en la descripción de los dispositivos en los que se puede usar Office 365, la verdad es que si usted tiene un tablet que corra Windows 8 (sobre procesadores Intel, obviamente) la licencia es aplicable y utilizable. Lamentablemente, y a pesar de los rumores, Office 365 no está disponible para tablets con sistema operativo Android o iOS, los cuales constituyen cerca del 97% del mercado en la actualidad. 

Lo que hemos visto nos gusta. Las mejoras están enfocadas en el usuario final tradicional. Busca empoderarlo, hacerlo más autónomo y productivo y le ofrece la integración a un sistema de almacenamiento en la nube que le permite tener sus documentos siempre disponibles. Si usted es usuario de Office, vale la pena subirse a la nueva versión (en mi caso recomendaría la suscripción, pero depende de muchos factores acerca de usted que no conozco). Si no lo es, creo que vale la pena mirarlo pues algunas de las funcionalidades que hemos visto no son sólo cool sino súper útiles.