Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Los usuarios de Android y iOS estamos de acuerdo en esto…

AWaldraff

Finalmente encontramos un punto en el cual estamos de acuerdo tanto los usuarios de iOS como los usuarios de Android. Todos queremos que Pay sea un éxito. Los usuarios de iOS porque tenemos una manera mucho mas cómoda para pagar. Los usuarios de Android porque si Pay funciona correctamente, muy pronto empezarán a aparecer soluciones de pago que soporten su plataforma. De hecho no es descabellado pensar que la misma infraestructura que soporta Pay soporte también algún sistema de pagos de Google.

Nuestro dolor de cabeza común se llama CurrentC. CurrentC es un sistema de pagos desarrollado por una asociación entre algunos de los comerciantes mas poderosos del planeta como Wal-Mart, Target, CVS y The Gap. Llevan varios años desarrollándolo, y se espera que empiece a funcionar a mediados del año entrante. La disculpa de estas empresas para no usar Pay es que quienes participen de esta alianza, están contractualmente obligados a rechazar cualquier sistema de pagos móviles que no sea CurrentC.

pay-with-currentc

En últimas esto no sería tan malo si CurrentC fuera un buen sistema de pagos. Pero no lo es, de hecho es bastante inconveniente para los usuarios. El sistema no usa el chip NFC, sino un sistema de códigos QR, que requiere varios pasos adicionales para el usuario, y añade inseguridad al proceso. Justo ayer, nos enteramos que el sistema de CurrentC fue hackeado y los datos de miles de usuarios que lo están probando fueron robados.

En el centro de la disputa está un detalle de extrema importancia, los datos personales de los clientes. De acuerdo a lo que mencionó Apple cuando lanzó Pay, su sistema impide que los comerciantes tengan acceso a los datos privados del cliente. El sistema CurrentC, por el contrario, fue diseñado con los intereses de los comerciantes en mente. Así, además de capturar los datos de la transacción, también captura datos personales del usuario como su numero de identificación, dirección, sistemas de lealtad, descuentos previos, etc..

El otro campo de batalla tiene que ver con los sistemas de tarjetas de crédito. Mientras Pay funciona con ellos, CurrentC busca desintermediar el proceso. La lucha, en este caso, es por quedarse con varios puntos porcentuales de cada transacción, la comisión del procesador, monto que los comerciantes consideran suyo. La manipulación de esta comisión ha evitado en el pasado que cualquier sistema de transacciones que no los incluya, fracase.  

La víctima, en cualquier caso, somos los clientes y usuarios. Primero, porque no podemos usar los sistemas mas modernos en cualquier establecimiento, y segundo, porque el costo de cualquier iniciativa, sea económica o en privacidad, siempre nos lo trasladan a nosotros. En principio todos deberíamos estarle haciendo fuerza a Pay. No porque sea de Apple, sino porque desde su concepción es mas seguro y conveniente. No es perfecto, pero es mejor que la alternativa actual de CurrentC.