Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Los Inversionistas de Samsung Acaban de Perder US$ 12,000,000,000

Samir Estefan

Parece que Samsung por fin está en las grandes ligas. Por lo bueno y por lo malo que esto representa. De acuerdo a un reporte de Reuters, el gigante coreano tuvo ayer uno de los peores días de su historia, en temas relacionados con el mercado bursátil. 

La acción de la compañía cayó 6% durante el día esfumando como por arte de magia DOCE MIL MILLONES DE DOLARES de capitalización. 

La caída ha sido atribuida a dos factores fundamentales:

1. La revisión a la baja, por parte de varios analistas financieros, de las expectativas de venta del Samsung Galaxy S4, y

2. La introducción (un poco desmedida, diría yo) de versiones “básicas” de los dispositivos estrella de Samsung al mercado en los últimos días.

Si bien el Galax S4, es el producto de Samsung que más rápido se ha vendido en la historia y sus ventas iniciales sobrepasaron las expectativas de muchos, parece ser que el ímpetu en ventas duró poco – especialmente en Europa y Corea del Sur – derivado de los cual firmas como JP Morgan han ajustado sus proyecciones de ventas hasta en un 30%. A menos ventas, menos ingreso, a menos ingreso, menos valor de la acción.

A esto se ha sumado la preocupación de varios analistas financieros por la inclemente introducción al mercado de dispositivos de gama media como el Galaxy S4 Mini o el Galaxy S4 Active por parte de Samsung. La verdad es que más allá de los efectos de la paradoja de la elección (una situación en la cual una persona sencillamente no puede decidir entre tantas opciones disponibles) derivados de la gran variedad de dispositivos que Samsung está lanzando, el grueso de los nuevos dispositivos están enfocados en generar masa vía precios más económicos. Y si bien los menores precios se supone estimulan las ventas, a menores precios menores márgenes, a menores márgenes menos utilidades por acción, a menor utilidad por acción, menos valor de la acción. 

Así pues, Samsung parece ser la última víctima de la locura y el corto-placismo del mercado bursátil, no sólo en Wall Street sino a nivel mundial, del cual ya hemos hablado en el pasado