Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Llegó Windows 8 [Review]

Samir Estefan

 

  Wow!                                                   

  • La consistencia que ofrece el Sistema Operativo a través de los diferentes dispositivos que lo corren 
  • El dinamismo del escritorio
  • Social, Social, Social
  • La conjunción de mecanismos de input tradicionales (teclado, mouse) con mecanismos naturales como el tacto
  Mmm…                                             

  • El número de Apps aún es bajo (pero es muy superior al que tenían otras plataformas en su lanzamiento)
  • La cantidad de versiones (Microsoft: con 2 es suficiente!)
  • El impacto inicial para usuarios básicos puede generar algunos traumatismos (consejo: no desfallezcan!)

La llegada de Windows 8 es el evento más importante del ecosistema Microsoft desde 1995. La última vez que Microsoft hizo un cambio tan radical el internet era aún bebé y su adopción no era más que un esfuerzo incipiente por llevarnos a un mundo digital. Con Windows 95 vimos por primera vez el Internet Explorer: una aplicación que tímidamente se convertía en la única ventana al Internet que existía en ese momento. Esa es posiblemente la primera diferencia sustancial de los Windows que han existido hasta ahora con Windows 8.

Windows 8 es un sistema operativo creado para un mundo hiper-conectado, en el que nuestros documentos están en la nube, las noticias llegan automáticamente a nuestro escritorio, producimos y consumimos información en diferentes dispositivos y queremos que esté sincronizada, la actualización de lo que está pasando es permanente y en el que todo, literalmente, todo, está en internet.

Con Windows 95, Microsoft nos introdujo el botón de Inicio (y a Clippy, se acuerdan?). Con Windows 8 lo está matando. Ese es el segundo cambio radical. Adiós le dice Microsoft al Botón de inicio, al Explorador de Windows, a la estructura tradicional de archivos (por lo menos en el front-end). Windows 8 tiene una interface completamente diferente a la tradicional y es al mismo tiempo el atractivo más grande y el peligro más latente del nuevo sistema operativo.

Lo primero que siente un usuario tradicional de Windows cuando se sienta frente a Windows 8 es impotencia. Impotencia, ignorancia, miedo. De la noche a la mañana no sabe hacer nada. “Dónde está el botón de Inicio?” preguntan la gran mayoría. Mi consejo: respire. Goce. Y si está en un equipo nuevo, con su mano deslice la pantalla de derecha a izquierda. Si, con su mano. Acuérdese que el grueso de los nuevos dispositivos con Windows 8 tienen pantallas táctiles. 

A la derecha de la pantalla, encontrará los “Charms” los 5 botones con los que podrá ir a los sitios más comunes: Buscar, Compartir, Inicio, Dispositivos y Ajustes.

Y las aplicaciones? La mayoría están justo enfrente suyo. En esos cuadritos que se mueven. El secreto de Windows 8 está en mezclar el uso de los “tiles (esos azulejos que aparecen en el escritorio) dinámicos que se mueven y actualizan automáticamente con cada pieza de información que llega y los charms

Iniciar la sesión con una cuenta de Microsoft es un activo invaluable. Sus correos, calendarios, fotos, documentos de skydrive y cuenta de facebook (si las tiene linkeadas) estarán pre-programadas y actualizadas. Es más, cuando usted se registra con una cuenta nueva el sistema pasa un video con un breve walkthrough de cómo es el nuevo funcionamiento. Véaselo. Es súper útil.

El sistema está diseñado para ser usado con un teclado y un mouse, pero también con el tacto vía las pantallas touch. Es más, algunos OEMs como Sony han incluso aprovechado las funciones de reconocimiento de movimiento que tiene el sistema para permitir que los usuarios lo controlen con sólo mover las manos en frente de la cámara. Otro consejo: si va a comprar un equipo con Windows asegúrese que compra uno con pantalla táctil. De lo contrario está botando la plata. El Touch es esencial en la experiencia de Windows 8.

Las aplicaciones nativas han sido rediseñadas en su totalidad para adaptarse al nuevo sistema operativo y para convertirlas en aplicaciones más sociales, dinámicas y rápidas.

Hablando de velocidad, atrás quedaron los días en que uno prendía el computador e iba a hacer el desayuno mientras este booteaba. En nuestras pruebas el computador enciende tan rápido que casi no se ve el logo inicial de Windows. Es más, en nuestras pruebas nunca volvimos a apagar los dispositivos. Sólo con dejarlos hibernar es suficiente y el tiempo entre que se toca la pantalla y ya está uno listo se puede contar en segundos con una sola mano. 

El gran killer feature de Windows 8 es la consistencia que ofrece a los usuarios. Consistencia que se experimenta cuando utiliza el sistema operativo en un Desktop, en un Ultrabook, en un Tablet y hasta en un Smartphone con Windows Phone 8. Consistencia que siente incluso cuando uno juega en un XBox o usa un Surface que corre Windows RT (ojo: Windows 8 y Windows RT son sistemas operativos diferentes y las aplicaciones que sirven en uno no necesariamente sirven en otro, pero la verdad el 90% de los usuarios no se van a dar cuenta).

Al tener todo un ecosistema que funciona igual y en el cual uno puede correr las mismas aplicaciones (eliminemos el XBox y el Surface de esta frase) sin restricciones, sin compromisos, sin peros, el usuario encontrará que el esfuerzo de aprender a usar Windows 8 en un dispositivo se paga automáticamente con el uso de todos los demás.  

Microsoft y sus OEMs estarán lanzando esta noche, a partir de las 12, cerca de 1,000 nuevas referencias de equipos con Windows 8. Eso quiere decir que hay un equipo para tipo de usuario. Un equipo para tipo de necesidad. No todos serán un éxito. Es más, muchos morirán antes de 12 meses. Pero la variedad de equipos – y de tipos de equipos – le darán al consumidor final la opción de escoger lo más le gusta y lo que más le sirve manteniendo la base de un sistema operativo dinámico, social y construido para la sociedad del conocimiento.

Requerimientos Técnicos

Si está pensando en actualizar su equipo actual a Windows 8 tenga en cuenta los siguientes requerimientos: 

  • Procesador de al menos 1GHz (que soporte PAE)
  • Al menos 1 GB de RAM (2GB si corre un sistema de 64-bits)
  • 20GB de Disco Duro
  • Tarjeta de Gráficos al menos DirectX9  
Es más, pueden revisar en este link de Microsoft si su equipo es upgradeable
 

Conclusión

Windows 8 no es para todo el mundo. Si su información reside básicamente en su disco duro, si no comparte información en redes sociales, si todavía usa Office XP, o si usted es de los que aún “entra a internet” posiblemente Windows 8 le traerá más problemas que beneficios. Si por el otro lado usted y su información viven en internet, si es más social de lo que debería, si aprovecha los beneficios del ecosistema Microsoft (SkyDrive, Skype, Outlook.com, etc) súbase ya! El paso no será fácil. La curva de aprendizaje es compleja. Pero los beneficios son claramente tangibles y Windows 8 es una maravilla de sistema operativo.