Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

La fragilidad de nuestra vida digital (hablemos de la caída de WhatsApp y Facebook)

La fragilidad de nuestra vida digital (hablemos de la caída de WhatsApp y Facebook)
Samir Estefan

De seguro ya se dio cuenta que TODO está fallando. Y por TODO me refiero a Instagram, Facebook y WhatsApp.

 

La falla parece estar relacionada exclusivamente con el manejo de imágenes pero, ha generado caos entre los más de 3 mil millones de usuarios combinados que usan alguna de las plataformas.

 

Entre los jóvenes porque no podían subir las selfies que se están tomando ahora en vacaciones y porque al ver su feeds vacíos, o mejor en blanco, les dio FOMO (miedo a quedarse fuera del mundo tecnológico). Entre los padres y abuelos porque se les desaparecieron las fotos de sus hijos y nietos. Entre los social-sellers porque sin fotos no hay venta de productos y entre quienes usar Facebook, Messenger o WhatsApp como herramienta de trabajo porque, sencillamente, más allá de enviar mensajes de texto, todo quedó paralizado.

 

¿Es mi conexión?

 

Muchos de los usuarios pensaron que eran sus conexiones; que su wifi estaba fallando o que se les acabaron los datos de su plan. Otros, como yo que ando en China donde ninguno de estos servicios está permitido y hay que usar una VPN para acceder a ellos, pensamos que el problema estaba en esa VPN.

 

Pero no… se cayó Whatsapp.

 

Tenemos cero control

 

Tenemos cero control de las herramientas que usamos, de lo servicios donde almacenamos nuestras fotos, de los mecanismos de comunicación que utilizamos para hablar con nuestros seres queridos o para hacer negocios.

 

Y ahora que Facebook es tan poderoso —4 de las aplicaciones más usadas en móviles son de su propiedad y 70% del tiempo que pasamos en nuestros smartphones lo hacemos en ellas— el hecho de que haya una falla en uno de ellos nos deja prácticamente incomunicados.

 

Hemos rendido nuestra independencia tecnológica a un puñado de compañías que tiene control absoluto. Y no podemos hacer nada. Porque cuando no es Facebook / WhatsApp / Instagram, es un error en los servidores de Amazon (sobre los que corren gran parte de las apps corporativas del mundo) o de Google.