Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

La encrucijada de hacer carrera para CIO

AWaldraff

Hacia finales de la década de los años 60 la familia de mi mamá, de origen norteamericano, llegó a Colombia. Como nativa del idioma ingles y español, rápidamente encontró trabajo en el Banco Cafetero como parte de un grupo numeroso y especializado de traductores. Hoy, casi 50 años después, sería un imposible encontrar un departamento de traducciones en alguna de las grandes empresas del país. La necesidad de tener un grupo de traducciones nacía del desconocimiento del idioma inglés por parte de los líderes de las empresas. En la medida en que la fuerza laboral adquirió el conocimiento del segundo idioma, las áreas de traducción desaparecieron de las empresas.

Este mediodía tuve la oportunidad de asistir al evento de lanzamiento de CIONET, una red especializada de profesionales líderes en la gestión de sistemas empresariales. Durante la presentación hablaban del rol cambiante de los líderes de tecnología empresarial. De ser los administradores de la plataforma tecnológica, dicen ellos, van a convertirse en los habilitadores estratégicos de la transición empresarial al mundo digital. El gran valor de CIONET es el de concentrar y compartir el conocimiento para facilitar ese cambio.

Como iniciativa, CIONET, me parece extraordinaria. Es una ayuda muy valiosa para un grupo de directivos que siempre han sido vistos como un rol menor en las organizaciones. En el estado, donde el desconocimiento generalizado y la velocidad de apropiación de nuevas tecnologías es aún mas lenta, este tipo de iniciativas pueden ser críticas. Desde luego, si logramos sobreponernos a la desconfianza estructural de nuestra idiosincracia, CIONET va a permitir un intercambio de ideas muy fructífero para el sector.

Pero escuchar el discurso de los líderes de la iniciativa me hizo sentir 10 años mas joven. Hace 10 años, mas o menos en la época de las dot-com, empecé a escuchar este discurso. Y nunca se ha hecho realidad, y, personalmente, me temo que nunca se va a hacer realidad. Es una realidad ineludible que muchos negocios van a transicionar eventualmente a lo digital, pero quienes van a liderar esa transición no van a ser los actuales profesionales de sistemas, aspirantes al cargo de CIO. No me canso de decir que esa transición no es un problema tecnológico. Es un problema cultural y de comportamiento humano.

Desde mi perspectiva, el mundo digital va a ser liderado por profesionales no técnicos, que son nativos digitales. Es una generación que ya está empezando a educarse en las universidades. Si nos referimos a las crudas estadísticas, no es difícil demostrar que estas personas no están eligiendo carreras técnicas. Por el contrario, se están potenciando las artes liberales, el diseño, en especial el pensamiento de diseño, y las carreras relacionadas con el comportamiento humano.

El problema de la dualidad del mundo digital/análogo, que para nosotros es una fuente de confusión, para los nativos digitales es trivial. Mis hijos, de 7 y 6 años, no conocerán una linea telefónica fija, ni un periódico. No comprenden por qué algunos programas de televisión no se pueden ver cuando ellos lo demandan. De hecho, hay una alta probabilidad de que muy pronto cambien la televisión por el internet. Claramente van a preferir comprar por internet y usar dinero digital. Los aspirantes a CIO de hoy, con una propuesta de valor sustentada en su conocimiento técnico, están entrando rápidamente en la obsolescencia.

Hace un par de años, cuando Steve Jobs habló de la era post-pc, empezamos a hablar del fenómeno, hoy globalizado, del ”Bring Your Own Device” (BYOD). Hoy, los visionarios y analistas están hablando del “Bring Your Own App” (BYOA). Son fenómenos facilitados primero por un conocimiento tecnológico pleno y suficiente entre los profesionales. Segundo, por una nueva generación de aplicaciones y dispositivos con interfaces de configuración y usuario que prácticamente cualquiera puede comprender. Y tercero, por la interconectividad que permite internet, pero sobre todo las API (Application programming interface), que logra que las aplicaciones se hablen entre si y en un futuro no muy lejano harán irrelevante la selección centralizada de aplicaciones. Cada quien usa lo que se acomoda a su necesidad.

Así, mientras el valor técnico de los CIO se esfuma, los usuarios hemos tomado control del mundo digital. El CIO quiere que usemos Microsoft Outlook, y los usuarios usamos Google Apps. EL CIO quiere Oracle/SAP y nosotros queremos Salesforce/Workday. EL CIO quiere Microsoft Sharepoint, y nosotros estamos usando Evernote y Dropbox. Ya sucede en el mundo obscuro del shadow IT que ya hemos analizado hasta la saciedad en TECHcetera.

El discurso que cacarean los CIO, ser un apoyo estratégico de negocios digitales para el CEO, indica que van a competir de frente contra los actuales administradores. Creo que tienen todas las posibilidades de perder por goleada. Si querían ser administradores, pues debieron estudiar administración. Si querían ser diseñadores, también hay carreras de diseño. Su conocimiento técnico, que ellos mismos minimizan con su discurso a pesar de ser su gran valor diferenciador, va a estar a cargo de profesionales mucho mas técnicos y especializados que ellos. Los CIO se ven, como decía una antigua jefe mía: “Ni lo uno, ni lo otro, sino todo lo contrario.”