Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

La batalla por la publicidad en línea (y por qué a ud lo afecta)

La batalla por la publicidad en línea (y por qué a ud lo afecta)
Samir Estefan

Estamos en medio de una batalla – de proporciones épicas – en el tema de la publicidad en línea.

Por un lado están aquellos que, cansados de los abusos de los anunciantes, sus molestos pop ups y sus exagerados anuncios, han comenzado a fomentar y a usar software que permite bloquear la publicidad en línea. Se estima que son más de 250 Millones de usuarios los que han instalado y/o activado este tipo de soluciones en sus dispositivos. 

no-ads

Por el otro están no sólo los anunciantes sino, sobretodo, aquellos que como Google o Facebook viven de la publicidad. Para Google es un negocio de cerca de USD 68,000 Millones anuales mientras que la venta de publicidad representó para Facebook cerca de USD 17.080 Millones en el 2015 (95%+ de sus ingresos). 

El tema se centra en cómo Google, Facebook y otros han encontrado soluciones para engañar a los adblockers y hacer visible, de nuevo, la publicidad que muestran en sus plataformas mientras que los adblockers continúan mejorando sus sistemas para evitar dichos engaños. 

Qué tiene que ver esto con usted o conmigo, el usuario “de a pie” que no trabaja en publicidad ni en una de estas compañías? Pues la verdad más de lo cree. 

Piénselo así: cuántos de los servicios que usa a diario – Gmail, Android, Google Photos, Facebook, Waze, WhatsApp, Messenger, Instagram, el mismo Facebook y las cientos de búsquedas que hace en Google.com (por enumerar unos pocos) – le cobran plata para poder acceder? Ninguno. 

Usted no paga con plata. Usted paga con información. Información con la que se crea un perfil detallado de su hábitos e intereses y sobre la cual se vende a los anunciantes la opción de mostrarle publicidad que, en la medida en que su perfil sea más completo, será más relevante para usted. 

Qué pasa cuando esa publicidad no se puede “servir” al usuario por el uso de ad-blockers? Sencillo: tendremos que comenzar a pagar por esos servicios a los que nos hemos acostumbrado y que usamos cada vez más. Y será más costoso de lo que creemos: 

Se acuerda de cuánto le cobraba sus operador móvil por los SMS? Multiplique ese monto por la cantidad de Whastapps que manda cada día (que se ha multiplicado por 100 vs los SMS que usaba) y llore. Cuánto estaría dispuesto a pagar para saber de sus amigos y familiares y compartir fotos y videos con ellos? Estaría dispuesto a pagar un premium para que los periódicos y noticieros tradicionales le entregaran información en tiempo real y no en momentos específicos? Cuánto nos costaría tener acceso a todo el conocimiento del mundo cuando lo necesitemos (se acuerda cuanto costaban las enciclopedias? o lo tediosas que eran las visitas a las bibliotecas?)?

El tema es más complejo de lo que pensamos y nos impacta mucho más de lo que creemos.