fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Es mejor ser rico que pobre, en tecnología educativa esa frase parece ser muy real

Catalina Valenzuela

Debates de Tecnología Educativa es un foro patrocinado por la Unesco y el InfoDev del Banco Mundial donde se discuten obviamente asuntos derivados del uso de la tecnología en el sistema educativo. No se habla, ni se escribe de cualquier cosa: se promueve la discusión sobre como soluciones  informáticas y de comunicaciones de bajo costo para los sistemas educativos de los países en desarrollo son (o no) relevantes para los grupos que buscan atender: estudiantes, maestros y sus comunidades.  

Los temas del foro han sido entre otros: ¿Cuáles son las tendencias para el 2014? ¿Cómo crear contenido digital? ¿Cuál tecnología es más pagable? etc etc. El “foro” de mayo fue precisamente sobre la tecnología educativa en los colegios privados vs. los públicos.

La frase famosa atribuida al maravilloso Pambelé: “Es mejor ser rico que pobre” se vuelve el mejor resumen del artículo. El corolario podría ser que ser rico tampoco garantiza que la tecnología educativa logré lo que se quisiera: “educación de calidad”. Pero esa una historia para después.

Dice el autor, que las claves del éxito de la integración de la tecnología en la educación son tres pero que estos factores tienen un gran sesgo hacia los estudiantes con mayores ingresos:

  1. Acceso: La tecnología (los dispositivos, los contenidos y el resto) como los libros y los lápices en su momento solo le llegan a los privilegiados. 
  2. Contexto: En particular, los contenidos en línea están parcializados para los que hablan inglés. 57% del contenido de la web está en inglés mientras solo el 16% de la población habla algo de inglés, por ejemplo. 
  3. Soporte: Es caro y complejo. Los maestros deben ser entrenados, los equipos deben ser asegurados etc etc 

 Esos tres factores requieren recursos (humanos, dinero y tiempo) para poderse llevar a cabo y por eso no resulta sorprendente que sean los estudiantes con mayores recursos  financieros los que puedan tener un mayor y mejor acceso a tecnologías educativas. 

 Concluye el autor, de una manera bastante pesimista, que ni siquiera el acceso adecuado a los recursos ha garantizado que la integración tecnológica en educación sea efectiva. Con relación al acceso, dice que mientras en los colegios públicos el acceso es mínimo en los privados es excesivo y el ideal debería integrar la tecnología de acuerdo a las distintas necesidades de aprendizaje.

En cuanto al contexto, dice que ninguno de los dos grupos de colegios lo hace correctamente, los colegios privados (obviamente) lo hacen mejor. Finalmente, con relación al soporte, este es inexistente en los establecimientos públicos, totalmente “tercerizado” en los privados siendo la situación ideal un punto en donde algunos problemas y asuntos se resuelven en el establecimiento y otros más complejos con especialistas externos.

Los esfuerzos de los gobiernos y de algunas organizaciones filantrópicas parecen ser pocos frente a los retos que traen proveer acceso, contexto y soporte para la mayoría de los niños y jóvenes en edades escolares que en los países en desarrollo son la mayoría.  Sin embargo, como en la mayoría de los casos es mejor hacer lo poco que se puede con las restricciones de recursos que no hacer nada. Eso es verdad! 

PD: Creo que la palabra foro está mal empleada es más bien un espacio para iniciar discusiones. Y es un espacio altamente elitista: sólo se habla inglés.