fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

One Comment

El hueco de seguridad puede ser usted!

Felipe Lizcano

Cada vez hay más dispositivos conectados a internet que andan por ahí al descubierto sin ningún tipo de seguridad, “dando papaya” (expresión colombiana que expresa una situación en donde se abre, innecesariamente, la oportunidad para que suceda algo por descuido o imprudencia), para que los piratas informáticos lleguen a apoderarse de la información, y hasta la identidad de sus dueños, en cuestión de “un abrir y cerrar de ojos” (expresión popular que hace el símil con un instante) y sin dejar rastro alguno. 

Indudablemente muchos de esos dispositivos son más comerciales y populares que otros y, por lo mismo, existen más ciberciminales intentando violentar la seguridad de los mismos. Pero es claro que “comercial” o “no tan comercial”, cualquier terminal puede ser un botín para un bandido informático, lo cual conlleva una necesidad de protección, no sólo frente a las deficiencias de los sistemas operativos sino también frente a las imprudencias de los usuarios! Tal como lo decía un gran amigo del área de soporte técnico: “El problema puede estar entre el dispositivo y la silla” (si, señor lector, a veces el problema es usted). 

Seguramente más de uno puede sentirse agredido o contrariado por la anterior afirmación y, de antemano, pido disculpas dado que no es la idea; pero es una realidad que muchas veces los usuarios vamos dando clic en la opción de “aceptar” todo lo que aparece en pantalla, con la finalidad de cerrar las alertas sin ni siquiera leer sus contenidos. Sumado a lo anterior, las amenazas informáticas cada vez son más sofisticadas y pueden llegar a engañar a más de uno, que no cuente con barreras que puedan garantizar la protección de los múltiples dispositivos que, actualmente, usamos para acceder a la información.

Otro de los “lunares” de la seguridad en la mayoría de hogares son los niños que, todavía no tiene conciencia ni pueden medir los alcances de sus acciones en el mundo en-línea, creando la necesidad de ejercer un “control parental”, no sólo para detener las amenazas sino para generar alertas o reportes a un adulto responsable que pueda “tomar cartas en el asunto”! dado que el gran deseo de los delincuentes como los pedófilos, secuestradores y otros, es hacerle seguimiento al residuo informático dejado por la presa (el niño) en internet para establecer un perfil que les permita ubicarla y capturarla en el mundo real.

Finalmente, pero no menos importante, es el caso en que  se encuentran almas caritativas que, muchas veces, dejan abierto su WiFi para ayudar a que otros puedan tener conectividad. Aquí siempre es bueno preguntarse:  “será que de eso tan bueno si dan tanto”? antes de proceder a usurpar la red de otros. Por lo mismo, es importante contar con el consejo de un experto que pueda determinar si es pertinente conectarse a ciertas redes. Esta es la versión rápida (ejecutiva) del panorama, pero nada mejor que oír los consejos directamente de un perito en soluciones a dichos problemas.