Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Eliminar aplicaciones, una necesidad de productividad

AWaldraff

techcetera - posts - imagenes - aplicaciones

“Hay una aplicación para eso”, ese fue el slogan con el cual Apple lanzó el App Store en el 2008. A continuación el almacén y nuestros dispositivos se llenaron de aplicaciones, algunas muy útiles, otras completamente inútiles. La conversación giraba, y aún hoy gira, alrededor de cual era o es la mejor aplicación para tal o cual tarea. En algún momento tenia cientos de aplicaciones y empezaba a pensar que necesitaba cambiar mis dispositivos por otros de mayor capacidad y costo. Adelantemos al año 2013 y estoy sufriendo de cansancio de apps. Necesito eliminar aplicaciones inútiles de mis dispositivos

No quiero decir con eso, que haya dejado de usar mis dispositivos. Por el contrario, sigo atado a mi smartphone, a mi tablet y a mi laptop, tal vez como nunca lo había estado. Pero en los últimos meses mi ritmo de compra de aplicaciones ha disminuido vertiginosamente. Han pasado tal vez 4 o 5 meses desde mi última compra y también empiezo a revisar continuamente mis dispositivos para eliminar aplicaciones que no estoy usando. Parte del problema es espacio de almacenamiento, pero tal vez la parte mas importante es madurez en el uso de los dispositivos. Creo que para los dispositivos aplica perfectamente el principio de Pareto, 20% de las aplicaciones se llevan el 80% de la atención. Muchas aplicaciones están allí instaladas pero simplemente no se usan, ya sea porque no hacen parte del flujo de trabajo, o simplemente porque pierden en la competencia por la atención del usuario.

El trabajo de eliminar aplicaciones de los dispositivos no es nada fácil. ¿Cuál es el criterio de selección? La respuesta la encontré leyendo hace un tiempo un post en un blog de productividad, acerca de como mantener un área limpia y organizada. El sistema es relativamente simple. Hay que crear un espacio para poner allí todo lo que uno cree que no puede eliminar, y lo va sacando en la medida en que lo necesita. Lo que quede allí, luego de un tiempo, puede ser eliminado sin problema.

He venido aplicando este método con algún éxito. En iOS es relativamente simple de aplicar. Solo hay que crear un par de fólderes en donde pueda poner las aplicaciones que crea que puede o debe eliminar, y déjelas allí guardadas, hasta el día en que las necesite. Si las necesita, las mueve fuera del fólder. Si no las ha usado en un par de meses, las probabilidades dicen que no las va usar en un largo tiempo y las elimina del dispositivo.

La ventaja de eliminar las aplicaciones que no se usan, es que cada vez es mas fácil y productivo el uso del dispositivo. Así mismo el almacenamiento extra permite guardar mas información relevante y útil en los dispositivos y elimina el stress de pensar en cambiar el dispositivo por uno nuevo, de mayor capacidad, cuando el potencial del mismo no se está aprovechando al máximo. Es simplemente una vida un poco mas productiva.