Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

El primer unicornio muerto podría hacerme mucho daño

AWaldraff

Evernote es una de mis aplicaciones preferidas. Como ya lo he dicho antes, Evernote es mi archivador digital. Todo lo que necesito guardar con la expectativa de que algún dia lo voy a consultar de nuevo, queda guardado y clasificado allí.

Por desgracia las noticias recientes de Evernote no son buenas. Phil Libin se retiró como CEO. Han despedido algunos empleados. Las finanzas de la compañía no se ven bien. Esto ha llevado a algunos analistas a decir que Evernote será el primer unicornio muerto. El problema, dicen los expertos, es que Evernote perdió el enfoque en su fortaleza natural, la clasificación de la información, y se dedicó a buscar capacidades sociales que no fueron bien recibidas.

Tengo que confesar que con casi 10 años de mi vida guardados allí, estoy un poco nervioso. Una breve mirada a mi Evernote dice que tengo casi 6,800 notas guardadas. ¿Qué haré con ellas si Evernote se acaba? He mirado con detenimiento otras alternativas: Google Keep, Microsoft OneNote y la recientemente rediseñada Apple Notes.

El veredicto es que a pesar de las falencias evidentes que tiene Evernote, especialmente en sus capacidades sociales, ninguna de las alternativas es viable todavía para reemplazar Evernote. Al menos no, con mi flujo de trabajo actual. Evernote sigue siendo único en algunos detalles.

Para mi, la gran ventaja de Evernote es su ecosistema de captura de información. Pareciera que Evernote no hubiera sido diseñada con el procedimiento de tomar notas en mente. Muy pocas de mis notas han sido escritas directamente sobre Evernote. Lo que llega a mi Evernote llega principalmente desde email, desde otras aplicaciones en mis dispositivos, desde mi scanner o a través del clipper.

Mientras escribo este artículo, pienso que solo hay 2 instancias para las cuales abro la aplicación de Evernote. La primera, obvia, es para consultar información. La segunda, no tan obvia es la increíble capacidad de Evernote para digitalizar y leer tarjetas de presentación. Todo lo demas lo hago en otro lugar y lo envío a Evernote, donde queda debidamente clasificado y archivado.

No obstante, tengo que decir que las otras aplicaciones se acercan rápidamente a las capacidades de Evernote. Por el momento el mas probable reemplazo sería Apple Notes, pero no descarto a Google Keep. El gran dolor de cabeza sería poder replicar mi sistema de archivo en la aplicación alterna.

Así que por lo pronto seguiré usando Evernote, a pesar de la angustia que siento por el camino equiviocado que tomó la compañía. Esperemos que algún competidor pueda replicar los usos de Evernote, o que la empresa sea adquirida por un buen samaritano.