fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

2 Comments

Doping Mecánico: Una bendición para quienes van a la oficina en bici

Doping Mecánico: Una bendición para quienes van a la oficina en bici
AWaldraff

El mundo del ciclismo está plagado de acusaciones de trampas y doping. Recordemos que Lance Armstrong, la estrella mas rutilante de este deporte, perdió sus 7 títulos del Tour de France y fue alejado de por vida de cualquier actividad deportiva por tramar un complejo esquema de dopaje sistemático.

Los directivos del ciclismo han trabajado incansablemente para controlar el dopaje. Hasta ahora se habían enfocado en el doping humano. Deportistas que toman drogas para mejorar su rendimiento deportivo. Pero este fin de semana nos encontramos con una noticia fascinante desde el punto de vista tecnológico. La Union Ciclista Internacional (UCI) ha detectado el primer caso de doping mecánico en la historia de este deporte.

Tras una competencia, en una revisión exhaustiva de la bicicleta usada por la ciclista belga Femke van der Driessche, las autoridades de la UCI descubrieron un motor escondido en el marco. Algunos expertos calculan que la ayuda proporcionada por este motor equivale a 5 km/h durante una hora. La deportista, por supuesto, ha sido retirada de toda competencia hasta que se clarifique si hubo intención de sacar ventaja.

Mas allá de la discusión ética en el uso de motores en competencias ciclistas, me sorprende que el avance tecnológico permita esconder un motor en una bicicleta de competencia.


Hace algún tiempo escribí acerca de un par de sistemas de ayuda para el pedaleo. Aunque estos sistemas aún no se masifican, pueden ayudar. Pero el asunto es que esos dos sistemas son completamente evidentes a la vista. En el caso que nos convoca hoy, el sistema esta completamente escondido.

El avance tecnológico esta en la dificultad para detectarlo. El sistema no hace ruido, se alimenta de baterías muy bien escondidas y se enciende y apaga de forma muy conspicua.


¡Ya quiero tener uno para mis paseos domingueros!