Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top


¿Dónde encontrar desarrolladores, diseñadores y community managers?

Andrés Waldraff
  • El 25 noviembre, 2013
  • Geek de corazón, pero administrador de profesión, estoy sentado en la confluencia entre los negocios y la tecnología. Soy emprendedor e inversionista. Hoy dedico mi tiempo a mi mayor pasión, impulsar la innovación empresarial a través del emprendimiento. Me puede encontrar en Twitter como @awaldraff

 “Echar código”, o desarrollar aplicaciones se convertirá muy pronto en una habilidad laboral tan necesaria como hablar inglés o saber usar Word o Excel. Para las empresas ya no es una ventaja, sino una obligación tener presencia digital. En la actualidad es posible sobrellevar la presencia digital con una página informativa estática. En el futuro muy cercano, sin embargo, muchas de las tareas que realiza hoy de manera “análoga” se habrán ido al mundo digital. Los negocios se diferenciarán por la experiencia de usuario que se ofrecen por medios virtuales. La experiencia de usuario será radicalmente diferente a la experiencia que como usuario vivimos hoy. 

Desde luego el movimiento hacia lo digital pone presión sobre el mercado laboral. Hay tres posiciones que ahora considero tan necesarias para cualquier empresa como tener un vendedor o un contador. La primera es un desarrollador web. Como mencionaba antes, tener presencia digital es una obligación en este momento. Antes sus potenciales clientes lo encontraban en las páginas amarillas. Las páginas amarillas ahora son Google y es por ahí donde lo estarán buscando. Si no existe en internet, sus clientes no lo van a encontrar. Pero recuerde poner una página de internet es lo mínimo. Su negocio se va a convertir en digital y alguien tendrá que programarlo, es inevitable. La segunda es un diseñador. No basta con solo tener una página y que se puedan hacer transacciones sobre ella. Tanto su página como los servicios hacen parte de su imágen corporativa. Si su sitio de internet está mal diseñado, sus clientes saldrán despavoridos o simplemente no se sentirán bien atendidos. Mire el ejemplo de los sitios de banca virtual, ¿hay una experiencia mas mala que esa? La última es un community manager.  Si pensó que el asunto terminaba en tener una página, que esta fuera transaccional y bien diseñada, se equivocó. También tendrá que tener una persona, o un grupo de personas, dependiendo del tamaño de su comunidad, que mantenga abierto un canal de comunicación con sus clientes. La comunicación entre las empresas y sus clientes ya no es en una sola vía, es en realidad una conversación. Y estas conversaciones suceden en las múltiples redes sociales que dominan nuestra actividad online. 

La semana pasada hablaba del problema que tienen hoy muchas empresas para encontrar ingenieros desarrolladores, diseñadores y community managers en el mercado laboral. Mi teoría de que estamos viviendo una burbuja emprendedora está empujando a muchos expertos desarrolladores, diseñadores y comunicadores a crear sus propias empresas, dejando atrás posiciones vacantes que son difíciles de reemplazar para los empresarios. Los salarios para estas posiciones han subido rápidamente, esto obviamente, cuando consigue con quién llenarlas. El outsourcing es una posibilidad, pero no va a ser barato. Esos “mechudos de tenis y camiseta” producen un valor extraordinario para su empresa y no están dispuestos a regalarse. Aliste la chequera. Poner una página de internet super sencilla no le va a costar menos de medio millón de pesos. 

La escasez de estas posiciones es un problema estructural que parte de una idea anticuada y que tendrá que ser corregida desde la educación básica. La tecnología y su uso no es un problema de ingenieros de sistemas, es un problema transversal a su negocio. Tener un área específica de tecnología es el equivalente moderno a tener un área de traducciones. No se sorprenda, las áreas de traducciones existían. Mi mama trabajaba en la del Banco Cafetero hace casi 40 años. Adelántese esos 40 años y hoy a ningún empresario se le ocurriría tener un área de traducciones. Hoy un empresario recluta empleados que hablen ingles. Lo mismo está sucediendo con la tecnología. Con las herramientas disponibles hoy en el mercado, el balance de la ecuación se está  moviendo hacia sus areas funcionales. Sus empleados encontrarán y usarán las herramientas mas apropiadas para hacer su trabajo. La función de sistemas será muy diferente, si es que no desaparece por completo. Su departamento de sistemas será mas parecido al de “Shadow IT” que ya funciona en su organización. La infraestructura tecnológica estará a cargo de sus proveedores de servicios y la seguridad informática será parte de servicios generales, donde siempre ha debido estar.    

El problema estructural del ingles se empezó a solucionar cuando en los colegios empezaron enseñarle ingles a los niños. Estoy seguro que ofrecer clases de ingles es un requisito obligatorio para que ud. matricule a su hijo en un colegio. Como padre de familia en vez de clases de mandarín o portugués, debería exigir  HTML y CSS como clases obligatorias. Las bases de la programación y el uso de la tecnología  tienen que ser plantadas desde la educación básica. La tecnología, como la innovación, no son funciones, son atributos de su organización. Lo he vivido de primera mano. Trabajé en una firma consultora muy importante en donde la tecnología es un área funcional, en donde nadie le pone atención y todos lo ven como un gasto necesario. Son queridísimos y muy inteligentes y capaces todos allá, pero la experiencia era similar a vivir con los amish, es un mundo congelado en la realidad de hace 20 años. Lo interesante es que esta firma consultora ofrece su experticia en sistemas como una de sus lineas de producto. ¿Como vender algo en lo que ud. mismo no cree? Food for thought.

Mientras tanto. ¿Dónde encontrar ingenieros desarrolladores, diseñadores y community managers? Anoche tuve la oportunidad de asistir a un evento interno del Banco de Bogotá. Apoyados por Connect Bogotá lanzaron un reto a un grupo de emprendedores para solucionar dos problemas que tiene su área de tarjetas de crédito. No quieren explotar a los emprendedores comprándoles su desarrollo. Los quieren apoyar para que hagan empresa, ojalá invertir en ellos si la ejecución es buena.  Eventualmente comprar empresas funcionando. Vimos ideas buenas, regulares y malas. El banco reunió así 16 equipos de emprendedores, mas de 50 personas entre desarrolladores y diseñadores. Están leguas adelante de su competencia en esto.