fbpx
subir

Diccionario Tech para el 2022

El 2022 será, sin duda alguna, un año muy tecnológico y de muchos cambios. La miniaturización de componentes, la digitalización de aún más elementos y actividades de nuestra vida y la consolidación de diversas tecnologías emergentes generarán una explosión tecnológica de la magnitud de lo que vivimos con la llegada del internet, las redes sociales y los dispositivos móviles. 

 

Por eso, y dadas varias conversaciones que he tenido en estos días (y en las que he tenido que explicar varios de estos términos) he decidido escribir este Diccionario Tech con los términos que dominarán nuestras conversaciones tecnológicas el próximo año. 

 

Web3 (o Web 3.0)

 

Si la Web original era, en palabras de Tim Berners-Lee (uno de sus creadores) “un medio colaborativo, un sitio donde leer”, la Web3 es el sueño de volver a la colaboración sin los intermediarios que se apoderaron del internet en la Web 2.0: Google, Facebook y las demás redes sociales. 

 

El sueño es volver a un modelo descentralizado, sin mediadores, en donde todos los participantes pueden ser prosumidores (consumidores + productores de contenido) y puedan intercambiar bienes y servicios sin la necesidad de depender de terceros que comercian con nuestra data, con nuestros gustos, con nuestros miedos y con nuestra información, que controlan lo que vemos y lo que podemos decir y que manipulan nuestras decisiones gracias al amplio conocimiento que tienen de nosotros. 

 

Claro, la Web3 suena bonita y utópica; la mezcla del sueño original con un público que ya no sólo consume sino que puede participar activamente. Pero si la explosión de la post-verdad y de la desinformación sirve de guía también se puede convertir en el wild-west tecnológico en donde las mentiras y las estafas pululen por encima de la verdad y de actividades lícitas.  

 

Blockchain

 

El Blockchain es la base de una web descentralizada, sin dueños ni intermediarios. Pero va más allá. Es una (o mejor, varias porque existen diferentes cadenas de bloques) base de datos distribuida y segura que puede aplicarse a cualquier tipo de transacciones para validar y verificar la validez de las mismas sin necesidad un intermediario. Déjeme le pongo un par de ejemplos que pueden explicar el tema:

 

El primero, el Banco. ¿Qué es el banco si no un intermediario que valida que cuando usted le paga a alguien más usted sí tiene el dinero y hace el pago en los términos acordados? Alguien que cobra por llevar, por traer, por guardar, por prestar, porque sí y porque no. 

 

Segundo, piense en el Notario en una transacción de traspaso de un inmueble. El Notario no es más que un tercero, imparcial, que revisa la historia de la propiedad del inmueble, los documentos que demuestran su titularidad y que valida que se cumplen las condiciones necesarias para su traspaso. Y que cobra (un billete largo) por ello.

 

En un modelo basado en Blockchain, ninguno de los 2 tendría que existir pues la información fluye a través de un sinfín de equipos y cualquier cambio en la misma requiere de la validación de la red en general y no de los registros de una máquina específica. Una vez completada una transacción la misma queda en firme en todo el  y se convierte en la realidad de ahí en adelante.  

 

DAO (u Organizaciones Autónomas Descentralizadas) 

 

Siguiendo ese mismo principio de la descentralización una DAO es un tipo de organización que no posee una figura de liderazgo o de conducción (como lo puede ser el Presidente o CEO de una empresa en la actualidad) sino que se rige a partir de reglas preestablecidas codificados en lo que se conoce como “contratos inteligentes” registrados en una cadena de bloques y que se ejecutan en la medida en que se cumplen ciertas reglas de forma autónoma y transparente. 

 

NFTs (o Tokens No Fungibles)

 

Piense en un NFT como un certificado de autenticidad digital. Un certificado que permite, por primera vez en la historia, darle valor a un activo digital de la misma forma que ocurre en el mundo físico. 

 

Hablemos de “Fungible” vs “No Fungible” para entender mejor el concepto. 

 

Un billete de $100 dólares es un token. Un certificado de que hemos adoptado socialmente y al que le hemos asignado un valor. Pero a usted no le interesa si tiene este u otro billete de $100 dólares (mientras que ambos sean legales) o si en vez de un billete de $100 le dan 2 de $50 o 10 de $10. En otras palabras, es fungible. 

 

Ahora piense en una obra de arte: la Noche Estrellada de Van Gogh, por ejemplo. De La Noche Estrellada sólo existe una copia. Claro, hay representaciones, posters, fotografías pero de la obra per se sólo hay una. Si usted fuese el dueño de ella y se la presta a un amigo usted está esperando que le devuelvan la misma obra y no otra que se ve igual. Es única, es No Fungible. 

 

A diferencia de cualquier archivo de texto, audio, imagen o de cualquier naturaleza digital que puede ser copiado un NFT está respaldado por un registro (en una cadena de bloques descentralizada) en el que puede verse el nombre del autor, su valor inicial y su historial de ventas, entre otros metadatos. Así, este archivo se vuelve único, independiente de si alguien le saca un pantallazo o lo copia (así como cuando alguien imprime un poster de la Mona Lisa, pero la obra original sigue siendo única). 

 

DeFi (Finanzas Decentralizadas)

 

Las finanzas descentralizadas son un conjunto de aplicaciones basadas en redes ‘blockchain’ que, en principio, no necesitan de intermediarios para funcionar.

 

“Las finanzas descentralizadas tienen como objetivo transformar las formas tradicionales de financiación mediante la reconstrucción y reinvención de los servicios”  – Foro Económico Mundial.

 

Las DeFi son “un conjunto de sistemas que permiten intercambiar valor (‘tokens’) de un punto A a un punto B (entre monederos) sin intermediarios”. Cada proyecto de finanzas descentralizadas es diferente y ofrece determinadas características, riesgos y oportunidades pero al final tienen un mismo y único fin: abaratar los costos financieros y buscar mecanismos óptimos por medio de los cuales toda la población pueda participar activamente del mercado financiero sin necesidad de intermediarios. 

 

Metaverso

 

El Metaverso es un mundo digital que encapsula activos, ambientes y experiencias virtuales que van más allá del mundo análogo en el que vivimos y que pueden ser percibidas por los usuarios en primera persona permitiéndoles interactuar con otras personas en tiempo real.

 

Es como The Oasis, el mundo virtual de Ready Player One, o como el mundo en el que vivía Thomas A. Anderson antes de darse cuenta que estaba atrapado en The Matrix y convertirse en Neo (a propósito del Metaverso y de The Matrix en estos días estuve hablando del tema con mis amigos de Playground)

 

El Metaverso es lo que viene después del Internet. Es como pasar de la radio a la televisión, o de la televisión en Blanco y Negro y sin sonido a la experiencia en 4K y sonido espacial que tenemos hoy en día. 

 

Ya hemos visto una primeras aproximaciones del Metaverso con Minecraft, con Roblox y con Fortnite. Ya existen mundos virtuales en donde la gente invierte dinero -real- en la compra de predios, edificios, prendas de vestir y demás para sus avatares. Ya hemos visto, durante la pandemia, cómo en esos mundos virtuales los artistas también hacen conciertos.

 

Hemos visto enfoques, como el de Pokemon Go, en el que ese Metaverso está superpuesto a nuestro mundo análogo como una capa digital anclada a lugares físicos creando una realidad no solo virtual, sino mixta. Compañías como Facebook (ahora Meta) y Square (ahora Blocks) están apostando su futuro en el Metaverso. Pero no están solas. La NBA, Adidas y Nike ya están haciendo sus primeros pinos en el Metaverso con la compra de compañías especializadas en la creación de NFTs, vendiendo activos digitales y construyendo 

 

Y ahora hemos comenzado a oír hablar del Metaverso Corporativo.

 

Gemelos Digitales

 

Y hablando del Metaverso, seguramente comenzará a escuchar mucho el término Gemelos Digitales o Digital Twins.

 

Un Gemelo Digital es una representación virtual de un producto físico, de un proceso o de un servicio. Son copias digitales de dispositivos y procesos reales que permiten simular o revisar su funcionamiento en mayor detalle para tomar decisiones más acertadas y eficientes, realizar simulaciones en el propio modelo digital antes de comenzarlas en el mundo físico y poder iterar hasta encontrar el mejor diseño o alternativa sin tener que modificar la cadena de producción real, identificar oportunidades de mejora de los productos y sistemas y realizar análisis predictivos de tal manera que se pueden anticipar errores y fallas que podría tener el producto una vez estuviese en el mercado y evitar grandes pérdidas económicas.

 

Realidad Aumentada / Realidad Asistida

 

La Realidad Aumentada nos permite añadir capas de información visual sobre el mundo real que nos rodea utilizando desde teléfonos o tabletas hasta gafas, lentes de contacto o, incluso, un “modem” que conecte nuestro cerebro directamente a internet.

 

Esto nos puede ayudar a generar experiencias que aportan un conocimiento relevante sobre nuestro entorno y recibir información en tiempo real. Mediante la realidad aumentada el mundo virtual se entremezcla con el mundo real, de manera contextualizada, y siempre con el objetivo de comprender mejor todo lo que nos rodea.

 

Y aunque la realidad aumentada ya está aquí (la mayoría de nuestros teléfonos móviles ya tienen los sensores y el software necesario) la verdad es que el 2022 será determinante para la adopción masiva de esta tecnología puesto que comenzaremos a ver, de parte de los fabricantes de dispositivos móviles, el lanzamiento de gafas y visores de realidad aumentada (o realidad asistida, como también se le conoce) los cuales creemos reemplazarán a los smartphones en un lapso de una a dos décadas.

Samir Estefan

Economista de la Universidad de los Andes, MBA de Thunderbird School de Global Management. Consultor Empresarial en temas de Transformación Digital y Software Asset Management. Conferencista Internacional especializado en temas asociados con Tecnología, Disrupción Digital, Ciudadanía Digital, Democratización Tecnológica y la 4ta Revolución Industrial. Co-fundador de Softimiza.Co y TECHcetera.Co, Inversionista Angel, Mentor de startups de base tecnológica Más info en: www.SamirEstefan.com