Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

¡Más de 120 horas sin computador en un viaje de trabajo!

¡Más de 120 horas sin computador en un viaje de trabajo!
Felipe Lizcano

En TECHcetera ya he hablado varias veces acerca de las posibilidades de viajar ligero, llevando pocos gadgets y centralizando todo en el smartphone pero, todas las pruebas se habían realizado en un ambiente muy controlado… hasta el momento.

 

Por muchas razones que no vale la pena mencionar, en un viaje al otro lado del mundo (donde el agua del sanitario circula al contrario de las manecillas del reloj), me quede sin la maleta de mano, en la que generalmente llevo mi computador y mi kit de supervivencia con todos accesorios necesarios para cualquier viaje de trabajo, entre los cuales se encuentran:

  • Los cables de poder,
  • La batería externa,
  • El adaptadores de voltaje,
  • Los convertidores para conectar mis Smartphones a una pantalla externa,
  • Micrófono y audífonos.

 

Kit de supervivencia para viajes

 

Así las cosas, dado que ya había tratado anteriormente el tema relacionado de las opciones de productividad en Android y, habiendo explicado las razones por las cuales tuve que tomar esta aproximación para solventar ese coletazo del destino, decidí aprovechar la oportunidad para usar el iPhone y los dos accesorios que me quedaban en la otra maleta (un cable multi-propósito y el convertidor de repuesto) para tratar de hacer el cubrimiento! Hablar, chatear, responder emails, escribir notas enteras, tomar fotos, videos y, hasta editar el contenido relacionado para TECHcetera y sus redes.

 

Los astros y el destino se alinearon para poner a prueba el iPhone y el ecosistema de aplicaciones de iOS.

 

Ahora bien, más allá de usar la opción de dictarle a Siri y que ella, como buen asistente, convirtiera todo en texto, para mi era muy importante contar con un teclado portátil para finalizar las notas, ajustando “una que otra palabra” que, generalmente, no suele ser fácil de transcribir o era necesario dejar en “espanglish”, dado lo globalizados que tienden a ser los contenidos técnicos.

 

Así las cosas, el día previo al gran evento, apenas tuve un espacio libre, lo primero que hice fue ir al centro comercial a comprar el dichoso teclado y, después de mucho buscar, me encontré con el Logitech K380, que estaba a buen precio y era de una marca conocida (como decía mi abuela “más vale malo conocido que bueno por conocer”) y, por lo mismo, seguramente, iba a ser fácil de emparentar con el iPhone.

 

k380 de Logitech, el teclado para sortear la tarea de escribir todo en el smartphone

 

Ya con el teclado en la maleta, la noche previa al evento me puse “manos a la obra” a configurar todo y a validar aplicaciones que me iban a permitir hacer todo lo necesario para generar un contenido a la altura de tan magno evento.

 

Escritura de textos: para eso utilice varias aplicaciones básicas de iOS como lo son: “Notes” y “Safari” para acceder al administrador de contenidos de TECHcetera. De esa forma pudé hacer todo como si lo estuviera trabajando desde una pequeña ventana en mi Mac.

 

Nota dictada a Siri

 

Fotos: En el momento de capturar las imágenes, pese a que muchos expertos dicen que los consumidores no hacen uso del telefoto, en mi caso, lo usé demasiado! dado que en estos eventos globales no siempre es factible sentarse en primera fila, ya que esas sillas suelen estar reservadas para altos ejecutivos de la empresa del fabricante o de los clientes del mismo.

 

Foto tomada a distancia con el Tele del iPhone

 

Una vez tomadas las imágenes, constantemente procedía a usar Photoshop Express para configurar las opciones de brillo, contraste, niveles y, más importante que cualquier otra cosa, el peso y tamaño (en Internet cada KB cuenta y, una imagen, en ocasiones, pesa más que mil palabras).

 

Editando imágenes en PS Express

 

Videos: En el momento de crear y editar contenidos con movimiento para redes sociales, procedí a usar LumaFusion, VivaVideo, iMovie y otras Apps que, no sólo son rápidas sino, que ayudan a crear efectos interesantes para que el contenido se vuelva viral fácilmente.

 

Opciones de aplicaciones para editar video en el iPhone

 

Finalmente, después de 120 horas logré recuperar mi maleta que tenía el MacBook Pro pero, para ese momento, gracias a iPhone y la diversidad de aplicaciones del ecosistema de iOS, ya sólo era cuestión de revisar en detalle las notas para corregir algunos errores de “chuzografía” (de escritura) y listo!.

 

¿El resultado de la travesía con el iPhone?

 

Logré cubrir el evento de manera satisfactoria usando el iPhone aunque, debo aceptar que, en ocasiones, tuve que pedirle prestada una batería externa para recargar, dado el uso tan intensivo de capacidad a nivel de procesamiento y conectividad requerida para montar los contenidos, enviarlos a redes sociales y tratar de vitalizarlos todo desde el smartphone.