fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Apple y los Peligros del Fanatismo

Samir Estefan

Pocas compañías en el planeta generan un “hype” tan grande como Apple. La mejor muestra de ello es que a pesar de que en las próximas semanas tendremos lanzamientos importantes de Nokia y Microsoft (el primer smartphone con Windows Phone 8), Amazon (nuevos Kindles? Un Kindle Phone?), HTC (nuevos smartphones) y Samsung (qué mas podrá presentar Samsung en el Unpacked 2012?), el grueso de la blogosfera está enfocada en los rumores relacionados con el posible evento de Apple el 12 de septiembre. Y digo posible porque la compañía ni siquiera ha confirmado la existencia de dicho evento.

Los rumores del nuevo iPhone 5 (link) existen desde hace cerca de 18 meses y a pesar del lanzamiento del iPhone 4S no han cesado. A estos, se ha sumado la posibilidad de ver un Mini iPad (iPad Air o iPod HD como lo han llamado algunos) y la actualización de la línea entera de iPods en un mismo evento, como les contamos hace unas semanas (aquí). No. El Apple Television no existe aún. No insista.

Mockup: iMore.com

Ahora surgen rumores de no 1 sino 2 eventos de la mano del muy-bien-conectado John Gruber quien se pregunta por qué Apple haría un evento para presentar 2 dispositivos tan esperados, en vez de hacer 2 eventos – cada uno con su foco específico – con los cuales pueda acaparar la atención del público desde Septiembre y hasta la temporada de Navidad minimizando la canibalización que pueda existir entre ambos dispositivos. 

Gruber tiene razón en varias de sus apreciaciones. El iPhone es posiblemente el producto más rentable del mercado. Sus ventas – sólo las del iPhone – son superiores a las de todos los productos de Microsoft. JUNTAS. El iPhone 5 es la versión más esperada del dispositivo desde su lanzamiento original. No sólo por lo buena que se ha vuelto su competencia (Galaxy S III alguien?) sino por las nuevas tecnologías que pueda incorporar para mantener su puesto privilegiado en el mercado. 

El Mini iPad existe en la mente de los analistas, bloggers y periodistas desde la misma concepción del iPad y gracias al juicio entre Apple y Samsung sabemos que las 7″ causaron “interés” en el equipo de Cupertino, a pesar de los comentarios originales de Steve Jobs. 

Algunas encuestas muestran que el Mini iPad podría sepultar toda competencia de Apple en el segmento de los tablets (en donde tiene 68% de market share) mientras que otras parecen indicar que los usuarios preferirían comprar el nuevo iPhone al Mini iPad. 

No sabemos qué pasará. No sabemos, por ahora, si será un evento en Septiembre, 2 eventos en Septiembre y Octubre o ningún evento. No sabemos si el Mini iPad exista. No sabemos a ciencia cierta si los mockups que hemos visto corresponden al diseño final del nuevo iPhone.

Sólo sabemos que hay rumores de que de pronto exista la posibilidad de que vaya a haber un evento. Pero ni siquiera sabemos de qué será. Y ese es el problema.

Hace unos meses, en la última conferencia de resultados de Apple, los analistas de Wall Street pusieron el grito en el cielo porque Apple “no había cumplido con las expecativas”. Expectativas que Apple nunca puso. Expectativas que los analistas, bloggers y periodistas se inventaron por sí solos. Expectativas que se generaron de rumores de lanzamientos de productos que no llegaron y que el mismo Tim Cook aceptó habían afectado las ventas de algunos equipos durante el trimestre. 

El ejército de seguidores de Apple, sus fanboys, han (hemos) sido durante años la mejor arma para ganar mercado, batir récords de venta y capitalización de mercado. Evangelistas del modo Apple, del legado de Steve Jobs. Es gracias a ellos que Apple es lo que es hoy. Es gracias a los borregos (como los llama Samsung) de Apple que hacen fila 3 días antes para poder comprar un producto de la manzanita, que Apple es hoy por hoy la compañía más valiosa del mundo.

Pero es gracias a ese mismo grupo de fanboys, que se ha multiplicado por miles en los últimos años, que ahora está en peligro. Ya nada de lo que lance la compañía al mercado es sorprendente pues constantemente se filtran fotos de piezas que luego se ensamblan para generar a priori un mockup de cómo debe ser el siguiente iProducto.

Ya ningún resultado financiero es suficiente para satisfacer las expectativas personales de los analistas, bloggers y periodistas que generan ruido alrededor de las ventas de Apple.

Ya X o Y millones de ventas en 1 hora, en un fin de semana, en un trimestre no son suficientes para satisfacer las expectativas de los inversionistas. Porque para todos ellos, Apple es tan magnananimo que podría hacer más. 

Y ese es el problema del fanatismo. Sólo falta esperar a que llegue Septiembre y salgamos del tema del iPhone para poder empezar a especular lo que será el Nuevo Nuevo iPad que deberá llegar al mercado a comienzos del 2013.

Tags