Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Apple: De la era post-pc, a la economía de las API

AWaldraff

La era post-pc fue una manera simple de Steve Jobs para explicar como el centro de nuestra vida tecnológica, se había desplazado desde los computadores personales hacia la nube y los dispositivos móviles. Coincidió además con una profunda crisis en la industria de los PCs, lo que nos convenció a todos de la visión de Steve Jobs y de Apple.

El iPhone siempre fue el centro de ese mundo post-pc para Apple. No habíamos descifrado cómo iba a funcionar esa visión en la práctica. El lunes durante el keynote del WWDC, la compañía nos mostró abiertamente sus cartas. Aunque el anuncio no me pareció sorpresivo, es claramente un momento sísmico para la tecnología. Uno de los pilares de la industria, Apple, finalmente adoptó la economía de las API como su estrategia. Si la implementación es correcta, estarán muchos años por delante de cualquiera de sus competidores.

La economía de las API

El término API significa Application Programming Interface. Dos o mas aplicaciones pueden hablar entre sí, a través de una API. En la economía de las API, cada repositorio de datos puede liberar una API que otras aplicaciones aprovechan para insertar o extraer datos del repositorio. La API impone las condiciones de la comunicación, definiendo con mucha precisión como se comunican entre sensores y aplicaciones y qué se puede cargar o extraer.

Cuando una aplicación extrae datos de su Facebook para llevarlos a otra aplicación, está usando una API de Facebook. A través de una API, su teléfono le podría anunciar con mucha precisión en que momento salir de casa, para tomar el tren op bus que lo lleva al trabajo.

A los conjuntos de APIs se les conoce como kits. Apple anunció tres kits durante su presentación del lunes, Healthkit, Homekit y Cloudkit. Vale la pena decir que ya Apple había liberado otro kit recientemente, Carplay.

En el pasado argumenté que los dispositivos inteligentes son, en esencia, una colección de sensores que capturan e interpretan información. La revolución de los ”vestibles” es en esencia una explosión en el número de sensores disponibles para el consumo. Esa manilla inteligente que captura cuantos pasos dio en un día, es un sensor. El GPS de su celular es otro sensor. Las búsquedas que realiza en Google, son una forma algo manual de capturar información sobre ud., es decir que son otro sensor, aunque no sea automatizado. Vienen en camino una serie de aparatos conectados, el internet de las cosas, una nueva serie de sensores que capturan información sobre nosotros.

La información capturada por los sensores y almacenada en los repositorios es una fuente de conveniencia para los usuarios y por ende de crecimiento económico. Habrá una industria dedicada a ofrecer conveniencia, analizando esta información. Esa es la economía de las APIs. Hablemos de sus implicaciones:

Qué significan las APIs para los usuarios?

Hasta ahora la información capturada por cada sensor se ha quedado atrapada en el repositorio de quien captura la información. Si quiere ver sus datos de salud debe ir a la aplicación de quien construyó su sensor. Para encontrar el valor de la información capturada, el usuario debe buscar las piezas en diferentes repositorios y luego cruzarla manualmente.

Una visión clásica de este problema es nuestra implementación nacional del “gobierno en línea”. Como cada entidad ha implementado sus propios sensores (trámites) en línea, la información queda aislada en el repositorio de cada entidad. Es la razón por la cual ud. debe completar primero los trámites por separado y luego si realizar la transacción con la entidad. Piense en esto: en la teoría ud. no necesita tener un documento físico como licencia de conducción, su cédula podría cumplir con esta labor. Pero como la base de datos de la Registraduría Nacional, que contiene los datos de su cédula, y la del RUNT, que contiene los datos de su licencia, no se hablan entre si, ud. está obligado a cargar un documento adicional en la billetera.

Lo que propone Apple es que sus dispositivos, se hablen directamente con los miles de sensores que lo rodean y con los repositorios de información que los soportan. Con Healthkit, será posible unificar la información capturada por un lector de presión sanguínea, el termómetro, la balanza, entre otros.. Con su autorización, un algoritmo de su proveedor de servicios médicos analizará esa información, la cruzará con patrones similares, y anticipará su visita al médico. No sería extraño entonces que en algunos años lleguen a su puerta unas medicinas enviadas por su médico personal antes de que ud. sepa que está enfermo.

Homekit promete lograr un escenario similar con los dispositivos de su hogar. Craig Federighi hablaba en la presentación de un escenario en el cual ud. le dice a Siri que ya se va a dormir y automáticamente las luces se apagan, las puertas se cierran, la temperatura se configura, etc… No es impensable que cuando entre a la ducha, su café se prepare automáticamente, y 2 minutos antes de salir su carro se encienda y el GPS ya tenga las instrucciones y direcciones a su próxima reunión. La nevera pedirá sus provisiones a la tienda automáticamente y ud. aprobará y pagará la cuenta desde su teléfono mientras está en la oficina a kilómetros de su casa.

Cloudkit es algo mas complicado, pero no por eso menos revolucionario. Para el usuario será transparente el proveedor de servicios en la nube. La integración de Cloudkit en las aplicaciones se encargará de esa complejidad. Su archivo está en Dropbox, en Google Drive o en iCloud? No importa, la aplicación se encarga de dilucidar esa pregunta por usted. Quiere postear en Pindrop o en Facebook, o guardar ese artículo interesante en Evernote? No necesita que haya una integración nativa, Cloudkit la hace posible.

El cambio sísmico en la estrategia de Apple es que finalmente abrió el control de su ecosistema. La explosión en la usabilidad de los dispositivos vendrá de emprendedores y expertos, no de la propia capacidad de programación de la compañía. Pero Apple no perderá el control sobre la seguridad y las condiciones de intercambio de la información. Esta es la causa raíz de lo que ha convertido a Windows y Android en plataformas inseguras. En esas plataformas reina el caos y la anarquía. En el ecosistema Apple las condiciones son claras, y los programadores y emprendedores pueden concentrarse en la experiencia del usuario y no en resolver la conectividad interna.