Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Los sitios de contenidos deberían tener publicidad?

Felipe Lizcano

Contenido gratis X Datos de Contacto = Privacidad X Conveniencia

Tal como lo decía anteriormente Andrés, uno de los detalles de iOS 9 que pasó relativamente desapercibido, fue habilidad para bloquear contenidos y propagandas no deseados por medio de aplicaciones especializadas. Después de su lanzamiento, las aplicaciones para bloquear la publicidad subieron al tope de los rankings del App Store, a nivel mundial, y dieron paso a un gran debate sobre el modelo de financiación de muchos servicios, aplicaciones y, sobre todo, de los sitios de contenido editorial.


El problema se puede ver desde diversas perspectivas:

Lectores:

  • La publicidad suele hacer más lenta la carga de las páginas (ya que suelen tardar hasta 8 segundo más que las que no la tienen),
  • La privacidad es otra de las preocupaciones, ya que al parecer los anuncios dependen del historial de navegación de cada usuario,
  • A otros simplemente les da pura y física pereza ver publicidad, de cualquier tipo, en sitios que tratan de mantener su contenido abierto y gratis.

Negocios que promueven la publicidad: 

  • Para solventar el problema de las velocidades de carga, algunos de los grandes jugadores del mundo de la tecnología han decidido implantar el estándar “AMP”, que limita la cantidad de código HTML, elementos CSS y código Javascript que puede ser cargado en un sitio web,
  • En materia de privacidad muchos afirman que, simplemente, localizan los anuncios pero no acceden a los datos sensibles de la navegación del usuario,
  • En relación a la pereza que pueden generar los anuncios en una página, varos de los grandes como Google, Apple y Facebook no sólo están adoptando el modelo AMP sino que, “al parecer”, están “dispuestos” a hacer una limpieza para mejorar la experiencia de usuario.

Ahora bien, muchos parecen estar muy contentos con el tema de las mejoras que, en materia de velocidad, trae el estándar AMP! Pero la historia es totalmente diferente en relación al tema de la privacidad, donde todavía parece haber “mucha” tela de donde cortar”, ya que los anuncios continúan siguiendo al usuario de un sitio a otro y es indudable que los negocios editoriales, en gran medida, dependen de este modelo para poder monetizar sus contenidos. Así pues, tal como en el caso del “Ying” y el “Yang”, existen dos fuerzas fundamentales opuestas y complementarias, que se encuentran en todas las cosas y el mundo editorial está en continua transformación, debido a la tendencia global en la cual los usuarios quieren disfrutar de todo “gratis”.

Esta aparente gratuidad sigue siendo una “utopia”!

Tal como lo decía Samir anteriormente:

Usted es el producto que Google vende a sus clientes, usted es el producto que Facebook vende a sus anunciantes, usted y yo, todos, somos el producto más importante de la economía digital. Desde la llegada de los cookies, a finales de siglo pasado, el modelo digital ha intentado saber más de los hábitos de los usuarios con el fin de incrementar la efectividad de los anuncios que nos presentan. Es una diferencia sustancial contra los modelos de la radio y la televisión, en los que la segmentación del mercado es más pobre y rudimentaria. 

La idea es sencilla: entre más sepan de usted, más lo pueden perfilar. Y entre mejor sea ese perfilamiento “mejores” anuncios le pueden presentar y por ende mayores serán las posibilidades de que usted siga el link y compre. Y claro, más pueden cobrar por ese anuncio. Es el dilema de Privacidad vs Conveniencia que tanto hemos mencionado. Nada en la vida es gratis. Que usted no pague con plata no quiere decir que no le están cobrando. 

Por lo mismo, pese a que en TECHcetera tenemos anuncios (ya que debemos vivir de algo), no tenemos problema en aconsejarle a los lectores que actúen con cautela al aceptar las políticas de privacidad, al dar “like”, al compartir su información en Internet y, sobre todo, al darle autorización a un sitio, aplicación o similares.