Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

One Comment

Android tiene 2 años de rezago

Samir Estefan

A pesar de las continuas mejoras que vemos en Android y del lanzamiento anual de una nueva versión cargada de nuevas funcionalidades, especificaciones de seguridad mucho más avanzadas y un mejor funcionamiento las propias cifras de Google parecen confirmar que la adopción de Android tiene 2 años de rezago.

La conclusión se desprende del más reciente reporte de  distribución de versiones de Android publicado por Google esta semana y en el cual se puede ver que KitKat sigue dominando – en participación de mercado – las instalaciones de Android alrededor del mundo con un 36.6%. Esto a pesar de que KitKat fue lanzado hace un poco más de 2 años al mercado.

37% de los dispositivos Android aún utilizan KitKat

Son todavía muchos los fabricantes que optan por esta versión de Android para sus dispositivos, especialmente en las gamas media y baja. Para la muestra están 2 dispositivos nuevos que hemos evaluado en los últimos días y que, a pesar de haber sido lanzados al mercado en esta segunda mitad del año, utilizan KitKat como sistema operativo: el Lanix Illium L950 y el Xiaomi Redmi 2.

Así se ve la distribución de versiones de Android en la actualidad: 

Distribucion-Android-Versiones-Dic-2015

La buena noticia es que Lollilop – lanzado hace un poco más de un año – sigue creciendo y que son cada vez más los fabricantes y operadores móviles que hacen rollout de esta versión a los dispositivos de sus usuarios, permitiéndole sobrepasar por primera vez a Jelly Bean (lanzado en el 2012 al mercado) y acercándose a KitKat de manera fugaz. 

A este paso esperamos que Lollipop se convierta en líder del mercado de Android a comienzos del próximo año y que sean muchos más los usuarios que puedan gozar del material design y las mejoras que incorpora esta versión del sistema operativo. 

Android Marshmallow, recientemente lanzado al mercado, no ha logrado sobrepasar aún la barrera del 1% y todo parece indicar que su adopción ha sido incluso más lenta que la del propio Lollipop.