Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top


Android correrá la misma suerte que Windows

Andrés Waldraff
  • El 8 junio, 2015
  • Geek de corazón, pero administrador de profesión, estoy sentado en la confluencia entre los negocios y la tecnología. Soy emprendedor e inversionista. Hoy dedico mi tiempo a mi mayor pasión, impulsar la innovación empresarial a través del emprendimiento. Me puede encontrar en Twitter como @awaldraff

Si me atreví a afirmar hace unos días que Samsung se está convirtiendo en el nuevo Blackberry, es porque creo que Google es Microsoft en esa misma analogía. O mejor, Android es el nuevo Windows.

En TECHcetera hemos gastado muchas páginas explicando el panorama de los sistemas operativos móviles. Apple domina el segmento premium, mas pequeño, pero el único que genera utilidades. Android se quedó con el pedazo mas grande de la torta, los segmentos medios y bajos, pero en ese espacio casi nadie logra ganar dinero.

Basados en los sucesos del pasado, algunos analistas han vaticinado el colapso de Apple desde hace ya varios años. Según ellos, los consumidores irán a ciegas donde estén las aplicaciones y los desarrolladores obviamente siempre van hacia donde estén la mayoría de los consumidores. De esta manera, dicen ellos, es solo cuestión de tiempo para que el modelo de negocio de Apple caiga como un castillo de naipes.

Pero algo raro tiene que estar sucediendo porque los reportes trimestrales de resultados son cada vez mas favorables a Apple. Mientras tanto, Google sigue produciendo utilidades desde su negocio de avisos, no desde el de Android.

En el mercado de los móviles, además de Apple, el único que gana dinero es Google. Incluyo a Samsung en esa lista, tras el evidente deterioro de su posición competitiva. Recordarán algunos, quienes tienen la edad suficiente, que el que más dinero hacia en el mundo de los PCs, era quien desarrollaba el sistema operativo, es decir Microsoft.

La gran mayoría de los fabricantes de smartphones se ven como los fabricantes de PCs. Son empresas que ensamblan el mismo dispositivo, usando los mismos componentes y no encuentran una sola manera alternativa al precio para diferenciarse. Unos pocos puntos porcentuales de participación de mercado terminan costando millones de dólares a estas compañías.

Ante esta perspectiva es solo cuestión de tiempo antes de que los fabricantes abandonen el Android que produce Google y desarrollen su propia versión. Como Apple ha anclado su posición de dominio, regalando el sistema operativo, los demás tendrán que hacer lo mismo, poniendo un riesgo adicional sobre su rentabilidad, mientras logran ganar masa crítica. El secreto del éxito como sucede en tantas industrias, no está en el dispositivo, ni en el sistema operativo, sino en la experiencia que puedan ofrecer a los usuarios. Sabemos que Samsung, por mencionar solo un ejemplo, está desarrollando Tizen con este propósito.

Google, a diferencia de Microsoft, no fundamentó la rentabilidad de su negocio sobre lo que produzca el sistema operativo. Pero las similaridades son evidentes. Google tiene avisos online y Microsoft tiene MS Office. Ambos son negocios que por si mismos pueden sostener una gran empresa de tecnología. En ambos casos, su éxito depende de mantener la omnipresencia de su producto. Lo importante para ambas empresas es que los usuarios vean los avisos, en el caso de Google, o usen las aplicaciones, en el caso de Microsoft.

Para Google el ciclo de su sistema operativo resultó ser mucho mas corto y menos rentable que para Microsoft. Posible consecuencia de un mundo tecnológico mucho mas dinámico. El modelo Apple, dirigido específicamente al consumidor, ha definido una nueva era en la tecnología. Hasta que otro fabricante, nuevo o existente, apele a las necesidades de ua nueva generación.