Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Sufre Usted de “Actualizacionitis”? Darpa le Tiene la Solución!

Samir Estefan

Si usted es usuario de algún sistema operativo medio moderno seguro sufre de “actualizacionitis“, esa condición en la que a diario su dispositivo electrónico le pide actualizar al menos una de sus aplicaciones o componentes. Seguro ha estado ahí: queriendo usar un app pero teniendo que esperar a que esta actualice. O peor, dándose cuenta que la aplicación que más le gustaba (o incluso el hardware que más usaba) ya no funciona con la nueva versión de sistema operativo que acaba de instalar. O incluso peor, dándose cuenta que se le acabó el plan de datos porque se le actualizaron, automáticamente, 15 aplicaciones durante la mañana. 

Y es que el tema ha pasado de castaño de oscuro. Aplicaciones como Facebook son actualizadas casi cada 4 semanas y se han encontrado casos de juegos que reciben actualizaciones incluso semanalmente. A eso ha y sumarle las actualizaciones de estabilidad y seguridad que sacan los grandes fabricantes de plataformas tecnológicas como Apple, Google o Microsoft y la velocidad a la que estamos viendo nuevas versiones de los sistemas operativos. 

El tema ha llegado a tales proporciones que el Departamento de Defensa de los Estados Unidos – a través de su Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada para la Defensa, más conocida como DARPA – ha anunciado una iniciativa llamada BRASS (Building Resource Adaptive Software Systems) que busca generar algoritmos que le permitan a un software adaptarse a los cambios de su ambiente y de la infraestructura sobre la que corre de tal manera que no requiera de una “reprogramación intensiva” y que pueda sobrevivir funcionalmente hasta 100 años.

Y es que una cosa es la aplicación que usted corre en su smartphone, ese que cambia cada 18 o 24 meses, y otra las aplicaciones que se utilizan en ambientes corporativos o militares de misión crítica cuya vida útil sobrepasa los 50 años y cuya actualización es un proceso complejo y costoso. Piense en las aplicaciones que hacen funcionar las plantas nucleares, los satélites e incluso los aviones (sólo hace falta ver una cabina de un avión que no haya sido comprado en los últimos 5 años para darse cuenta que corre sobre sistemas que parecen de 1970).  

Si el proyecto de DARPA es exitoso – algo que de seguro no sabremos antes de 5 años y cuya aplicabilidad real veremos a nivel del consumidor final no antes de 10 años – el software que utilizaremos será capaz de “evolucionar” de manera nativa y autónoma acoplándose y adaptándose a los cambios que haya en la infraestructura sobre la cual corre. 

Y aunque suena interesante, me genera una extraña preocupación en lo que la mezcla de este tipo de soluciones + robots autónomos + la inteligencia artificial puede deparar para nuestro futuro (será porque me vi el nuevo trailer de Terminator: Genesys?). No lo sé.

Si lee este artículo antes del 12:30 (EST) lo invito a que sintonice CST en NTN24 pues estaré hablando acerca de este tema.