Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Revisitando el iPod Touch

Samir Estefan

Wow!
  • La pantalla retina
  • El peso
  • Apps, Apps, Apps
  • La nueva correa
  • Colores por todos lados!
  • El nuevo puerto de conexión
  • La rapidez de cargue de la pila
Mmm…
  • La falta de conectividad celular (3G o LTE)
  • Los controles parentales 
  • El nuevo puerto de conexión

Hace un par de años que no le había puesto atención al iPod Touch. Posiblemente porque todo lo que hace lo hace mi iPhone y porque el iPod de mi hija, un iPod Touch de 4ta generación, funciona a la perfección, suple sus necesidades y cuando se lo cambie lo haré por un iPhone. Sin embargo, en las últimas semanas he estado jugando con uno de los nuevos iPod Touch de 5ta generación, los de colores con la pantalla larga como el iPhone 5 y debo decir que me ha puesto pensar mucho en su potencial y en los diferentes usos que tiene.

Claro, yo sé, el iPod es el único producto de Apple en el que las ventas caen trimestre a trimestre pero también sé que eso ocurre por la canibalización del iPhone hacia el iPod Touch y no porque esté perdiendo market share. Es más, el iPod Touch tiene cerca del 80% de Market Share entre sus competidores, entre los que se destacan Sony y Samsung, quienes han hecho lanzamientos de dispositivos en el último año. 

Para muchos el iPod Touch es el equipo perfecto para un hijo/a: un iPhone sin celular, un iPhone barato. Y eso es correcto (hasta cierto punto). Pero el iPod Touch es mucho más que un equipo para un niño y en estos días lo he re-descubierto de tal manera que creo que ya no podré vivir sin él (a pesar de tener mi iPhone).

Voy a arrancar con lo que más me gusta del iPod Touch: No tengo que comprárselo a ningún operador celular! Es mío, en el color que quiero, en el tamaño que quiero, sin planes, sin cargos fijos, sin contratos, sin mentiras, sin excusas. Mío! “Ese iPod es Mío” (sería un gran remake de la canción de Paulina Rubio, no?) 
 
Me encanta la opción de comprar el iPod de diferentes colores y según suena en la blogosfera, el modelo ha sido tan exitoso que el próximo iPhone vendrá también en colores. Otra cosa que me ha llamado mucho la atención es la velocidad de carga de la pila. Es MUCHO más rápido que el iPod Touch anterior e incluso veo superioridad con respecto a mi iPhone 4S. Es claro que la implementación del nuevo puerto Lightning es parte del secreto y que su introducción no fue sólo un tema de estética. Lo único difícil es la falta de compatibilidad de dicho puerto con los 12 conectores de 30 pines que tenemos en la casa, pero creo que después de casi 10 años el cambio se justifica. 
 
Fantástico? Fantástico el peso del iPod Touch! Con tan sólo 88 gramos es ilógico lo que siente cuando uno lo carga. Es como una pluma. 

El iPod Touch es el perfecto Hub Musical
Yo escucho música de 3 fuentes: mi música de iTunes, Pandora y La X Más Música. Punto. El resto no existe. En mi iPhone tengo algunas canciones pero no todas las que quisiera pues no me interesa llenarlo. Con el iPod Touch, el tema es diferente.
 
 
Al no ser mi dispositivo principal, no tengo problema en llenarlo con música y aplicaciones como Pandora y TuneIn. Toda la música que necesito en un sólo lugar. Para la casa, la oficina, para el carro y hasta para salir a trotar!
 
Hablando de trotar, me encantó la nueva correa que trae el iPod Touch. En al menos una ocasión se me soltó de la mano y gracias a la correa no se cayó al suelo. Al principio pensé que no iba a durar, principalmente por el material, pero la verdad es que ha resultado muy duradera y práctica.
 
Vía Bluetooth puedo oír mi música en el carro o en mi fantástico iShower y vía Airplay se puede compartir esa música, de forma inalámbrica, hacia el equipo de sonido o el TV. Sin necesidad de cables, sin tener que estar quieto dentro del apartamento o la oficina. Movilidad y libertad para la música. 
 
 
El iPod como Consola de Juegos
Creo que de esto habíamos escrito con mi hijo Nabih en algún momento. Hace un par de años él se había antojado de una Nintendo 3DS y tuvimos la discusión de los pros y contras de dicha consola vs un iPod Touch. La conclusión a la que llegamos incluye 4 aspectos básicos:
 
* El precio de ambas “consolas” es comparable y aunque el iPod es más caro, también hace mucho más.
 
* La calidad de las gráficas es similar y con el lanzamiento cada año de nuevos iPods (vs cada 3 o 4 años entre versiones del 3DS ) en nada serán idénticas no sólo a las de esta consola sino a las del resto de consolas móviles que hay en el mercado. Es más, las de hoy son fantásticas. Para la muestra un botón, o mejor, una imagen del nuevo Real Racing 3:
 
La gran diferencia está en los juegos. Con el precio de un juego para 3DS (generalmente US$ 39.99) se puede uno comprar entre 7 y 40 juegos de iOS. Si, CUARENTA juegos. O 7 de los caros, caros. Pero la diferencia no sólo está en el precio. 
 
En la hyper-ultra-gran mayoría de los casos el juego de Nintendo debe comprarse en la tienda así que toca pedirlo por Amazon, y se demorará 10 días en llegar a nuestra casa, o tocará comprarla en una tienda en Colombia en donde ya no valdrá 40 dólares sino 80. O sea que uno se puede comprar OCHENTA juegos de iOS por el precio de uno de 3DS en Colombia.  No brainer.
 
Es más, mientras el juego del 3DS se puede jugar sólo en ese dispositivo, el juego de iOS lo podemos descargar y jugar en todos los dispositivos iOS asociados a nuestra cuenta (el tope impuesto por Apple es de 10 dispositivos), con lo cual los US$ 0.99 nos da derecho a usar la aplicación a todos en la familia, e incluso jugar el uno contra el otro, si es que el juego lo permite.

Por último – por lo menos en cuanto juegos – está la funcionalidad de Airplay que ofrece el iPod Touch. Mientras que el mensaje de todos los fabricantes de consolas es el de la transversalidad y la posibilidad de compartir contenido entre el TV y el Dispositivo Móvil, Apple lo tiene desde hace un par de años con la unión entre el iPod Touch (o cualquier otro dispositivo iOS e incluso los Macs de hace un año para acá) y el AppleTV. Así se ve, y así se siente:
 

Los rumores apuntan a que veremos en la próxima actualización del AppleTV la apertura de la plataforma a juegos, controlables desde dispositivos iOS como vimos en el video. Cuando esto llegue a pasar posiblemente estaremos mirando una nueva batalla, esta vez entre Microsoft, Sony, Nintendo y Apple por el mercado de las consolas de entretenimiento.
 
El iPod como Centro de Comunicaciones
Las nuevas generaciones no hablan por teléfono. Lo dicen los estudios y lo decimos lo padres. Los niños y adolescentes usan SMS, MMS, WhatsApp, iMessage, Twitter y Facebook Chat para comunicarse. Si necesitan voz se puede usar Viber o Skype y si quieren video está Facetime, Skype o Google Hangout. Los niños y adolescentes necesitan sólo conectividad de datos. Y en el caso del iPod Touch esa conectividad se logra por vía del Wifi, el cual funciona muy bien. 
 
Para mí, la gran falla del iPod es que no tenga conectividad 3G o LTE al estilo del iPad y del iPad Mini. Si la tuviera sería el dispositivo perfecto. Mientras pasa, le toca a uno conformarse con compartirle la señal desde el teléfono o de un dispositivo como el Router Portátil 4G de Huawei y UNE que Felipe está probando.

Apps, Apps, Apps
El iPod Touch tiene la ventaja de tener acceso al AppStore, la tienda de aplicaciones más grande del mundo. Sigue siendo uno de los grandes diferenciales de los equipos con iOS pues además de la cantidad de aplicaciones el ecosistema sigue siendo tan robusto que las aplicaciones son de una excelente calidad y ofrecen seguridad. 

Gracias a las aplicaciones el iPod Touch puede ser lo que quiera: un diario (como en el caso de mi hija), un radio, una estación de TV, un control remoto, un hub para Social Media, un GPS (gracias Google Maps!), un antídoto contra el tráfico (Waze) un periódico del Siglo XXI, un Arcade de juegos y hasta un localizador de amigos. 
 
Controles Parentales
Me encanta la simplicidad de las opciones que trae el sistema: en la aplicación de Ajustes basta con ir a General > Restricciones, escoger una clave (diferente al del dispositivo) y seleccionar las opciones que queremos.
 
 
Sin embargo sigo sin entender cómo una compañía tan quisquillosa como Apple en el tema de contenido (han visto por ejemplo lo que le toca hacer a la gente de Soho – para quienes escribo regularmente – para la versión de iPad de la revista?) tiene una implementación tan precaria de Controles Parentales para el tema de navegación web. La única opción ofrecida es la permitir o no el uso de Safari. Punto. Y ahí comienza uno como padre (o profesor) a sufrir con iOS.
 
Qué soluciones he encontrado? Básicamente usar otros navegadores creados específicamente para controlar los accesos a páginas web con base en el contenido de las mismas. Mi recomendación, si usted está buscando como controlar la navegación desde cualquier dispositivo iOS será usar una de estas dos opciones: Mobicip o McGruff SafeGuard Browser
 
Ambas aplicaciones son gratuitas para uso básico y ofrecen servicios avanzados por medio de una suscripción que puede adquirirse en línea. Ambas aplicaciones bloquean el contenido de páginas web con base en los ajustes asociados a la cuenta del usuario y en el caso del App de McGruff, se pueden obtener reportes diarios o semanales de la cantidad de sitios visitados y bloqueados desde la aplicación. Esta última aplicación me parece más poderosa, sencillamente por la granularidad que ofrece al momento de crear los ajustes y por la opción de configurar la aplicación directamente desde el dispositivo, incluso con una opción de “Learn Mode” por medio del cual se pueden permitir ciertos sitios con tan sólo navegar a ellos una vez se ha logueado el padre de familia con su clave de adminsitrador del App. 
 
Conclusiones
El iPod Touch es un dispositivo fantástico, versátil y útil. Los pocos “Peros” que le hemos encontrado afectan poco su calificación y no cambiaría la decisión de compra del mismo. El diseño y su integración con el sistema operativo y las cientos de miles de aplicaciones disponibles lo hacen tan versátil como la imaginación de su usuario. 
 
Es el dispositivo perfecto para un niño/a que esté entrando al mundo digital e incluso puede ser el acompañamiento perfecto para cualquiera que quiera gozar de los beneficios del ecosistema Apple pero que no quiera comprar un iPhone. Incluso, para aquellos que tiene un iPhone, hemos encontrado casos de uso que validan su coexistencia. 
 
Galería Fotográfica