Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Diga Sennheiser! Cómo le sonó?

Felipe Lizcano

Recientemente estuve hablando con un fabricante de productos de audio, cuya marca casi no logro pronunciar dado el nivel de mi alemán (que es casi nulo). Después de intentarlo varias veces  todavía me suena extraño el nombre de la marca, que es: “Sennheiser” y yo lo pronuncio “Sen-jai-ser” (espero que los lectores con amplios conocimientos del lenguaje germánico perdonen mi deficiencia en la fonética sajona ). Lo positivo es que, al parecer, se entiende a que hago referencia, toda vez que el funcionario de dicha compañía no estuvo presto a corregirme.

En dicha charla con el representante de Sennheiser, él me mostró los audífonos Momentum On-Ear Ivory, que, por su apariencia, indudablemente se notaba que estaban dirigidos a un mercado con un poder adquisitivo más arriba del promedio. En general, los terminados de los Momentum On-Ear Ivory son impecables; se nota que el fabricante no escatimó en costos de diseño y materiales. No está demás anotar que no soy un experto en audífonos ni nada por el estilo, pero siempre me había preguntado la razón por la cual, en los últimos años,  la gente tiene la tendencia a poseer más de una unidad de este tipo de artículos.

Ese día después de la entrevista con el experto, la cual comparto al final de este mismo artículo, me di cuenta que, en mi caso, existen varias razones por la cuales yo mismo terminé disponiendo de varios de estos dispositivos. La lista así a vuelo de pájaro, es la siguiente:

  • Cada vez que compro un, SmartPhone de gama alta, suelo encontrar en la caja unos audífonos que funcionan relativamente bien para hablar por teléfono, oír algo de música en mi casa o jugar con algún app sin perturbar a los que me rodean,
  • Las últimas veces que viajé con los audífonos de mi SmartPhone, noté lo incomodo que era intentar ver películas cuando el motor del avión me obliga a subir el volumen del dispositivo al máximo. Por lo mismo, tuve que conseguir unos nuevos con la función de cancelar el ruido externo y así poder escuchar la película a un volumen moderado.
  • Cuando voy a trotar o hacer ejercicio, suelo querer acompañar dicha rutina con buena música pero, lastimosamente,  los audífonos del SmartPhone no aguantan la vibración y siempre terminan saliéndose, forzándome a ajustarlos prácticamente cada 5 minutos. Por lo mismo, tuve que conseguir unos con un mejor soporte y con una cubierta impermeable para que no se vieran afectados por el sudor.

Al final de la entrevista, después de hablar con el experto en el producto, me di cuenta que existe, además, una tendencia de  “los melómanos” a comprar audífonos como los Sennheiser Momentum On-Ear Ivory, no sólo por sus prestaciones como la pureza del audio que reproducen y la comodidad brindada por los materiales y su diseño ergonómico, sino también por lo que representan en términos de “estatus”. Para mi, eso del “estatus” por los audífonos fue toda una novedad, dado que me interesa más estar pendiente de la función; pero es claro que en  muchas marcas se ha notado dicha tendencia y, por lo mismo, están enfocando sus esfuerzo en atacar este nicho de personas a las cuales no les importa el costo sino el diseño y lo que representan.

Así, pues, los Momentum On-Ear Ivory son unos audífonos aspiracionales con los cuales uno se puede llegar a encariñar ya que, para ser mi primer contacto con Sennheiser, me sonó muy bien (la calidad de audio de estos audífonos me asombró)! No obstante, en unos días estaré publicando la tradicional reseña que muestra las ventajas y desventajas de los mismos. Para terminar los dejo con el video sobre la primera vista a los  Sennheiser Momentum On-Ear Ivory  

[embedvideo id=”XslfFrXLWIY” website=”youtube”]
Especificaciones Técnicas:

  • Tipo: audífonos de diadema abierta,
  • Peso: 159 gramos,
  • Interfaz: alámbrica, 
  • Tipo de salida ese audio: 3.5 mm,
  • Alimentación: cápsulas de 18Ω,
  • Materiales de fabricación: acero inoxidable y cuero Alcántara.