fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

3 Comments

A partir de ahora, para pedir taxi o reservar tiquetes de avión, habrá que llamar al mintransporte

AWaldraff

Este fin de semana nos enteramos en Colombia que el Ministerio de Transporte decidió declarar ilegales a los sistemas de booking de servicios de transporte. No es un problema endémico de Colombia. En varios países y ciudades del mundo ha sucedido algo similar. La buena noticia para los usuarios es que en todos los casos, al final terminan echando atrás la legislación.

En su comunicación, el Ministerio de Transporte interpreta que para operar una plataforma tecnológica de consecución y reserva de servicios de transporte, esta debe ser propia. Según el Ministerio, dicha responsabilidad no puede ser cedida a un tercero, puesto que es una responsabilidad directa de la empresa de transporte. Lo que me llama la atención es que con esta comunicación, el Ministerio de Transporte acabó de tajo también con la industria de las agencias de viajes, y el Radio Taxi, quienes justamente llevan décadas reservando pasajes para las aerolíneas y taxistas, respectivamente, las cuales no debemos olvidar que también son empresas de transporte en el sentido estricto de la palabra.

Pero seamos sinceros. Este comunicado es claramente una leguleyada que puede ser interpretada bajo 2 matices diferentes. O es demasiado evidente que el Ministerio fue presionado por el mayor operador de taxis del país, que coloquialmente todo el país llama la “mafia de los taxistas”, o el ministro, sus asesores y funcionarios tienen graves problemas de comprensión. Si se trata de la primera hipótesis, deberíamos cuestionar la ética y honestidad de quienes avalaron la publicación del comunicado. No tienen ningún sentido que se apruebe el sistema para unos si, y para otros no, en un esquema que únicamente favorece a los operadores actuales, que están, en un porcentaje muy alto, controlados por la misma persona, que tiene nombre propio y según los medios se llama “Don Uldarico”.

Si se trata de la segunda, es hora de preguntarnos si queremos tener unos gobernantes que no entienden que ya estamos en el siglo 21, y que pasamos del tranvía halado por mulas a viajar en jet (o mejor aún n taxi privado). Los servicios de reserva, sean de taxi, avión, barco o tren tienen un propósito muy claro; cerrar la brecha de información entre el usuario y los prestadores del servicio. Los usuarios no tenemos los medios para poder conocer la oferta, por separado, de cada operador del servicio. Para resolver esa complejidad están los servicios de booking, como lo son las agencias de viajes o el mismo servicio de Radio Taxi de don Uldarico, que curiosamente no ha sido declarado ilegal, a pesar de proveer el mismo servicio que Uber, pero por teléfono.

Si cada operador tuviera que tener una plataforma propia, llevando el argumento al extremo, querría decir que cada taxista , que es el dueño de su propio taxi, tendría que tener su aplicación propia. Don Uldarico ha declarado en numerosas ocasiones que el no es el dueño de los taxis, sino un servicio de afiliación, tal y como lo es Tappsi o Uber. ¿Y entonces cómo hacemos los usuarios para encontrar un taxi que esté cerca? Obviamente esta sería una tarea de extrema complejidad, que claro, ya esta resuelta a los ojos de todos excepto de los abogados y asesores del Ministerio de Transporte. Yo invito que en entretanto, llamemos al conmutador del Ministerio para que allá nos resuelvan el problema. Estoy seguro que los mismos expertos que declararon ilegales a todos los intermediarios de la industria, ya tienen claro como se soluciona el asunto.

Desde el punto de vista de un ciudadano común y corriente como los soy yo, lo que uno se pregunta es porque en ese Ministerio son tan diligentes para resolver estos asuntos y no son capaces de tapar un hueco, de terminar un túnel o puente, o de legislar sobre unas pautas mínimas de servicio que deben cumplir los taxistas! El problema, al final es que tenemos políticos corruptos o ignorantes, que para lucirse o cobrar el serrucho, salen a legislar asuntos que no entienden.