Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Para regular hay que entender (los retos del Analfabetismo Digital)

Para regular hay que entender (los retos del Analfabetismo Digital)
Samir Estefan

Si hay una conclusión clara de la audiencia de Mark Zuckerberg ante el Congreso de los Estados Unidos es que que son pocos los legisladores norteamericanos que entienden como funcionan las redes sociales e, incluso, el mismo internet. 

Con preguntas tan básicas como “¿cómo mantiene usted un modelo de negocio en el que los usuarios no pagan?” y frases tan ilógicas como “si mando un email por WhatsApp...” Zuckerberg dedicó gran parte de sus dos días enseñándole a un grupo de personajes que de milagro tienen password en sus celulares los pormenores de como funciona el internet, de qué vende y cómo funciona Facebook (y la mayoría de las redes sociales) y de qué fue lo que realmente ocurrió. 

Y así se demostró, una vez más, que quienes están en la posición de regular ciertas industrias, negocios y comportamientos no entiende el mundo en el que viven y, al igual que Neo en The Matrix, parecen estar atrapados en el final del Siglo XX. 

Y ese, creo, es un de los grandes problemas que tenemos hoy de cara a lo que nos depara el futuro. Nuestros “líderes”, nuestros presidentes, congresistas, parlamentarios, senadores, alcaldes, concejales, ministros, sercretarios y demás son personas para quienes la tecnologia es algo ajeno, no natural. Son Analfabetas Digitales.

Son gente que no entienden el impacto que ha tenido, está teniendo y va a tener la tecnología en todos los aspectos de nuestra vida, de nuestra sociedad y de nuestra economía. Son gente que no sabe qué es la 4ta Revolución Industrial y que no se ha dado que la tecnología está en todo.   

Y sin embargo, son estas las personas que terminarán creando y votando sobre regulaciones – casi de seguro basadas en premisas socio-economicas desactualizadas y arcaicas – asociadas con temas tan diversos como la economía colaborativa, la neutralidad de red, la privacidad en internet, un modelo de sustentación económica que enfrente los retos de la automatización y hasta la mejor manera de asegurar que la inteligencia artificial no termina acabando con nosotros. 

Y si “por allá llueve, acá no escampa”. Sólo hay que mirar las “soluciones” (que vergüenza usar esa palabra) que han propuesto al tema de las aplicaciones de transporte. Sólo hay que ver lo ilógico que resulta ponerle impuestos adicionales a los planes de conectividad móvil. Sólo hay recordar frases como “no voy a patronicarle los jugueticos a los ricos” cuando se hablaba de la importancia de eliminar el IVA a los smartphones (porque el smartphone es el principal medio de conectividad de la población de estratos más bajos al internet en todas partes del mundo).

El Analfabetismo Digital es una amenaza para todos. Porque la discusión ya no es sólo si ponerle o no IVA a Netflix “para proteger la industria nacional” sino el impacto de los carros autónomos en el modelo de ciudad y en la seguridad de las personas, el fomento de los vehículos eléctricos (por su impacto en la contaminación), la conveniencia de un implementar un modelo de Ingreso Básico Universal (si le interesa el tema óigase este episodio de DG/Tal) para contrarrestar la inevitable automatización, los límites del desarrollo de armas autónomas, el inevitable progreso exponencial de la Inteligencia Artificial, la moralidad de permitir la alteración genética, etc., etc.

Para regular hay que entender. Y lamentablemente quienes hoy regulan y quieren/pueden regular no están preparados para hacerlo.