Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

One Comment

Microsoft Surface no pegó: ¿Por qué?

AWaldraff

techcetera - posts - imagenes - surface

La semana pasada Microsoft anunció que tomaría un cargo de 900 millones de dólares para descargar de su hoja de balance el inventario no vendido de su producto Surface RT. Los analistas de Wall Street estiman que este cargo significa una baja de 7 centavos sobre las utilidades asignadas a cada acción, que de por si eran bajas contra las expectativas de los mismos analistas en un nivel alrededor de 70 centavos por acción.  La acción de Microsoft por lo tanto ha caído mas de 4% en los últimos dos días, como reacción ante un pronóstico por demás sombrío para el gigante de Redmond.

Pero, ¿por qué no logra tomar tracción el Surface, en el mismo mercado en donde el iPad sigue creciendo a niveles insospechados? Microsoft ha puesto a su máquina de mercadeo a trabajar para posicionar al Surface como un mucho mejor tablet que el iPad, aún así el Surface no logra despejar. Nick Bilton, periodista del NY Times, escribe en su blog una perspectiva muy interesante (que traducimos al español por motivos de nuestra audiencia).

“Los consumidores de hoy no buscan opciones. Son impacientes. Quieren desempacar su nuevo dispositivo de la caja y empezar a usarlo de inmediato. No tienen tiempo para pensar en tarjetas SD o en puertos USB, o stylus o stands.

El Microsoft Surface RT no permite eso. Los clientes tienen que pensar, antes de usar”

Yo creo que Nick Bilton refleja exactamente lo que está sucediendo con Microsoft, no solo a nivel del Surface sino a nivel de sus otros productos como Windows 8. Para el consumidor comprar un Surface es un proceso complicado. Primero que todo, tiene que decidir si quiere comprar un Surface RT o un Surface Pro, y Microsoft no ha hecho nada fácil esa decisión. Desde luego se trata de dispositivos abismalmente diferentes. El solo hecho de que sea necesario explicar la diferencia, pone a Microsoft en desventaja.

Contraste esta situación con la del iPad, que también tiene dos versiones, pero cuya diferencia no es necesario explicar, hay un iPad y un iPad mini, que corren las mismas aplicaciones y funcionan de la misma manera, con el mismo software. ¿Es necesario explicarle cual es la diferencia entre uno y otro? Las especificaciones técnicas son un problema del ayer. Por lo pronto al consumidor solo le interesa la duración de la batería, y la capacidad de almacenamiento (y esto tambien va camino a desaparecer).

La experiencia de usuario también es problemática para el (in)feliz usuario de un Surface. El comprador promedio de uno de estos dispositivos no entiende porqué no puede instalar ciertos programas en su dispositivo. Los sistemas operativos a pesar de ser diferentes, se ven exactamente iguales, causando aún mayor confusión para el usuario. La curva de aprendizaje de Windows 8 es demasiado empinada. Las personas funcionan en “automático” con Windows, saben exactamente donde encontrar los comandos, programas y archivos en su dispositivo. esto no sucede en Windows 8.  Seguramente lograran acostumbrarse después de un tiempo a la nueva interface de Windows 8, pero creo que están abandonando el uso del dispositivo antes de llegar a ese punto.

¿Está de acuerdo conmigo? ¿Tiene algo que decir al respecto? ¡Déjeme un comentario!