Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top


Los Grandes Perdedores del 2014

Samir Estefan
  • El 22 diciembre, 2014
  • Evangelista Tecnológico / Consultor Empresarial en temas de Transformación Digital y Software Asset Management / Conferencista Internacional / Blogger

El 2014 fue año movidísimo en materia de Tecnología. Mañana hablaré de los que considero son los ganadores del año pero hoy me voy a enfocar en los perdedores. Y lo voy a hacer, porque usted y yo amigo lector somos los grandes perdedores del 2014. 

Usted y Yo, Nosotros, los consumidores somos los grandes perdedores del 2014

Por qué? Porque fue este año en el que terminamos en el peor de los mundos. He aquí varias razones:

Somos perdedores porque los cyber-delincuentes hicieron lo que quisieron con nosotros en estos 12 meses. Robos de identidad, ataques informáticos, malware y fallas de día cero fueron noticias durante el año por la cantidad de ataques que se dieron. Estudios recientes muestran que cerca del 20% de lo que produce la economía digital es sustraída de la ecuación por los robos electrónicos, la suplantación de identidad, los ataques informáticos y demás modalidades de cybercrimen. Cerca del 52% de los cybernautas hemos sido víctimas de algún tipo de ataque en los últimos 12 meses.

Somos perdedores porque este fue el primer año en el que los hackers decidieron qué películas podemos ver. El reciente ataque a Sony terminó con la cancelación del lanzamiento de The Interview por temores a los ataques prometidos por quienes han demostrado poder penetrar los sistemas del gigantes japonés y robar miles de millones de datos y documentos. 

Somos perdedores porque en las manos de un analfabeta digital, las autoridades locales de varias ciudades han declarado ilegal el servicio de Uber y de aplicaciones de transporte masivo similares, dejándonos a merced de las mafias de taxistas tradicionales que prestan un servicios malo, caro y sin ningún tipo de valor para el usuario.

Somos perdedores porque ni Samsung produjo masivamente el Galaxy Note Edge – el mejor de los equipos que presentó en las ferias tecnológicas del mundo – ni Apple nos trajo el tan anhelado Apple Watch, haciéndonos esperar hasta el 2015 para poder tener los dispositivos en las manos. 

Somos perdedores porque seguimos dándonos cuenta que los gobiernos de diversos países – no sólo el de Estados Unidos – nos espía constantemente y recogen cuanto bit puedan de nuestras actividades en línea.

Somos perdedores porque las instituciones gubernamentales y de regulación norteamericana quiere defender a los operadores de televisión por suscripción y su modelo de mediados de los 70 y han declarado que iniciativas como Aereo son ilegales. 

Somos perdedores porque esas mismas instituciones quieren acabar con la neutralidad de red e imponer un modelo en el cual los operadores de internet – fijo y móviles – podrán darle prelación a cierto contenido, podrán bloquear otro y podrán cobrarnos por tener acceso a cierto contenido que hasta ahora ha estado disponible para todos. 

Somos perdedores porque gracias a los inventos de entidades como la Comisión de Regulación de Comunicaciones hoy los colombianos seguimos pagando los mismos planes por nuestro servicio de voz y datos celular pero ahora necesitamos de 10 y 20 veces el dinero que necesitábamos hace 7 meses para comprar un celular y ahora nos toca comprar equipos de baja gama traídos de la China profunda porque es para lo único que nos alcanza. 

El 2014 tuvo mucho Bling! pero poco de profundidad. Las promesas de mejoramiento, de productividad, de salud, de automatización, los efectos del sharing economy, de la impresión en 3D, de la conectividad no se han visto como se esperaba. Esperemos que el 2015 sirva para materializar varias de las promesas de los fabricantes, para que los reguladores salgan del medioevo y entiendan el impacto de las nuevas tecnologías y los usuarios podamos de verdad ganar en el 2015.