Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top


@LasDigitales: Apropiación de la tecnología desde lo público

Catalina Valenzuela
  • El 4 junio, 2015
  • Maestra y estudiante perpetua. Intrigada por la interacción entre la tecnología y la educación. Cree que todos y todas se merecen una educación de calidad. Edupreneur. Lectora voraz. Exploradora de comida interesante con sabor a casa y a mundo. Mamá y esposa.

@LasDigitales es el “handle” de Twitter de Mujeres Digitales, una iniciativa de apropiación de herramientas digitales para mujeres liderada por la Secretaría de Equidad de Género de la gobernación de Antioquia.  

Mujeres Digitales es un proyecto político de empoderamiento de las mujeres antioqueñas que utiliza una plataforma digital propia para promover “conversaciones” alrededor de los temas de género. Este proyecto quiere ser la respuesta regional a los objetivos del milenio relacionados con lo femenino. Como bien lo dicen en su página web: “En el portal, en nuestras redes y con las mentoras, se desenvuelve esa intersección maravillosa entre lo periodístico, lo pedagógico, lo tecnológico y lo político: la educación para empoderarnos”.

La escogencia de una plataforma digital es la repuesta directa a lo que Natalia Zapata, la directora de Contenido llama: : “la segunda casa” refiriéndose al tiempo que pasamos inmersos en la web. Pero además, intencionalmente, en esta plataforma, las usuarias (y los usuarios) registrados también pueden crear su “propia habitación” , en una clara alusión al clásico feminista de Virginia Wolff  Una Habitación Propia. En esta habitación se pueden publicar contenidos, se pueden guardar contenidos de interés. Por supuesto que la plataforma promueve el diálogo a través de distintas herramientas con opciones de compartir contenidos y con discusiones en línea.  

En esta plataforma el contenido es definitivamente el rey, como dicen los estrategas de mercadeo digital. Es un contenido creado por Zapata y su equipo. Y es un contenido creado por las usuarias de la plataforma.  Es un contenido que responde a las necesidades de la audiencia de tener una voz y de contar con un espacio propio. A la fecha la plataforma cuenta con 2,600 usuarios.

Y ahi la plataforma también tiene una ventaja, su audiencia está claramente segmentada en tres grupos: las maestras que representan alrededor del 73% de toda la planta docente del departamento, las jóvenes talento que son aquellas jóvenes que se destacan por su liderazgo social, por sus habilidades artísticas, su excelencia académica o en los deportes,  y las “mujeres públicas” que son aquellas mujeres que ocupan cargos públicos a nivel municipal y departamental. Son en total alrededor de 16,000 mujeres a las que la plataforma busca llegar. 

La plataforma no es para hacer apropiación digital. Parte de la premisa que las usuarias saben utilizar herramientas digitales como blogs y redes sociales. Sin embargo, el programa también cuenta con un grupo de mentoras que llega a esa audiencia a través de sesiones presenciales en 45 municipios del departamento y le ayuda a mejorar su conocimiento digital. 

Hasta ahi, el proyecto parece ir viento en popa. Ganando seguidores día a día y poniendo el dedo en la llaga con sus campañas que buscan empoderar mujeres y desvirtuar los mitos alrededor de lo femenino.

Pero, al ser un proyecto ligado al gobierno del departamento se puede perder o cambiar de rumbo cuando se lleven a cabo nuevas elecciones. Zapata nos contó que en este momento están tramitando una ordenanza en la Asamblea Departamental para convertir Mujeres Digitales en una política pública y de esta forma asegurarle su continuidad.

Este proyecto, es para mi una de las grandes apuestas del sector público para discutir y resolver problemas que afectan a un grupo poblacional particular. Son iniciativas como esta que utiliza lo digital, la tecnología para promover una sociedad más justa, deberían repetirse en otros departamentos y ciudades de Colombia. Deberíamos utilizar MAS lo digital para reducir brechas de conocimiento, mejorar la calidad de vida y por supuesto para incrementar el bienestar económico de todos.