fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

La Nube, ¿Llueve en Internet?

AWaldraff

Todos hablan de “la nube”, pero pocos entienden de que se trata esta última tendencia informática. En este artículo intentaré simplificar el concepto, argumentar cómo nos beneficia hoy a los usuarios comunes y corrientes y vaticinar que podemos esperar de “la nube” en un futuro no muy lejano.

La nube es una nueva aproximación a la manera como usamos y aprovechamos la tecnología. De manera práctica consiste en poner la información en uno o varios supercomputadores localizados en data centers que dificilmente sabremos donde se encuentran ubicados físicamente, a los que se puede acceder a cualquier hora, desde cualquier lugar y desde cualquier dispositivo. El software, que antes estaba instalado en su computador, se accesa de forma remota a través de internet. No hay necesidad de instalar programas en su computador. Se simplifica la interacción desde el lado del usuario, de manera tal que se pueda aprovechar el máximo el potencial de la tecnología. Es la diferencia, para usar un ejemplo, entre instalar Outlook en su computador, lidiar con sus problemas técnicos y de compatibilidad o usar gMail, que funciona a través de un navegador moderno y no exige mayor conocimiento técnico de sus usuarios

La aproximación anterior, la del PC como centro de nuestra productividad informática esta siendo reemplazada. Antes comprábamos un computador, ojalá con capacidad suficiente para que el software que necesitábamos correr funcionara adecuadamente. Comprábamos el servicio de conexión a Internet y accedíamos a la información que otros habían puesto allí. Es decir, producíamos contenidos o disfrutábamos de entretenimiento, desde nuestro computador como centro neurálgico del contenido.

Esta aproximación tiene dos debilidades principales. Por un lado, como el software y la información que manejamos es cada vez mas compleja necesitamos de computadores con mayor capacidad. Por el otro lado, no queremos estar atados a nuestro escritorio para acceder a la información. Queremos accederla en donde nos encontremos, cuando la necesitamos, desde el dispositivo que tenemos a la mano. La nube ataca de frente estos dos problemas y los resuelve.

En principio y de manera teórica, cualquier software se podría mover y operar desde la nube. Los expertos han ido un poco mas allá y también han movido el hardware a la nube. Discos duros, procesadores e impresoras por nombrar algunos se encuentran hoy en la nube y pueden ser utilizados desde cualquier dispositivo que este conectado a la red. Al punto que algunas empresas trabajan hoy sobre un modelo sin servidores, es decir que todos sus sistemas están en la nube y son usados, y pagados, como un servicio.

La gran ventaja de la nube es su conveniencia, Mientras haya conectividad a Internet disponible, tenemos acceso a nuestra información. Podemos hacerlo además de manera similar desde un telefono, una tableta, o el mas poderoso de los PCs disponible en el mercado. Podemos hacerlo pagando únicamente por los servicios que requerimos y por el tiempo y la capacidad que queremos. Uno o varios usuarios podemos usar el mismo paquete de software al mismo tiempo, en algunos casos inclusive es posible editar archivos de forma simultánea. Inténtelo usted mismo de manera gratuita en Google Docs. El sistema operativo, una de las restricciones de otra época, es hoy un commodity; Windows, Mac o Linux, es una decisión casi irrelevante bajo un modelo basado totalmente en la nube.

El gran problema de la nube, es que su mayor supuesto, la conectividad a internet contínua, es aún un supuesto teórico. Aún hay momentos en los que no necesariamente estaremos conectados a internet y por ese motivo, existen muchos escenarios sobre los cuales no podemos acceder a nuestra información en la nube. Por este motivo Microsoft y Apple, en contraposición a la estrategia de Google, han tomado una aproximación híbrida. Esta aproximación supone que hay una instalación local de los programas y la información se sincroniza entre los distintos dispositivos de manera que esta disponible siempre. Aún así hay riesgos, cuando por algún motivo la sincronización entra en conflicto. La aproximación de Google es la de llevar todo a la nube y su computador se convierte en una terminal “bruta”, cuyo único fin es acceder a través de la red al software y contenido.

Pienso yo, que esta última es la meta final de la computación en la nube. Vamos caminando indefectiblemente hacia ese futuro.  Será un futuro en el cual no enviaremos archivos anexos por correo electrónico. Por el contrario, daremos diferentes niveles de permiso de acceso a nuestros archivos a los demás. En ese futuro el producto de nuestro trabajo estará disponible de manera inmediata para todos. En ese futuro, podremos colaborar de manera sincrónica con otros, estén donde estén sin contar con su presencia física.

En próximos artículos estaremos revisando algunas de las aplicaciones mas populares en la nube.