Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

El FBI retrocede en sus pretensiones; pero, ¿Es esa una buena noticia?

El FBI retrocede en sus pretensiones; pero, ¿Es esa una buena noticia?
Samir Estefan

El FBI está retirando la demanda bajo la cual estaba obligando solicitando a Apple crear una “puerta trasera” con la que se pudiera acceder al iPhone del asesino de San Bernardino. “Hey!.. Wow!.. Aplausos!!.. Ganamos!..” dijeron varios ante la noticia publicada el día de ayer. Pero la verdad es que el tema es más complejo que una simple visión blanco/negro del tema, de lo ocurrido, de lo que no ocurrió y de lo que ocurrirá por el despliegue mediático que generó este caso. 

En realidad el FBI lo que dijo fue que “ya no necesitaba la asistencia de Apple” en el asunto pues había logrado acceder al iPhone de Syed Farook gracias al apoyo de un “tercero”. Es decir, el FBI logró extraer la información necesaria del dispositivo a pesar de las configuraciones de privacidad y seguridad implementadas por Apple en su sistema operativo móviles desde hace un par de años. 

En principio esta es una buena noticia, por varias razones:

  1. Porque por encima de todo las autoridades han logrado acceder a información que puede servir para detener futuros ataques y conocer – de proooooonto – si hubo otras personas involucradas en la planeación y ejecución de los mismos. 
  2. Porque le baja el tono a la discusión que ha venido armando James Comey, el director del FBI, entorno al tema de Encripción / Privacidad vs Seguridad Nacional desde hace ya varios años. 
  3. Porque al no haber obligado a Apple a crear este tipo de Software, no se generó un precedente que puede ser peligroso para el futuro y que abarcaría no sólo a Apple o a los dispositivos móviles sino a cualquier dispositivo electrónico de cualquier compañía (piense en temas como órdenes para activar cámaras de sus laptops o sacar información de sus dispositivos médicos o prender los micrófonos de sus SmartTVs).

Es, en esencia, una buena noticia. Pero a la vez es una noticia que genera varias preocupaciones: 

  1. Evidencia que hay personas / empresas con el conocimiento y la capacidad para acceder a la información de cualquiera, sin importar las medidas de seguridad que los usuarios (“buenos” o “malos” tomen). Personas / empresas que venden sus servicios a terceros, muchas veces bajo una sombra de clandestinidad que fomenta el abuso de dicho conocimiento.
  2. Levantó el velo sobre la falta de conocimiento de los usuarios promedio de las medidas básicas de seguridad que deben tener en sus dispositivos móviles; dispositivos que cada día tienen más información personal, importante y confidencial y que se conectan cada día más a otros servicios en los que tenemos nuestra huella digital. 
  3. Demostró que las visiones de Encripción / Seguridad / Privacidad que tienen los fabricantes de dispositivos móviles, de cara a sus usuarios finales, es divergente de aquella que tiene no sólo el FBI sino la mayoría de agencias de seguridad y gobiernos del mundo. 
  4. Aceleró la adopción de medidas avanzadas de seguridad por parte de otros proveedores de tecnología, lo cual – sin duda alguna – agudizará el debate de encripción vs seguridad alrededor del mundo (ya vimos Brasil, ya estamos viendo Francia y sin duda se viene Bélgica)
  5. Puso en tela de juicio el nivel de alfabetismo digital de quienes nos gobiernan. Sólo hay que ver los comentarios de algunos comandantes de policía, congresistas y candidatos a la presidencia para entender que no saben nada de tecnología, de cómo funciona, de cómo se usa y de qué se puede hacer y qué no (varios de ellos han cambiado de posición, luego de sus comentarios iniciales, gracias a un poco de “entrenamiento” de parte de expertos)

Lo que sí queda claro es que este fue sólo el primero de muchos rounds que veremos en el tema de Encripción / Privacidad / Seguridad en un mundo cada vez más digital y conectado y que el debate apenas está comenzando.