fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

One Comment

Estos son los países en donde roban más celulares en la región

Samir Estefan

Estaba preparando esta nota esta mañana cuando leí este artículo de Mateo Santos, un colega de Enter.Co quien fue víctima del robo de sus equipos por parte de unos delincuentes. Para Mateo, FUERZA!! El tema es que Mateo, al igual que Millones de latinoamericanos somos víctimas del que se ha convertido en el peor flagelo de nuestra región, hablando en términos de seguridad. 

En América Latina se roban más de 13 Millones de celulares cada año

De poco han servido las medidas de los operadores para frenar el robo de celulares (pero eso sí, que lata la que le dan a aquellos que – como yo – compramos nuestros equipos en Estados Unidos y los registramos debidamente). En la región se roban, fácilmente entre 10 y 15 millones de teléfonos móviles en el año. 

Sus altos precios, la falta de penas reales para los delincuentes, el absoluto desconocimiento de los usuarios de las herramientas que hay para protegerlos y bloquearlos y la maldita costumbre de “ahorrarse un pesos” comprando celulares en la calle son los grandes motivantes de que las cifras no mejoren. 

De acuerdo a una información publicada por GSMA el día de hoy, los países de la región donde más robos de celulares se presentan, en su orden, son:

1. Argentina: 2.55 Millones (7,000 Diarios)
2. Colombia : 985Mil (2,700 Diarios)
3. Brasil: 913Mil (2,500 Diarios)
4. Ecuador: 511Mil (1,800 Diarios)

El caso de Argentina y Colombia es similar. Es ambos el valor de los terminales móviles ha subido radicalmente en los últimos años. En el caso Argentino, debido a los sobrecostos asociados al componente de manufactura local que requiere la ley. Algo que no entiende nadie porque en Argentina no es que haya una industria electrónica robusta. En el caso Colombiano, es la mezcla de la eliminación de las cláusulas de permanencia – que, al eliminar los subsidios ofrecidos por los operadores incrementó el precio de compra de los teléfonos – y la abundancia de la impunidad. 

El estudio encontró, además que el 30% de las víctimas de este tipo de delitos son menores de edad y que el mismo creció en cerca de 15% en el último año en la región.